Cró­ni­cas ra­di­ca­les con­tra el gé­ne­ro y la iden­ti­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ono­cí a Ja­vier Mu­guer­za a tra­vés de su li­bro La razón sin es­pe­ran­za, de 1976, un tex­to que abrió un mun­do nue­vo pa­ra­mu­chos de los que per­te­ne­ce­mos a la Ge­ne­ra­ción de la De­mo­cra­cia, sobre to­do pa­ra los que ha­bía­mos to­ma­do la fi­lo­so­fía por oficio y so­ñá­ba­mos con ejer­cer­la des­de las au­las uni­ver­si­ta­rias y en el am­plio es­pa­cio de la opinión pú­bli­ca. En la es­te­la de Jo­sé Luis Aranguren, Ja­vier Mu­guer­za ele­vó al pri­mer ran­go aca­dé­mi­co a la fi­lo­so­fía prác­ti­ca, a la éti­ca, la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca y la so­cial, que eran las “No soy hom­bre, mu­jer, he­te­ro­se­xual, ho­mo­se­xual. Soy un di­si­den­te del sis­te­ma se­xo-gé­ne­ro. ¡Lo que soy, qué­más da, lo im­por­tan­te es có­mo pue­do ser li­bre!”. Así se pre­sen­ta el fi­ló­so­fo trans Paul B. Pre­cia­do (na­ci­do en Bur­gos ha­ce 49 años, co­mo Bea­triz), uno de los co­mi­sa­rios de ar­te más in­flu­yen­tes y ra­di­ca­les. Pre­cia­do, de­fien­de que el se­xo es una im­po­si­ción po­lí­ti­ca que ha con­ver­ti­do su cuer­po en ma­te­ria de ex­pe­ri­men­ta­ción y pu­bli­ca Un apar­ta­men­to en Urano. Cró­ni­cas del cru­ce (Ana­gra­ma), en el que sue­ña vi­vir en ese pla­ne­ta, don­de ri­ge el ura­nis­mo, sin gé­ne­ros ni ra­zas, co­mo lo pen­só en 1864 Karl Hein­rich Ul­richs, el pri­me­ro en ha­blar de “ter­cer se­xo”.

Sus cró­ni­cas, es­cri­tas en ae­ro­puer­tos de me­dio mun­do pa­ra el dia­rio Li­bé­ra­tion, es­tán lle­nas de re­fe­ren­cias a la ac­tua­li­dad, tru­fa­das de ci­tas li­te­ra­rias y mi­to­ló­gi­cas: los EE UU de Trump, el za­pa­tis­mo de Mé­xi­co, el fe­mi­nis­mo ára­be, la vio­len­cia ma­chis­ta o la cri­sis grie­ga. Pe­ro en ellas, el au­tor tam­bién se des­nu­da sin pu­dor pa­ra ex­pli­car su trán­si­to du­ran­te su reasig­na­ción de se­xo. “El li­bro es una cró­ni­ca del cru­ce, del via­je per­so­nal y de la so­cie­dad lle­na de fron­te­ras que son una tec­no­lo­gía vio­len­ta. Vi­vi­mos en un cam­bio de pa­ra­dig­ma so­lo com­pa­ra­ble al del si­glo XV con la in­ven­ción de la im­pren­ta y la co­lo­ni­za­ción. Aho­ra, In­ter­net, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ro­bo­ti­za­ción han cam­bia­do nues­tras vi­das y si no nos en­fren­ta­mos a ese cam­bio po­de­mos aca­bar con el pla­ne­ta”, ex­pli­ca.

“Me pi­die­ron co­la­bo­rar en Li­bé­ra­tion tras mi ce­se del Mac­ba, don­de di­ri­gía los pro­gra­mas pú­bli­pa­rien­tes po­bres de nues­tras fa­cul­ta­des, en com­pa­ra­ción con la me­ta­fí­si­ca y la teo­ría del co­no­ci­mien­to. En su en­torno fue cre­cien­do lo que el pro­pio Mu­guer­za lla­ma­ba una et­his­che Ge­meins­chaft, una co­mu­ni­dad éti­ca, ex­ten­di­da por to­dos los paí­ses de ha­bla his­pa­na. Prue­ba de ello fue la crea­ción de la re­vis­ta Ise­go­ría y la am­bi­cio­sa ela­bo­ra­ción de la En­ci­clo­pe­dia Ibe­roa­me­ri­ca­na, con la fun­da­da con­vic­ción de que Eu­ro­pa pa­ra Es­pa­ña es pro­ble­ma y so­lu­ción; Ibe­roa­mé­ri­ca, nues­tra pa­tria chi­ca. cos. Fue en 2015, tras la po­lé­mi­ca por La bes­tia y el so­be­rano, don­de se ex­po­nía una es­cul­tu­ra de Juan Carlos I so­do­mi­za­do. Acep­té ser comisario en la Do­cu­men­ta de Kas­sel, me ins­ta­lé en Ate­nas y de­ci­dí au­men­tar la do­sis de tes­tos­te­ro­na y en­trar en un pro­to­co­lo de una clí­ni­ca y cam­biar de se­xo”.

