Pe­se a la ines­ta­bi­li­dad, el cen­tro­de­re­cha quie­re ele­var el tono con Ca­ta­lu­ña

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ños; si pue­de pac­ta­rá la in­de­pen­den­cia con To­rra”, acer­tó a de­cir ayer Pa­blo Ca­sa­do, a pe­sar del anun­cio del de­ba­te, en ese la­be­rin­to en for­ma de te­la de ara­ña que con­du­ce siem­pre a Ca­ta­lu­ña.

Por­que ese era y es el te­ma de fon­do: Ca­ta­lu­ña. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en otros paí­ses, aquí el enemi­go no es ex­te­rior: el PP de Ca­sa­do y Az­nar, el par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra y des­de lue­go Vox no han du­da­do en ali­ñar­se un buen enemi­go in­terno —el in­de­pen­den­tis­mo— pa­ra pu­lir su es­tra­te­gia. El jui­cio a los lí­de­res del pro­cés es­tá en mar­cha. Ra­joy ha pa­sa­do por el Su­pre­mo. Vox ha pro­vo­ca­do al­ter­ca­dos en Barcelona, los in­de­pen­den­tis­tas se ma­ni­fes­ta­ron ha­ce po­co en Madrid y ayer mis­mo Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do, del PP, fue abu­chea­da en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Barcelona. No, Es­pa­ña no es un país en lla­mas. Pe­ro la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la va de in­cen­dio en in­cen­dio.

El rui­do y la fu­ria: Ca­ta­lu­ña, y úl­ti­ma­men­te Es­pa­ña, vi­ven en un es­ta­do de exal­ta­ción na­cio­nal per­ma­nen­te, que lle­vó a una par­te a tras­pa­sar to­das las lí­neas rojas de la desobe­dien­cia y la des­leal­tad ins­ti­tu­cio­nal, y a la otra a caer en una es­pe­cie de fun­da­men­ta­lis­mo ju­rí­di­co, en fe­liz ex­pre­sión del es­cri­tor Jor­di Gra­cia. Un so­lo día bas­ta pa­ra for­jar un dra­ma en cua­tro ac­tos: el lí­der de ERC, Oriol Jun­que­ras, cla­ma­ba ayer por el “diá­lo­go”; a la vez, su par­ti­do y la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia—ay, Con­ver­gèn­cia— se ne­ga­ban a re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.