Wi­kileaks, el amor de usar y ti­rar de Trump

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La pla­ta­for­ma Wi­kileaks na­ció en 2006, pe­ro no se con­vir­tió en un fe­nó­meno glo­bal has­ta 2010, cuan­do lle­vó a ca­bo la ma­yor fil­tra­ción de do­cu­men­tos cla­si­fi­ca­dos de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta­ba de un ar­se­nal de ca­bles mi­li­ta­res y di­plo­má­ti­cos que des­ta­pa­ron mi­se­rias so­bre las gue­rras de Af­ga­nis­tán e Irak, ade­más de to­do ti­po de de­ta­lles in­con­ve­nien­tes so­bre lo que los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses pen­sa­ban o es­cri­bían del res­to de lí­de­res in­ter­na­cio­na­les, des­de el in­te­rés por la sa­lud men­tal de la ex­pre­si­den­ta ar­gen­ti­na Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner has­ta la pe­cu­liar guar­dia fe­me­ni­na del li­bio Mua­mar el Ga­da­fi.

Con se­me­jan­tes mim­bres, cos­ta­ría ima­gi­nar que un can­di­da­to a la pre­si­den­cia de EE UU se atre­vie­se a de­cir la más mí­ni­ma pa­la­bra ex­cul­pa­to­ria so­bre la web de Ju­lian As­san­ge. Pe­ro cuan­do una cria­tu­ra po­lí­ti­ca co­mo Do­nald Trump en­tra en es­ce­na, to­do es po­si­ble, y du­ran­te aquel 2016 en que pug­na­ba por la Ca­sa Blan­ca, el mag­na­te neo­yor­quino se des­hi­zo en elo­gios. “Wi­kileaks, amo Wi­kileaks”, di­jo en un mi­tin en Pen­sil­va­nia. “Wi­kileaks es co­mo un te­so­ro es­con­di­do”, se des­pa­chó en Mi­chi­gan. “Ay, chi­co, me en­can­ta leer Wi­kileaks”, com­par­tió en Ohio. La pla­ta­for­ma ha­bía pu­bli­ca­do una to­ne­la­da de co­rreos elec­tró­ni­cos pi­ra­tea­dos del Par­ti­do De­mó­cra­ta que ha­bían de­ja­do en mal lu­gar a Hi­llary Clin­ton y a la for­ma­ción, en lo que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia iden­ti­fi­ca­rían más tar­de co­mo una de las gran­des pa­tas de la tra­ma ru­sa, la in­je­ren­cia de Mos­cú con el fin de fa­vo­re­cer la vic­to­ria del re­pu­bli­cano. Y Trump es­ta­ba exul­tan­te.

Pe­ro el jue­ves, cuan­do la po­li­cía bri­tá­ni­ca arres­tó a As­san­ge en Lon­dres, tras la pe­ti­ción de ex­tra­di­ción de EE UU, el hoy pre­si­den­te pa­re­cía otro. “No sé na­da de Wi­kileaks”, di­jo a la pren­sa.

Atrás ha que­da­do la épo­ca en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.