Y des­pués del por­ta­zo, ¿qué pa­só?

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un com­ba­te de bo­xeo

e vis­to en la Vi­lla­rroel bar­ce­lo­ne­sa una fun­ción que pa­re­ce una se­rie de in­tri­ga, con dos ac­to­ra­zos que en­car­nan a una de­ce­na de per­so­na­jes, re­crean­do di­ver­sos lu­ga­res en un es­pa­cio des­nu­do. Es­toy ha­blan­do de La zan­ja, lo nue­vo de Pa­ko Me­rino y Die­go Lor­ca, de Tit­zi­na Tea­tre, que com­bi­nan cró­ni­ca so­cial, hu­mor ne­gro y to­ques de rea­lis­mo má­gi­co en una com­ple­ja y flui­dí­si­ma es­truc­tu­ra con ha­bi­li­dad y rit­mo de ma­la­ba­ris­tas.

Co­mo eco de la lu­cha de Pizarro y el in­ca Atahual­pa, la his­to­ria cen­tral abor­da el en­fren­ta­mien­to en­tre Al­fre­do, el al­cal­de de Ca­ja­mar­ca, un pue­blo pe­ruano, y Miquel, el in­ge­nie­ro téc­ni­co de una mul­ti­na­cio­nal que lle­ga pa­ra abrir una mi­na de oro. En­tre los pre­sun­tos se­cun­da­rios, que se con­vier­ten en pro­ta­go­nis­tas tan pron­to pi­san es­ce­na, co­no­ce­mos a pai­sa­nos de la zo­na (en­tre fools y gra­cio­sos del Si­glo de Oro), an­cia­nas, víc­ti­mas y si­ca­rios, un re­cep­cio­nis­ta ob­se­si­vo, cria­tu­ras de le­yen­da y to­da­vía vi­vos, to­dos ellos es­plén­di­da­men­te re­tra­ta­dos.

Pa­ra ras­trear la co­lo­ni­za­ción y un con­flic­to del pre­sen­te, Me­rino y Lor­ca se fue­ron a vi­vir un mes a Pe­rú y dos se­ma­nas a Re­pú­bli­ca Dominicana, y en Cho­ro­pam­pa (pro­vin­cia de Cho­ta, al nor­te de Pe­rú) ha­bla­ron con los tes­ti­gos del ca­so de un ca­mión mi­ne­ro que en ju­nio de 2000 vol­có ac­ci­den­tal­men­te mer­cu­rio lí­qui­do, pro­vo­can­do la con­ta­mi­na­ción de la zo­na.

No abun­da gen­te co­moMe­rino y Lor­ca: con­ju­gan ta­len­tos au­to­ra­les y pe­rio­dís­ti­cos, di­ri­gen, in­ter­pre­tan, y tam­bién se en­car­gan de la gi­ra, en la más pu­ra lí­nea de los gru­pos del tea­tro in­de­pen­dien­te de los años se­ten­ta. Ha­blo con ellos y me que­do a cua­dros. En es­tos tiem­pos, cuan­do pa­ra con­se­guir un bo­lo teatral hay que ha­cer una ro­ga­ti­va, me di­cen que La zan­ja ha re­co­rri­do 70 tea­tros y ha he­cho 93 fun­cio­nes des­de su es­treno a fi­na­les de 2017. Tam­bién hay que con­tar su éxi­to en el Fes­ti­val Ibe­roa­me­ri­cano de Cá­diz, en 2018. Y has­ta mar­zo de 2020 hay 46 fun­cio­nes ce­rra­das y 17 re­ser­va­das y pen­dien­tes de con­fir­ma­ción. ¿Có­mo con­si­guen eso?, les pre­gun­to. ¿Por me­dio de la hip­no­sis? La ver­sión ca­ta­la­na se es­tre­na­rá en ju­nio en el tea­tro Ro­mea de Bar­ce­lo­na con di­rec­ción de Sílvia Munt y un re­par­to for­ma­do por Em­ma Vi­la­ra­sau, Ra­mon Ma­dau­la, Isa­bel Ro­cat­ti y Jú­lia Tru­yol. “Me plan­teo la pues­ta en es­ce­na co­mo un ring de bo­xeo en el que ca­da per­so­na­je va es­gri­mien­do su re­la­to. Se des­plie­gan así cua­tro ma­ne­ras muy dis­tin­tas de en­ten­der la vi­da, la fa­mi­lia, la li­ber­tad, que se con­tra­po­nen y ofre­cen una re­fle­xión car­ga­da de ma­ti­ces so­bre te­mas que es­tán aún pen­dien­tes. A las mu­je­res to­da­vía hoy no cues­ta es­cu­char­nos a no­so­tras mis­mas, en­con­trar nues­tra pro­pia voz, igual que le ocu­rre a la pro­ta­go­nis­ta de Ib­sen. Y to­da­vía, co­mo ella, mu­chas tie­nen que pa­gar un pre­cio de­ma­sia­do al­to por su li­ber­tad”, opi­na la di­rec­to­ra.

