El in­de­pen­den­tis­mo se lle­va el enési­mo re­vés por par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

nun­ciar a la vía uni­la­te­ral. Inés Arri­ma­das pro­ta­go­ni­zó el enési­mo epi­so­dio de ten­sión al acu­sar a los in­de­pen­den­tis­tas en el Par­la­ment de “ob­viar los ata­ques fas­cis­tas del in­de­pen­den­tis­mo en las se­des de los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas”. Y el im­pre­sen­ta­ble aco­so a Ál­va­rez de To­le­do pu­so la guin­da: el sép­ti­mo círcu­lo de la Di­vi­na Co­me­dia es el de los vio­len­tos.

La pre­cam­pa­ña em­pe­zó con un mis­te­rio (¿cuán­to le va a cos­tar al PP aban­do­nar el per­fil de par­ti­do de or­den y es­ta­bi­li­dad?), y la cam­pa­ña arran­ca con otro enig­ma: cuán sal­va­je va a ser el de­ba­te catalán. El PSOE se aga­rra al per­fil sin es­tri­den­cias de Sán­chez, y por aho­ra le va bien. Pe­ro la cam­pa­ña pue­de rom­per en cual­quier mo­men­to: siem­pre lo ha­ce.

Pa­san los me­ses y el apo­yo al in­de­pen­den­tis­mo no ba­ja: si hay que creer­se las en­cues­tas (y los con­di­cio­na­les sue­len ser una ma­nio­bra de dis­trac­ción), el 28-A cons­ta­ta­rá la ma­la sa­lud de hie­rro del se­ce­sio­nis­mo, con más vo­tos que nun­ca en las ge­ne­ra­les. “Esa so­li­dez no se des­ha­rá mien­tras du­re el jui­cio y los lí­de­res si­gan en la cár­cel: eso cohe­sio­na al in­de­pen­den­tis­mo y da alas a los dis­cur­sos in­cen­dia­rios del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol”, adu­ce el ana­lis­ta Jo­sé Fer­nán­dez-Al­ber­tos.

La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la mi­ra­ba ha­cia Eu­ro­pa du­ran­te la Tran­si­ción: el Es­ta­do del bie­nes­tar eu­ro­peo era hi­gie­ne, va­ca­cio­nes, anes­te­sia, lám­pa­ras de lec­tu­ra, na­ran­jas to­do el año. El in­de­pen­den­tis­mo in­ten­ta ha­cer al­go si­mi­lar. Los lí­de­res ca­ta­la­nes hi­cie­ron ayer el enési­mo in­ten­to de aliar­se con Bruselas, pe­ro sa­lie­ron es­cal­da­dos: “En Es­pa­ña los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos se res­pe­tan ple­na­men­te. Si Ca­ta­lu­ña tiene un pro­ble­ma con la Cons­ti­tu­ción, tiene de­re­cho a lu­char po­lí­ti­ca­men­te pa­ra cam­biar­la, pe­ro no tiene de­re­cho a vio­lar­la”, es­pe­tó el vi­ce­pre­si­den­te co­mu­ni­ta­rio Frans Tim­mer­mans.

Los ita­lia­nos no tu­vie­ron no­ve­la po­pu­lar, pe­ro tu­vie­ron la ópe­ra: qui­zá por eso Ber­lus­co­ni fue can­tan­te de bo­le­ros y Mat­teo Sal­vi­ni es una suer­te de gui­ta­rris­ta heavy me­tal. Arran­ca la cam­pa­ña y la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, a pe­sar de su tra­di­ción na­rra­ti­va, se ita­lia­ni­za por mo­men­tos y pa­re­ce abo­na­da a la zar­zue­la. El li­bre­to lo po­ne la cues­tión ca­ta­la­na, con­ver­ti­da en una tra­gi­co­me­dia con ca­rác­ter cir­cu­lar y es­truc­tu­ra de pe­sa­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.