Éx­ta­sis en el hi­per­mer­ca­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cuen­to so­cial

El hi­per­mer­ca­do co­mo cas­ti­llo me­die­val con­tem­po­rá­neo. Con su mag­ná­ni­mo rey, el je­fe de per­so­nal; su aris­to­cra­cia, ese en­car­ga­do que lle­va 30 años en la em­pre­sa ha­cien­do lo mis­mo; y sus fie­les va­sa­llos, los recientes y los no­va­tos. Y con su his­to­ria de amor, no pre­ci­sa­men­te en­tre las al­tas es­fe­ras, sino en­tre una re­po­ne­do­ra de la sec­ción de dul­ces, en un ala del cas­ti­llo, y un trans­por­tis­ta que sube y ba­ja pa­lés, con li­ber­tad de mo­vi­mien­tos por las di­ver­sas es­tan­cias.

Es la muy her­mo­sa A la vuel­ta de la es­qui­na, ter­ce­ra pe­lí­cu­la del ale­mán Thomas Stu­ber, has­ta aho­ra iné­di­to en los ci­nes es­pa­ño­les. Una obra has­ta cier­to pun­to in­cla­si­fi­ca­ble en va­ria­das ver­tien­tes. La del gé­ne­ro, por­que nun­ca se sa­be si es un dra­ma o una co­me­dia, pe­ro que siem­pre es un ro­man­ce. La del tono, por su ma­ra­vi­llo­sa in­de­fi­ni­ción a lo lar­go del re­la­to, lo que lle­va a que el es­pec­ta­dor nun­ca ten­ga cla­ro si es­tá vien­do al­go muy tierno o muy en­fer­mi­zo. Y por su me­tra­je: al­go más de dos ho­ras, du­ra­ción que en teo­ría se an­to­ja ex­ce­si­va pa­ra sus esen­cia­li­da­des na­rra­ti­vas, pe­ro que tras un aná­li­sis por­me­no­ri­za­do se lle­ga a la con­clu­sión de que no le so­bra ni un so­lo plano. Y esa in­de­fi­ni­ción es má­gi­ca tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de los re­fe­ren­tes. Por­que en al­gu­nos ins­tan­tes pue­de ase­me­jar­se a una obra de Mi­chael Ha­ne­ke, en la que tar­de o tem­prano sa­bes que lle­ga­rá la fría y des­car­na­da vio­len­cia. Y, sin em­bar­go, siem­pre man­tie­ne ese dul­ce olor a Aki Kau­ris­mä­ki, sen­ci­llo y ex­qui­si­to.

A tra­vés de pla­nos fi­jos pa­ra­dó­ji­ca­men­te be­llos a pe­sar de lo ho­rren­do de los no-lu­ga­res don­de se am­bien­ta, Stu­ber com­po­ne una re­fle­xión sobre la mo­no­to­nía y el éx­ta­sis de los pe­que­ños gran­des cam­bios de nues­tra vul­gar exis­ten­cia. Una ru­ti­na mar­ca­da por esa su­ce­sión de pla­nos de la ves­ti­men­ta del trans­por­tis­ta ca­da ma­ña­na, ins­pi­ra­dos en la le­ta­nía de­mon­ta­je sin­co­pa­do de Em­pie­za el es­pec­tácu­lo (Bob Fos­se, 1979), con su co­li­rio, su ra­dio­ca­se­te y sus ojos in­yec­ta­dos en san­gre. Y unos de­li­rios pun­tua­les ex­pre­sa­dos en pe­que­ños gran­des mo­men­tos, una ve­la que ce­le­bra un cum­plea­ños sobre un pas­te­li­to con la fe­cha ca­du­ca­da y cor­ta­do con un cú­ter y, sobre to­do, en la ex­pre­si­vi­dad de la ges­tua­li­dad fí­si­ca y de ros­tro de sus dos fan­tás­ti­cos in­tér­pre­tes: Franz Ro­gows­ki, con el pe­so de la vi­da sobre sus en­cor­va­dos hom­bros, y San­dra Hü­ller, inol­vi­da­ble en su apa­ri­ción por uno de los pa­si­llos del hi­per­mer­ca­do-cas­ti­llo tras su ba­ja por en­fer­me­dad.

Pe­lí­cu­la sobre el aquí y el aho­ra, que sin em­bar­go mi­ra ha­cia el pa­sa­do, el sem­pi­terno na­zis­mo, el lar­go­me­tra­je es el pre­cio­so cuen­to so­cial de una prin­ce­sa y un gue­rre­ro que pue­den ha­bi­tar a la vuel­ta de la es­qui­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.