Las 112 “vi­ci­si­tu­des pe­ni­ten­cia­rias” de Vi­lla­re­jo

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Dos me­ses sin lla­ma­das

Re­clui­do en la cel­da 3 del mó­du­lo M-16 del Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Ma­drid VII, en Es­tre­me­ra, el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo es, des­de el 6 de no­viem­bre de 2017, el re­clu­so 2017014718. Aquel día in­gre­só en pri­sión, tras ser de­te­ni­do en la Ope­ra­ción Tán­dem co­mo pre­sun­to ca­be­ci­lla de una tra­ma po­li­cial, y se le abrió un ex­pe­dien­te per­so­nal en el que se anotó co­mo pro­ce­den­cia la pa­la­bra “li­ber­tad”, tér­mino que no se vuel­ve a re­pe­tir en el do­cu­men­to. Des­de en­ton­ces, el ex­pe­dien­te, a cu­yo con­te­ni­do ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, ha en­gor­da­do has­ta las 112 “vi­ci­si­tu­des pe­ni­ten­cia­rias”, co­mo se de­no­mi­nan ofi­cial­men­te ca­da no­ve­dad de un reo.

Al me­nos 26 de esas ano­ta­cio­nes re­co­gen las idas y ve­ni­das del co­mi­sa­rio a la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra de­cla­rar, pe­ro tam­bién una sa­li­da al Juz­ga­do de Ins­truc­ción 48 de Ma­drid, por la de­nun­cia que pre­sen­tó con­tra el po­li­cía el ge­ne­ral Fé­lix Sanz Rol­dán, di­rec­tor del CNI. El res­to re­co­ge de­ta­lles de su es­tan­cia en pri­sión. Así, dos días des­pués de su en­car­ce­la­mien­to se anotó que era in­clui­do en el Fi­che­ro de In­ter­nos de Es­pe­cial Se­gui­mien­to (FIES), una ba­se de da­tos con re­clu­sos —en la cár­cel de Es­tre­me­ra son 114— cu­yo per­fil acon­se­ja que to­da la in­for­ma­ción “pe­nal, pro­ce­sal y pe­ni­ten­cia­ria” sea fá­cil­men­te ac­ce­si­ble. Vi­lla­re­jo fue in­cor­po­ra­do al FIES-4, re­ser­va­do a miem­bros de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad.

La si­guien­te “vi­ci­si­tud pe­ni­ten­cia­ria” re­le­van­te re­fle­ja­da se pro­du­jo el 4 de ma­yo de 2018. Ese día, fue tras­la­do ur­gen­te­men­te a un hos­pi­tal al en­fer­mar re­pen­ti­na­men­te. Vol­vió a pri­sión dos días más tar­de. Por en­ton­ces, el co­mi­sa­rio ya ha­bía pe­di­do su ex­car­ce­la­ción ale­gan­do que sus do­len­cias se ha­bían agra­va­do en pri­sión. Has­ta aho­ra, han si­do desoí­das por el juez.

El 29 de no­viem­bre se abrió a Vi­lla­re­jo su pri­mer y, has­ta aho­ra, úni­co ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio tras pro­ta­go­ni­zar tres días an­tes un in­ci­den­te con los fun­cio­na­rios que iban a ca­chear­le tras un enDos se­ma­nas más tar­de de aquel in­ci­den­te, Pri­sio­nes acor­dó la in­ter­ven­ción de sus co­mu­ni­ca­cio­nes has­ta el pró­xi­mo ju­nio al con­si­de­rar que po­día es­tar ha­cien­do “un uso frau­du­len­to de las mis­mas” pa­ra pro­por­cio­nar da­tos que pu­die­ran com­pro­me­ter la se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Vi­lla­re­jo tam­bién ha re­cu­rri­do es­ta me­di­da, pe­ro por aho­ra se man­tie­ne ac­ti­va, con­fir­ma su abo­ga­do. Po­co des­pués, la di­rec­ción de la cár­cel acor­dó ade­más sus­pen­der­le du­ran­te dos me­ses las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con su pa­re­ja, Gem­ma Alcalá, tam­bién impu­tada en la Ope­ra­ción Tán­dem. El mo­ti­vo: ha­ber apro­ve­cha­do una pa­ra gra­bar un men­sa­je de voz que pos­te­rior­men­te fue di­fun­di­do por los me­dios. El cas­ti­go ter­mi­nó el 3 de mar­zo.

En el ex­pe­dien­te se ci­ta tam­bién un cru­ce de do­cu­men­ta­ción con el Por­tal de Trans­pa­ren­cia pa­ra —se­gún ex­pli­ca su le­tra­do— im­pe­dir que es­te or­ga­nis­mo atien­da una pe­ti­ción de in­for­ma­ción so­bre sus me­da­llas po­li­cia­les. Y la que­ja que pre­sen­tó en di­ciem­bre por la ne­ga­ti­va de Pri­sio­nes a que man­tu­vie­ra con su hi­ja me­nor de edad “una co­mu­ni­ca­ción de con­vi­ven­cia” —re­ser­va­da a me­no­res de 10 años— al con­si­de­rar que la pe­que­ña no cum­plía los re­qui­si­tos. Su pro­tes­ta fue de­ne­ga­da.

El do­cu­men­to re­co­ge su sa­li­da del pa­sa­do 28 de mar­zo pa­ra de­cla­rar en la Au­dien­cia Na­cio­nal so­bre el 11-M y en la que ase­gu­ró que Pa­blo Igle­sias su­frió una “in­ves­ti­ga­ción po­li­cial”. Aquel día, su re­gre­so a pri­sión fue ano­ta­do co­mo la 112 “vi­ci­si­tud pe­ni­ten­cia­ria” de Vi­lla­re­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.