Is­rael se es­tre­lla en su in­ten­to de to­car la Lu­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

sen al­gu­nos ins­tru­men­tos cien­tí­fi­cos, con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de me­dir el mag­ne­tis­mo de la cor­te­za lu­nar. Más allá, Be­res­heet pre­ten­día ser una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra des­per­tar en los ni­ños is­rae­líes a los in­ge­nie­ros del fu­tu­ro, y, co­mo sue­le su­ce­der con las ges­tas es­pa­cia­les, una fuen­te de or­gu­llo na­cio­nal.

La son­da lle­va­ba a la Lu­na una cáp­su­la con in­for­ma­ción sobre Is­rael y el pue­blo ju­dío, me­mo­rias de un superviviente del so­bre­vi­vi­do al ca­lor, la lle­ga­da de la no­che, con tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res a los -150 gra­dos, la ha­bría re­ma­ta­do.

La na­ve era del ta­ma­ño de un co­che pe­que­ño y pe­sa­ba 585 ki­lo­gra­mos en el lan­za­mien­to y 160 sin con­tar con el com­bus­ti­ble. Era el ar­te­fac­to más pe­que­ño que ja­más ha in­ten­ta­do po­sar­se sobre la Lu­na.

Las cir­cuns­tan­cias geo­po­lí­ti­cas de Is­rael tam­bién han in­flui­do en el de­sa­rro­llo del frus­tra­do plan. Ro­dea­do de enemi­gos a los que pre­fie­re ocul­tar su tec­no­lo­gía, no lan­zó sua cohe­tes ha­cia el es­te pa­ra apro­ve­char el im­pul­so de la ro­ta­ción de la Tie­rra. Lo ha­ce en sen­ti­do opues­to, ha­cia el Me­di­te­rrá­neo, por lo que se ne­ce­si­ta­ba más com­bus­ti­ble. Ade­más, la son­da par­tió ha­cia el es­pa­cio a bor­do de un Fal­con 9, un cohe­te crea­do tam­bién por una em­pre­sa pri­va­da, Spa­ceX,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.