Pa­ro­dia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ca­ba de es­tre­nar­se la sép­ti­ma y úl­ti­ma tem­po­ra­da de Veep (HBO), la me­jor pa­ro­dia po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos lus­tros, y hay que ce­le­brar­lo por­que lo tenía to­do en con­tra des­de que Ju­lia Loui­sD­rey­fus su­frie­ra y se re­cu­pe­ra­se de un cán­cer de ma­ma. Con ser es­to grave, no cues­tio­na­ba la con­ti­nui­dad de la se­rie tan­to co­mo la otra ame­na­za: la pro­pia ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca. Cuan­do Veep se es­tre­nó en 2012, el mun­do no se ima­gi­na­ba que Trump y Bol­so­na­ro se­rían pre­si­den­tes, na­die po­día an­ti­ci­par el Brexit, Vox era so­lo un dic­cio­na­rio y el pro­cés, un sue­ño hú­me­do de cua­tro mar­gi­na­les.

En 2012, Veep ha­cía pa­ro­dia por­que que­da­ba mar­gen pa­ra la pa­ro­dia: nos reía­mos de las bar­ba­ri­da­des atro­ces de Se­li­na Me­yer en su lo­ca ca­rre­ra pre­si­den­cial por­que, en el fon­do, pen­sá­ba­mos que las co­sas no po­dían ser tan bár­ba­ras. La pa­ro­dia es un con­sue­lo: exa­ge­ra pa­ra que con­clu­ya­mos que el mun­do no es­tá tan mal y que, en el mi­nu­to que pre­ce­de al desas­tre, al­guien con aplo­mo pon­drá or­den y en­cau­za­rá to­do. Pa­ra dis­fru­tar de la pa­ro­dia sin sui­ci­dar­se hay que te­ner fe en el des­tino.

Ha­ce al me­nos dos tem­po­ra­das que eso no su­ce­de en Veep. En el pe­núl­ti­mo ca­pí­tu­lo emi­ti­do se en­te­ran de que un lo­co ha ma­ta­do a de­ce­nas de per­so­nas en Spo­ka­ne. “¿Mu­sul­mán o blanco?”, pre­gun­ta Se­li­na. “No sé”, res­pon­de el ase­sor. “¿Qué me be­ne­fi­cia?”. “Blanco”, res­pon­den sus ase­so­res. “Cru­ce­mos los de­dos”, con­clu­ye la can­di­da­ta.

Ese diá­lo­go no es pa­ró­di­co por­que se­gu­ra­men­te se pue­da trans­cri­bir uno pa­re­ci­do en los des­pa­chos de po­lí­ti­cos en cam­pa­ña. Veep se ha vuel­to rea­lis­ta por­que no hay for­ma de ca­ri­ca­tu­ri­zar la cró­ni­ca po­lí­ti­ca sin que las cos­tu­ras de la ve­ro­si­mi­li­tud re­vien­ten. Bas­ta com­pa­rar el ca­pí­tu­lo de la se­ma­na con la cam­pa­ña elec­to­ral es­pa­ño­la: a ver cuál de las dos es más bes­tia e in­creí­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.