Cuan­do el pe­rro es la es­tre­lla

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Do­ble de ac­ción

Se lla­ma Die­sel vom Bur­gim­wald, tie­ne dos años y es un pe­rro. Aun­que no es cual­quier pe­rro. Die­sel es des­cen­dien­te di­rec­to del pri­mer pas­tor ale­mán que in­ter­pre­tó en los años no­ven­ta a Rex, un po­li­cía di­fe­ren­te (co­mo se lla­mó la se­rie en Es­pa­ña), el in­ves­ti­ga­dor ca­nino que con­vir­tió un con­cep­to apa­ren­te­men­te sen­ci­llo —un ins­pec­tor y su me­jor ami­go, su pe­rro, re­suel­ven ca­sos en Vie­na— en un pro­gra­ma de éxi­to­mun­dial. Dis­tri­bui­da en ca­si 60 paí­ses, tu­vo au­dien­cias muy ren­ta­bles.

Co­mo di­ce el pro­duc­tor Oli­ver Ba­chert, esa pa­re­cía ra­zón su­fi­cien­te pa­ra re­lan­zar la se­rie, so­lo que si­tua­da en Ca­na­dá (“por­que ne­ce­si­tá­ba­mos mu­cha na­tu­ra­le­za”) y con un nue­vo tí­tu­lo, Hud­son & Rex. “Rex siem­pre atra­jo a di­fe­ren­tes gru­pos de­mo­grá­fi­cos”, cuen­ta. “Por un la­do, las mu­je­res, más afi­nes a las his­to­rias de cri­men; por otro, los due­ños de pe­rros, que con­si­de­ra­ban el show muy rea­lis­ta y veían a sus pe­rros igual; tam­bién hay un gru­po mas­cu­lino, y, por úl­ti­mo, una au­dien­cia jo­ven, fa­mi­liar, por­que aun­que sean crí­me­nes, el he­cho de que el pe­rro siem­pre re­suel­va el ca­so la ha­ce mu­cho más ac­ce­si­ble”.

Rex, un po­li­cía di­fe­ren­te se es­tre­nó en 1994. Tu­vo 13 tem­po­ra­das en ale­mán, desa­rro­lla­das en Vie­na, has­ta que la can­ce­la­ron en 2004. Des­pués, en 2008, la ca­de­na ita­lia­na RAI com­pró los de­re­chos pa­ra ro­dar un re­ma­ke si­tua­do en Ro­ma que du­ró cin­co tem­po­ra­das más. Re­gi­nald von Ra­ven­horst fue el pas­tor ale­mán ori­gi­nal, la pri­me­ra es­tre­lla de la se­rie en la que el com­pa­ñe­ro hu­mano pa­sa­ba a un se­gun­do plano. A Re­gi­nald le si­guie­ron otros tres pe­rros.

“La di­ná­mi­ca en el ro­da­je es muy di­fe­ren­te de cual­quier otro”, ex­pli­ca Ba­chert, eje­cu­ti­vo de la pro­duc­to­ra ale­ma­na Be­ta, crea­do­ra de es­ta nue­va en­tre­ga. “Aquí, los ac­to­res hu­ma­nos sa­ben que la cla­ve es el pe­rro. Si el pe­rro no tra­ba­ja, ellos tam­po­co”. De he­cho, en el pro­ce­so de se­lec­ción bus­ca­ron so­lo ac­to­res que se hu­bie­ran cria­do con pe­rros o tu­vie­ran pe­rros. “John Rear­don, que in­ter­pre­ta a nues­tro in­ves­ti­ga­dor, Char­lie Hud­son, cre­ció con ocho pe­rros, por ejem­plo”, cuen­ta Ba­chert. Pa­ra en­con­trar al nue­vo Rex tam­bién lle­va­ron a ca­bo un pro­ce­so de se­lec­ción ex­haus­ti­vo. Y de pron­to apa­re­ció Die­sel: no so­lo cum­plía fí­si­ca­men­te las con­di­cio­nes, “es­ta­ba uni­do por san­gre a Re­gi­nald”; la de­ci­sión es­ta­ba cla­ra. Sin em­bar­go, Die­sel no es el úni­co can del set. “Es el que apa­re­ce en los cré­di­tos, pe­ro por ra­zo­nes de se­gu­ros y por­que hay dis­tin­tos ti­pos de es­ce­nas, te­ne­mos dos se­cun­da­rios, co­mo dos do­bles ca­ni­nos”, ex­pli­ca Ba­chert. “Uno de los do­bles sue­le in­ter­pre­tar las es­ce­nas más agre­si­vas y el otro, las es­ce­nas más tiernas”.

Hud­son & Rex se es­tre­nó ha­ce dos se­ma­nas en la te­le­vi­sión ca­na­dien­se y tri­pli­có las pre­dic­cio­nes de au­dien­cia. El in­te­rés que ha des­per­ta­do fue­ra de sus fron­te­ras ha si­do evi­den­te en el mer­ca­do te­le­vi­si­vo del MIPTV de Can­nes. Ya sea por nos­tal­gia, co­mo en Ita­lia, don­de ya la van a emi­tir, o por con­si­de­rar­lo un con­cep­to no­ve­do­so, co­mo en EE UU, don­de el Rex ori­gi­nal no tu­vo mu­cha re­per­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.