La épo­ca de los por­ta­zos aún no ha ter­mi­na­do. “Lo ideal se­ría que ya no fue­ran ne­ce­sa­rios, pe­ro creo que to­da­vía es­ta­mos en esa fa­se”, opi­na Munt. “Es ver­dad que des­de que se es­cri­bió Ca­sa de mu­ñe­cas las mu­je­res he­mos avan­za­do con pa­sos de gi­gan­te, que vi­vi­mos un mo­men­to de con­cien­cia y explosión mag­ní­fi­cos, pe­ro to­da­vía te­ne­mos un te­cho, un lí­mi­te que no aca­ba­mos de rom­per. La so­cie­dad no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra evo­lu­cio­nar a la ve­lo­ci­dad que no­so­tras ne­ce­si­ta­mos”, sub­ra­ya Sán­che­zGi­jón, preo­cu­pa­da por el as­cen­so de la ex­tre­ma de­re­cha. “De re­pen­te se es­cu­chan vo­ces reac­cio­na­rias y te das cuen­ta de que no pue­des ba­jar la guar­dia. De­be­mos fre­nar es­tos mo­vi­mien­tos des­de la ra­zón y la de­fen­sa de los va­lo­res so­li­da­rios”.

Pa­ko Me­rino ríe. “Mu­chas lla­ma­das: ese es el se­cre­to. Ca­da ma­ña­na, des­de las 9.30 has­ta las 14.30, es­ta­mos al te­lé­fono ha­cien­do la dis­tri­bu­ción de nues­tra fun­ción, por lo que se­gu­ra­men­te, ade­más de las 17 fun­cio­nes pen­dien­tes de con­fir­mar, se su­ma­rán más en los me­ses si­guien­tes”. El tiem­po, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, jue­ga a su fa­vor: “Co­mo tar­da­mos mu­cho en pre­pa­rar ca­da es­pec­tácu­lo —ras­trear el asun­to, do­cu­men­tar­lo, es­cri­bir­lo, en­sa­yar­lo, le­van­tar la es­ce­no­gra­fía—, po­co a po­co va­mos crean­do una red de gen­te in­tere­sa­da. Si les gus­tó el an­te­rior, quie­re dis­fru­tar del si­guien­te. In­clu­so hay es­pec­ta­do­res que han ve­ni­do dos ve­ces pa­ra ver el mis­mo”. De mo­men­to es­tán en la Vi­lla­rroel has­ta el 22 de abril. Lue­go si­guen gi­ran­do por Es­pa­ña (lo­más in­mi­nen­te: Biz­kaia, Gra­na­da, Va­len­cia, As­tu­rias). Aho­ra, me di­cen, su ob­je­ti­vo es con­se­guir un tea­tro que aco­ja La zan­ja en Ma­drid en 2020 “pa­ra es­tar co­mo mí­ni­mo tres se­ma­nas. Y que­re­mos en­con­trar tiem­po ese mis­mo año pa­ra pre­sen­tar­la en Su­da­mé­ri­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.