El imparable as­cen­so de la ba­tu­ta de Alon­dra de la Pa­rra

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Tras­la­do a Ber­lín

La con­de­na­ción de Faus­to, pa­ra ella, re­sul­tó sal­va­do­ra. Alon­dra de la Pa­rra, de 38 años, era una ado­les­cen­te cuan­do vio aquel es­pec­tácu­lo mon­ta­do por la Fu­ra dels Baus en el Fes­ti­val de Salz­bur­go, ha­cia 1997. Pe­ro en­tre la ten­ta­do­ra se­duc­ción de unas cuer­das que des­cen­dían al in­fierno, qui­so aga­rrar­se a una pa­ra so­ñar con con­ver­tir­se en di­rec­to­ra de or­ques­ta. Re­gre­sar allí al­gún día, por qué no, pa­ra tra­ba­jar jun­to a las men­tes que con­ci­bie­ron esa ver­sión de la obra de Hec­tor Ber­lioz. “Aque­llo cam­bió mi vi­da. Era al­go pa­re­ci­do a la ópe­ra, tal co­mo yo que­ría ha­cer­la”.

Lo re­cuer­da aho­ra, 22 años des­pués, en su pri­mer pa­so por Ma­drid. La di­rec­to­ra me­xi­ca­na de­bu­ta ma­ña­na con la Or­ques­ta Na­cio­nal de Es­pa­ña, jun­to al pia­nis­ta do­mi­ni­cano Mi­chel Ca­mi­lo. Pe­ro vie­ne con ese sue­ño cum­pli­do ya que el pa­sa­do enero de­bu­tó jun­to a la Fu­ra con Tha­mos, un es­pec­tácu­lo ba­sa­do en mú­si­ca de Mo­zart. El te­nor Ro­lan­do Vi­lla­zón la in­vi­tó a in­vo­lu­crar­se jun­to a Car­lus Pa­dris­sa, su crea­dor es­cé­ni­co. Ha si­do el co­mien­zo de una re­la­ción que va a traer más colaboraciones.

Si La Fu­ra dels Baus re­pre­sen­ta lo que a fi­na­les del si­glo XX sa­cu­dió des­de el tea­tro de van­guar­dia un mun­do ca­du­co co­mo el de la ópe­ra, Alon­dra de la Pa­rra vie­ne a apor­tar fres­cu­ra ya en el si­glo XXI co­mo una de las fi­gu­ras que renuevan el pa­no­ra­ma de la mú­si­ca clá­si­ca: la de los jó­ve­nes maes­tros e in­tér­pre­tes la­ti­nos, con ca­rre­ras que van con­so­li­dán­do­los co­mo ge­ne­ra­ción re­co­no­ci­da y pu­jan­te.

Na­ció en Nue­va York y a los dos años re­gre­só con sus pa­dres a Mé­xi­co. Se for­mó des­pués en la ciu­dad don­de vino al mun­do y ha desa­rro­lla­do la ma­yor par­te de su ca­rre­ra en Eu­ro­pa. Pe­ro des­de sus co­mien­zos ha tra­ta­do de ha­cer hue­co a los com­po­si­to­res la­ti­nos pa­ra que, se­gún ella, “de­jen de ser una ra­ra ex­cep­ción y pa­sen con to­do de­re­cho a for­mar par­te del re­per­to­rio uni­ver­sal”. Fue el co­me­ti­do de la ini­cia­ti­va que im­pul­só De la Pa­rra en 2004: la Or­ques­ta de las Américas. Con 80 mú­si­cos de to­do el mun­do, in­ter­pre­ta­ban so­lo a com­po­si­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos: As­tor Piaz­zo­lla, Hei­tor Vi­lla-Lo­bos, Car­los Chá­vez, Jo­sé Pa­blo Mon­ca­yo, Al­ber­to Gi­nas­te­ra…

