Flan­co es­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

in ayu­da de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA) nun­ca ha­bría­mos po­di­do con­ver­tir la Tie­rra en un te­les­co­pio gi­gan­te pa­ra con­tem­plar un agu­je­ro ne­gro por pri­me­ra vez en la his­to­ria. Las má­qui­nas nos ha­cen me­jo­res, pro­ce­san­do los da­tos y lle­gan­do a con­clu­sio­nes más rá­pi­do. Pe­ro no son in­fa­li­bles: apren­den de los da­tos que les mos­tra­mos, y es­tos a ve­ces son par­cia­les. Por ejem­plo, en EE UU se ha pro­ba­do que los pro­gra­mas de la po­li­cía pa­ra eva­luar el ries­go de­lic­ti­vo de la po­bla­ción dis­cri­mi­nan a los afro­ame­ri­ca­nos por­que am­pli­fi­can la se­lec­ción pre­sen­te en los da­tos. Ama­zon aca­ba de re­ti­rar su al­go­rit­mo de con­tra­ta­ción de per­so­nal por­que, al ser la ma­yo­ría de sus em­plea­dos va­ro­nes, con­clu­yó que lo me­jor pa­ra la em­pre­sa era fi­char a hom­bres. Si ca­da vez de­le­ga­mos más de­ci­sio­nes en má­qui­nas, ¿có­mo ase­gu­rar­nos de que ha­cen lo co­rrec­to?

La Unión Eu­ro­pea ha lan­za­do un mar­co éti­co pa­ra la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Me­dio cen­te­nar de ex­per­tos lle­van me­ses tra­ba­jan­do pa­ra evi­tar ses­gos, crear un mar­co co­mún y con­ver­tir­se en re­fe­ren­te mun­dial de or­de­na­do­res pen­san­tes que res­pe­ten los de­re­chos hu­ma­nos y las le­yes de pri­va­ci­dad. Y de pa­so atraer in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da, que fal­ta ha­ce. Ha­ce tiem­po que Bru­se­las asu­mió que no po­día com­pe­tir con EE UU ni con Chi­na en in­ver­sión, vo­lu

La UE tam­bién de­be­ría ob­ser­var con aten­ción las múl­ti­ples y per­sis­ten­tes pro­tes­tas que han agi­ta­do va­rios paí­ses de la tie­rra de la san­gre y la miel. Se tra­ta de un desafío mu­cho me­nos ex­plo­si­vo que el que pre­sen­ta el flan­co sur, pe­ro no por ello des­pre­cia­ble. Las pro­tes­tas, igual que el cons­tan­te go­teo mi­gra­to­rio, re­fle­jan la hon­da in­sa­tis­fac­ción de mu­chos es­la­vos del sur an­te las si­tua­cio­nes po­lí­ti­co/eco­nó­mi­cas en las que vi­ven. LaUE se man­tie­ne bas­tan­te uni­da en una po­si­ción que bus­ca ama­rrar es­tos paí­ses a su ór­bi­ta, ra­len­ti­zan­do, sin em­bar­go, to­do lo po­si­ble su en­tra­da en el club. La fa­ti­ga de am­plia­ción es bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­da en­tre los Vein­ti­sie­te. Sin em­bar­go, de­trás de esa po­si­ción co­mún hay di­fe­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, con Ber­lín apa­ren­te­men­te más pro­pen­sa a pri­vi­le­giar el in­te­rés es­tra­té­gi­co en cuan­to es­tos paí­ses al­can­cen es­tán­da­res acep­ta­bles, y otros paí­ses que se mues­tran más con­sis­ten­te­men­te fríos y rea­cios a ello, en­tre ellos Fran­cia y Ho­lan­da.

La cri­sis ucra­nia an­da ca­mino de con­ver­tir­se en otro con­flic­to con­ge­la­do. Pe­ro no es sa­bio des­car­tar re­bro­tes. El có­mi­co Vo­lodymyr Zelenskiy, una in­cóg­ni­ta po­lí­ti­ca ab­so­lu­ta, tie­ne cla­ras po­si­bi­li­da­des de ga­nar la pre­si­den­cia. Es­to por un la­do, y un Vla­dí­mir Pu­tin teó­ri­ca­men­te en su úl­ti­mo man­da­to con men­guan­tes ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad por el otro, acon­se­jan no des­car­tar na­da. En es­te do­sier, la UE sí ha­man­te­ni­do una apre­cia­ble uni­dad, con cohe­sión en ma­te­ria de san­cio­nes a Mos­cú. Pe­ro el ries­go de frac­tu­ra es ele­va­do. Ita­lia, en pri­mer lu­gar, y otros, an­he­lan sa­lir de la ló­gi­ca de las san­cio­nes a Ru­sia. men de da­tos o atrac­ción de ta­len­to. Es va­lien­te al de­fen­der un ni­cho: va­lo­res que ge­ne­ren con­fian­za. ¿Bue­nis­mo? ¿Se pue­de ser lí­der en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial éti­ca sin ser lí­der en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial? Al­gu­nos desa­rro­lla­do­res ven di­rec­tri­ces va­gas, pe­ro en to­do ca­so ne­ce­sa­rias. Exis­te la sen­sa­ción de que en Eu­ro­pa se le­gis­la aun­que no se se­pa muy bien so­bre qué. Hay al­go­rit­mos fá­ci­les de en­ten­der por­que son pa­sos de­fi­ni­dos en un or­den con­cre­to, pe­ro otros más com­ple­jos, co­mo las lla­ma­das re­des neu­ro­na­les, no se pue­den ex­pli­car del to­do.

Y mien­tras, otros in­ven­tan. A to­da ve­lo­ci­dad ade­lan­tan las em­pre­sas chi­nas y ame­ri­ca­nas. EE UU en ca­be­za, con los me­jo­res la­bo­ra­to­rios fi­nan­cia­dos por Goo­gle y Fa­ce­book e in­ver­so­res que arries­gan. Allí la IA es par­te de la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad na­cio­nal, igual que en Chi­na. Pe­kín, to­da­vía a me­dio ca­mino res­pec­to a Was­hing­ton, es lí­der en ac­ce­so a los da­tos de su po­bla­ción gra­cias al re­co­no­ci­mien­to fa­cial. En dos años es­pe­ran te­ner 400 mi­llo­nes de cá­ma­ras en to­do el país pa­ra re­co­lec­tar da­tos. La pri­va­ci­dad es un de­ba­te in­ci­pien­te, pe­ro de mo­men­to las em­pre­sas se be­ne­fi­cian de una le­gis­la­ción la­xa: la con­sig­na es con­ver­tir­se en lí­de­res mundiales en IA en 2030.

Los hu­ma­nos no he­mos per­di­do el con­trol an­te las má­qui­nas. Pe­ro pue­de lle­gar un mo­men­to en el que la IA dé un sal­to cua­li­ta­ti­vo y to­me de­ci­sio­nes en ba­se a un com­por­ta­mien­to que ha desa­rro­lla­do so­la, de for­ma dis­tin­ta a co­mo fue pro­gra­ma­da. Ur­ge te­ner pre­pa­ra­da la ven­da por si apa­re­ce la herida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.