Sin ga­nas de uni­dad en la iz­quier­da fran­ce­sa

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ideas pró­xi­mas

Rap­haël Glucks­mann es­tá apren­dien­do que la po­lí­ti­ca fran­ce­sa no es na­da sen­ci­lla. Ca­si tan po­co co­mo su pro­yec­to de unir a la iz­quier­da pa­ra las elec­cio­nes eu­ro­peas, mo­ti­vo por el cual creó el mo­vi­mien­to Pla­za Pú­bli­ca a fi­na­les de 2018. Por el mo­men­to, y no pa­re­ce que las co­sas va­yan a cam­biar mu­cho, so­lo ha con­se­gui­do su­mar al Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS), del que se ha con­ver­ti­do en ca­be­za de una lis­ta elec­to­ral en la que tam­bién par­ti­ci­pa Nou­ve­lle Don­ne, la pe­que­ña for­ma­ción en la que­mi­li­ta la hi­ja de Stép­ha­ne Hes­sel (au­tor de ¡In­dig­naos!), An­ne Hes­sel. La alian­za se ha es­tre­na­do con los pri­me­ros de­ba­tes y una gi­ra por to­do el país. La pren­sa fran­ce­sa ha­bla de “de­cep­ción”.

Pa­ra su pri­mer mi­tin se eli­gió Tou­lou­se, uno de los bas­tio­nes del so­cia­lis­mo fran­cés. La asis­ten­cia fue mo­des­ta: 500 per­so­nas pa­ra un aforo cin­co ve­ces ma­yor. Ha­cer que se es­cu­che el men­sa­je so­bre la ne­ce­si­dad de crear un fren­te de la iz­quier­da eu­ro­peís­ta, no po­pu­lis­ta y uni­da ba­jo unos prin­ci­pios de eco­lo­gía y jus­ti­cia so­cial com­par­ti­dos es­tá sien­do, de he­cho, el prin­ci­pal pro­ble­ma de Glucks­mann y del pri­mer se­cre­ta­rio del PS, Oli­vier Fau­re. Es­te tie­ne que de­fen­der una y otra vez su de­ci­sión de apos­tar por una fi­gu­ra aje­na a sus fi­las pa­ra en­ca­be­zar la lis­ta eu­ro­pea. “Glucks­mann va a en­ca­be­zar una lis­ta de rea­gru­pa­mien­to con gen­te muy dis­tin­ta, con di­ver­gen­cias, pe­ro que sa­ben en­con­trar­se en lo esen­cial”, afir­ma Fau­re. “Ese es el desafío de las elec­cio­nes: ¿So­mos ca­pa­ces de pre­sen­tar­nos jun­tos con una so­la vi­sión?”.

El anun­cio de que el en­sa­yis­ta —e hi­jo del fi­ló­so­fo An­dré Glucks­mann— se­ría ca­be­za de lis­ta pro­vo­có du­ras crí­ti­cas den­tro del PS. Tam­po­co gus­tó a uno de los co­fun­da­do­res de Pla­za Pú­bli­ca, el eco­no­mis­ta Thomas Por­cher, que cla­mó “trai­ción” por no can­ce­lar­se el pro­yec­to tras el fir­me re­cha­zo de otras fuer­zas in­vi­ta­das, so­bre to­do los eco­lo­gis­tas de Yan­nick Ja­dot (EELV), y Gé­né­ra­tions, del ex­lí­der so­cia­lis­ta Be­noît Ha­mon, con sus pro­pias lis­tas elec­to­ra­les.

“Es­toy de acuer­do en que ha­ce fal­ta un rea­gru­pa­mien­to mu­cho más gran­de, pe­ro he­mos em­pe­za­do y va­mos avan­zan­do”, sub­ra­ya Glucks­mann. “Es­ta­mos jus­to en ese­mo­men­to de cam­bio. Si logramos un re­sul­ta­do ho­no­ra­ble en las eu­ro­peas, se­rá el prin­ci­pio, el re­na­ci­mien­to de la iz­quier­da”, con­fió a EL PAÍS la cofundadora de Pla­za Pú­bli­ca, la eco­lo­gis­ta Clai­re Nou­vian. Co­mo “ho­no­ra­ble” con­si­de­ra lle­gar al 10% de los vo­tos, una ci­fra que no al­can­za hoy nin­gún par­ti­do de iz­quier­da, mien­tras las lis­tas tan­to de Em­ma­nuel Ma­cron co­mo de Ma­ri­ne Le Pen superan el 20%. Se­gún una en­cues­ta del ins­ti­tu­to Odo­xa, el 67% de los sim­pa­ti­zan­tes de la iz­quier­da cree que el PS, EELV, Nou­ve­lle Don­ne y has­ta Gé­né­ra­tions tie­nen ideas po­lí­ti­cas “pró­xi­mas o lo su­fi­cien­te­men­te pró­xi­mas” (en el con­jun­to de la po­bla­ción, esa ci­fra cae al 46%). “La re­agru­pa­ción de la iz­quier­da se im­po­ne co­mo una ne­ce­si­dad. Dos ter­cios de los sim­pa­ti­zan­tes de iz­quier­da es­tán con­ven­ci­dos de que to­dos esos par­ti­dos tie­nen ideas bas­tan­te cer­ca­nas”, re­su­mió. “Cuan­do la iz­quier­da fran­ce­sa di­ce... la mis­ma co­sa”, ti­tu­ló Li­bé­ra­tion la in­for­ma­ción so­bre el úl­ti­mo de­ba­te de es­ta se­ma­na.

Ha­mon, el lí­der de Gé­né­ra­tions que aban­do­nó el PS cuan­do el par­ti­do ob­tu­vo el peor re­sul­ta­do des­de 1969 ba­jo su can­di­da­tu­ra en las pre­si­den­cia­les, di­ce ver un “vie­jo opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co” en la pro­pues­ta uni­fi­ca­do­ra. No es así, con par­ches, co­mo se lo­gra­rá re­com­po­ner con fuer­za una iz­quier­da de­vas­ta­da tras las elec­cio­nes de 2017, sos­tie­ne Ha­mon. Y si la iz­quier­da tie­ne aún que pa­sar por una tem­po­ra­da en el de­sier­to, pues que así sea, di­jo a es­te pe­rió­di­co.

Fau­re y Glucks­mann ase­gu­ran que su puer­ta, y su lis­ta, se­gui­rán abier­tas has­ta apu­rar el pla­zo, que fi­na­li­za el 6 de ma­yo, pa­ra quien ten­ga “re­mor­di­mien­tos”. Pre­ce­den­tes hay: la por­ta­voz de Gé­né­ra­tions, Au­ro­re La­lucq, anun­ció —pa­ra cons­ter­na­ción de Ha­mon— su ad­he­sión por­que “la desunión­meim­pi­de dor­mir”, di­jo. Pe­ro no pa­re­ce que sean­mu­chos los po­lí­ti­cos de iz­quier­da con pro­ble­mas de in­som­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.