Pa­ra su es­treno en Ma­drid cuen­ta con el vir­tuo­sis­mo de Ca­mi­lo, que in­ter­pre­ta­rá al piano Rhap­sody in Blue, de Geor­ge Gersh­win. Tam­bién ha­brá lu­gar en el pro­gra­ma pa­ra el re­cuer­do Apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, co­mo la que se le pre­sen­tó tam­bién es­ta tem­po­ra­da con La flauta má­gi­ca en la Staat­so­per de Ber­lín… Una can­ce­la­ción le abrió el podio y de­bu­tó así en la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge Da­niel Ba­ren­boim. “Pa­ra mí, es el mú­si­co vi­vo más gran­de”, afir­ma. El maes­tro le ofre­ció más re­pre­sen­ta­cio­nes y va a di­ri­gir 33 a lo lar­go de la tem­po­ra­da. La in­ten­si­dad y las po­si­bi­li­da­des que se le han abier­to le han he­cho que se tras­la­de des­deMé­xi­co a la ca­pi­tal ale­ma­na con sus dos hi­jos, de 1 y 3 años.

En Eu­ro­pa se sien­te a gus­to y en­tre co­le­gas tam­bién nó­ma­das. Co­mo al­gu­nos de los ami­gos que hi­zo en el Sis­te­ma de Or­ques­tas ve­ne­zo­lano, has­ta ha­ce po­co to­da una in­men­sa can­te­ra de ta­len­to, hoy en se­rio de­cli­ve. Ella di­ri­gió a la Or­ques­ta Si­món Bo­lí­var an­tes de que em­pren­die­ra un rum­bo erran­te, con gran par­te de sus mú­si­cos en el exi­lio, em­pe­zan­do por su lí­der, Gus­ta­vo Du­da­mel. “Es tris­te ver en lo que ha que­da­do el le­ga­do de Jo­sé An­to­nio Abreu [muer­to en 2017, crea­dor del sis­te­ma, el en­tra­ma­do que for­ma­ba mú­si­cos en ba­rrios mar­gi­na­les de to­do el país des­de su crea­ción en 1975], pe­ro tu­ve la suer­te de que me abrió sus puer­tas y me ayu­dó en mi for­ma­ción”, afir­ma.

Al­go que sin du­da aprendió jun­to a él y jun­to a otros maes­tros re­co­no­ci­dos a lo lar­go de su ca­rre­ra, co­mo Si­mon Rattle, es que la in­ter­pre­ta­ción ideal no exis­te: “So­lo nos acer­ca­mos a ella ca­da vez que po­de­mos en una es­pe­cie de frus­tra­ción go­zo­sa. Me­dian­te un ma­so­quis­mo del dis­fru­te que es lo que pro­vo­ca que la mú­si­ca se con­vier­ta en al­go tan gran­de”. fa­vo­ri­tos del maes­tro, ga­nán­do­se la vi­da con su vio­lín en las ca­lles de Li­ma. Pe­rú tam­bién apor­ta a es­ta ge­ne­ra­ción sus nom­bres, co­mo el de Mi­guel Hart-Be­do­ya, ac­tual ti­tu­lar de la Or­ques­ta de la Ra­dio No­rue­ga. Lo mis­mo que Co­lom­bia, don­de des­ta­can fi­gu­ras co­mo la de An­drés Oroz­co-Es­tra­da. Des­de Me­de­llín, el maes­tro ha sa­bi­do cua­jar una ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal con ba­se en Eu­ro­pa, don­de ha triun­fa­do en for­ma­cio­nes co­mo la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. O el ar­gen­tino Ale­jo Pérez, una de las fi­gu­ras im­pul­sa­das en vi­da por otro gran des­cu­bri­dor de ta­len­to, co­mo Ge­rard Mor­tier. Pérez des­em­bar­ca la pró­xi­ma tem­po­ra­da en la Ópe­ra de Vlaan­de­ren (Bélgica), co­mo res­pon­sa­ble mu­si­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.