Se agi­tan ban­de­ras, pe­ro de las mi­nu­cias de la ges­tión pú­bli­ca ape­nas se de­ba­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay mo­men­tos en que la cam­pa­ña se aden­tra en un ai­re que pa­re­ce im­preg­na­do por el es­pí­ri­tu de Vox. En la vi­sión de la po­lí­ti­ca de San­tia­go Abas­cal, la ges­tión de los asun­tos pú­bli­cos se des­pa­cha co­mo una me­ra cues­tión téc­ni­ca. Se­gún él, lo que de ver­dad im­por­ta no es “el plan de ur­ba­nis­mo, ni el ho­ra­rio es­co­lar, ni el alum­bra­do de las ca­lles”. “Son de­ba­tes en los que me da ca­si igual una co­sa que su con­tra­ria”, re­co­no­ce el lí­der de Vox. Lo que de­be di­ri­mir­se en la are­na pú­bli­ca son “los sen­ti­mien­tos y las con­vic­cio­nes: el ho­nor, el pa­trio­tis­mo y co­sas así”.

Es la for­ma de en­ten­der la po­lí­ti­ca que Abas­cal ex­po­ne en Es­pa­ña ver­te­bra­da, ine­na­rra­ble li­bro de con­ver­sa­cio­nes con el es­cri­tor-fan Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó. Una vi­sión de la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca con ejem­plos muy se­me­jan­tes en el ban­do más opues­to al de Abas­cal: ahí es­tá Quim To­rra, que de­di­ca ca­da mi­nu­to de su tiem­po a cons­truir la Re­pú­bli­ca, mien­tras en los hos­pi­ta­les se acu­mu­lan las lis­tas de es­pe­ra.

En­tre Abas­cal y To­rra, el lar­go ape­ri­ti­vo de la cam­pa­ña del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.