Su cam­bio a hom­bre le ha lle­va­do de “fe­mi­nis­ta ra­di­cal a trans an­ti-iden­ti­dad, ya que la iden­ti­dad de gé­ne­ro y la ra­za son un in­ven­to del pa­triar­ca­do co­lo­nial des­de el si­glo XV, que si­gue de­fen­dien­do el an­ti­guo ré­gi­men que pien­sa de for­ma bi­na­ria. Nues­tra ta­rea no de­be ser de iden­ti­fi­ca­ción, sino de desiden­ti­fi­ca­ción fren­te a las po­lí­ti­cas he­te­ro­pa­triar­ca­les, en las que si una mu­jer no ac­ce­de a la ma­ter­ni­dad es una pa­ria”.

“No ten­go na­da más que de­cir que cri­ti­car de for­ma ra­di­cal to­das las iden­ti­da­des”, ex­pli­ca, co­mo­buen dis­cí­pu­lo de Jac­ques De­rri­da. Su via­je le hi­zo sen­tir­se un “espía” en un­mun­do de hom­bres.

Ja­vier Mu­guer­za ha si­do de­ci­si­vo pa­ra la Tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y pa­ra man­te­ner a lo lar­go de es­tos años el es­pí­ri­tu abier­to de los fi­ló­so­fos de ra­za, enemi­gos im­pe­ni­ten­tes de to­ta­li­ta­ris­mos y fun­da­men­ta­lis­mos, adic­tos a la de­li­be­ra­ción y la crí­ti­ca ra­cio­nal. Des­de ese pát­hos in­con­for­mis­ta dia­lo­gó con la fi­lo­so­fía ana­lí­ti­ca, el mar­xis­mo hu­ma­nis­ta, la teo­ría de la jus­ti­cia de Rawls y la éti­ca co­mu­ni­ca­ti­va de Apel y Ha­ber­mas, con una ex­tra­or­di­na­ria lu­ci­dez. Y aun­que siem­pre se pro­pu­so más “mi­nar la con­fian­za en cual­quier gé­ne­ro de so­lu“La si­tua­ción de la mu­jer es peor de lo que ima­gi­na­ba. El fe­mi­nis­mo es más ne­ce­sa­rio que nun­ca, pe­ro de­be ir más allá de re­na­tu­ra­li­zar las po­si­cio­nes nor­ma­ti­vas hom­bre-mu­jer y pe­dir la abo­li­ción de la asig­na­ción mas­cu­li­no­fe­me­nino de na­ci­mien­to y su ins­crip­ción en el DNI. A par­tir de ahí, se­rá un do­mi­nó que lle­va­rá a una ca­de­na de trans­for­ma­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y a cam­biar lo que en­ten­de­mos co­mo de­mo­cra­cia”.

Tam­bién cri­ti­ca al co­lec­ti­vo LGTB: “¿Có­mo pue­de ser que sus reivin­di­ca­cio­nes sean el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y la adop­ción? Lle­va­mos 30 años de de­ri­va. La ra­di­ca­li­dad del cuer­po vi­vo es la úni­ca batalla. Hay que in­ven­tar téc­ni­cas di­si­den­tes an­te la ne­cro­po­lí­ti­ca que lle­va a la ex­tin­ción”. Sus ar­tícu­los le han va­li­do ame­na­zas de gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha. Tam­bién que no ten­ga pre­sen­cia en las re­des so­cia­les. “No es un te­ma del que me gus­te ha­blar pa­ra no fo­men­tar las crí­ti­cas, pe­ro evi­den­cian la con­tra­rre­vo­lu­ción que se ha vi­vi­do con per­so­na­jes y par­ti­dos co­mo Trump, Bol­so­na­ro o Vox. Soy el Ga­li­leo del gé­ne­ro. Es­pe­ro no aca­bar en la ho­gue­ra co­mo Gior­dano Bruno”, di­ce. La ac­ti­vi­dad de Pre­cia­do es fre­né­ti­ca. La ex­po­si­ción sobre la ar­tis­ta Lo­ren­za Bött­ner, que se vio en Barcelona, es­tá en iti­ne­ran­cia. Co­la­bo­ra con el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ro­ma, es fi­ló­so­fo aso­cia­do del Pom­pi­dou y di­ri­ge los tra­ba­jos del pa­be­llón de Tai­wán de la pró­xi­ma Bie­nal de Ve­ne­cia. Pe­ro lo que más le ilu­sio­na es fir­mar su nue­vo li­bro en Sant Jor­di. Aun­que, pre­gun­ta­do si vol­ve­rá a Barcelona, di­ce: “Es­ta ciu­dad no me quie­re. Vi­ve una si­tua­ción cul­tu­ral pro­ble­má­ti­ca”. cio­nes que pro­cu­rar su afian­za­mien­to”, co­mo­rea­fir­mó en su úl­ti­mo gran li­bro, Des­de la per­ple­ji­dad, afor­tu­na­da­men­te fue in­fiel a su pro­pó­si­to y for­mu­ló va­lio­sas pro­pues­tas, más vi­go­ro­sas de lo que él mis­mo pre­ten­día: la fe­cun­di­dad de la di­si­den­cia, el va­lor in­so­bor­na­ble de ca­da per­so­na fren­te a cual­quier ti­po de co­lec­ti­vis­mo, el lu­gar de la con­cien­cia en el mun­do mo­ral.

Des­de el diá­lo­go sa­bio y, sobre to­do, des­de la amis­tad pro­fun­da y cor­dial, te­jió, aun sin pre­ten­der­lo, una red de afec­tos que tras­cien­de con mu­cho el po­der de la muerte. Es bien ra­zo­na­ble la es­pe­ran­za, in­clu­so la cer­te­za, de que no to­do se lo ha tra­ga­do la tie­rra. El re­cuer­do y el ca­ri­ño per­ma­ne­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.