Tan­tas pas­ti­llas per­ju­di­can se­ria­men­te su sa­lud

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

1. Car­men Mín­guez de­ja de co­mer. Vo­mi­ta. La hi­ja, que vi­ve con ella, se alar­ma an­te la vi­sión de la ma­dre viu­da de 91 años. Ale­tar­ga­da, tum­ba­da to­do el día. Lle­va un par­che de opiá­ceos pa­ra los do­lo­res de hue­sos y to­ma ocho pas­ti­llas dia­rias. Dos pa­ra el co­les­te­rol, una pa­ra la ten­sión, un pro­tec­tor de es­tó­ma­go, un an­ti­de­pre­si­vo, una pas­ti­lla pa­ra dor­mir, otra ti­po as­pi­ri­na y un cal­man­te. “Me asus­té mu­cho, por­que a mi ma­dre le en­can­ta co­mer”, di­ce la hi­ja, Men­chu, que es­mé­di­ca, “así que la lle­vé al psi­quia­tra... y aña­dió otro an­ti­de­pre­si­vo”.

Uno de ca­da tres ma­yo­res de 65 años to­ma más de cin­co me­di­ca­men­tos dia­rios. Con la edad, apa­re­cen la hi­per­ten­sión, el co­les­te­rol o la ar­tro­sis, en­fer­me­da­des cró­ni­cas que re­lle­nan los pas­ti­lle­ros. Quie­nes se en­ca­mi­nan a la sép­ti­ma dé­ca­da de la vi­da, un 18,7% de los es­pa­ño­les, con­su­men más del 40% de fár­ma­cos, se­gún la So­cie­dad de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria (Se­mFYC).

Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les re­ve­lan que la mi­tad de los ma­yo­res to­ma uno o más fár­ma­cos que no son ne­ce­sa­rios. Bien por­que no tie­nen va­lor te­ra­péu­ti­co su­fi­cien­te, ya no son apro­pia­dos pa­ra su edad (por ejem­plo, con­ser­var la pas­ti­lla pa­ra el co­les­te­rol en una per­so­na de 80 años in­cre­men­ta la mor­ta­li­dad), o en al­gún mo­men­to se los re­ce­ta­ron y no los han aban­do­na­do. Leo­ca­dio Ro­drí­guez Ma­ñas, je­fe de Ge­ria­tría del Hos­pi­tal de Ge­ta­fe, se to­pó en la con­sul­ta con un hom­bre que lle­va­ba tres años to­man­do an­ti­bió­ti­cos. “Y lue­go es­tá lo que el pa­cien­te con­si­de­ra que no son me­di­ca­men­tos, co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rios o tran­qui­li­zan­tes”, di­ce.

“Hay que pres­cri­bir los fár­ma­cos que se ne­ce­si­ten”, aña­de Jo­sé An­to­nio Se­rra, res­pon­sa­ble de Ge­ria­tría del Hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid. Ra­món Orue­ta, mé­di­co de fa­mi­lia, miem­bro del gru­po de tra­ba­jo de uti­li­za­ción de fár­ma­cos de la Se­mFYC, co­mo sus co­le­gas, ha­bla de ade­cua­ción te­ra­péu­ti­ca. “Ca­da es­pe­cia­lis­ta pres­cri­be pa­ra la en­fer­me­dad que diag­nos­ti­ca”, di­ce el ge­ria­tra Se­rra, “sin te­ner en cuen­ta que el pa­cien­te pa­de­ce otras do­len­cias y to­ma fár­ma­cos que pue­den in­ter­ac­cio­nar. Y a ma­yor edad y más me­di­ca­ción, más ries­go”.

La po­li­me­di­ca­ción en ma­yo­res com­por­ta ries­gos bien es­tu­dia­dos por la cien­cia: ma­yor pro­ba­bi­li­dad de epi­so­dios ad­ver­sos (has­ta un 88% de in­cre­men­to del ries­go, es­ti­mán­do­se que una de ca­da 10 ur­gen­cias se de­be a efec­tos de los me­di­ca­men­tos (so­bre to­do si se to­man an­ti­coa­gu­lan­tes, diu­ré­ti­cos, an­ti­con­vul­si­vos, ben­zo­dia­ce­pi­nas o re­me­dios pa­ra la dia­be­tes), in­ter­ac­cio­nes en­tre fár­ma­cos, y en­tre es­tos y la en­fer­me­dad que se pa­de­ce. To­mar un cóc­tel de me­di­ci­nas pue­de cau­sar re­duc­ción de la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar las ta­reas dia­rias, in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y pro­ble­mas de nutrición, ma­yor mor­ta­li­dad, de­li­rios, ma­reos o caí­das, es­tos úl­ti­mos agru­pa­dos ba­jo el nom­bre de sín­dro­me ge­riá­tri­co.

2. Car­men si­gue muy aba­ti­da. No re­cu­pe­ra el ape­ti­to. La hi­ja le re­ti­ra el par­che de opiá­ceos y se lo sus­ti­tu­ye por pa­ra­ce­ta­mol (que ya to­ma­ba) y no­lo­til.

El je­fe de Far­ma­cia del Hos­pi­tal Clí­ni­co de Ma­drid, Jo­sé Ma­nuel Mar­tí­nez Ses­me­ro, di­ce: “Hay que pre­gun­tar­se, ¿le apor­ta es­te me­di­ca­men­to al­go al pa­cien­te? ¿le me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da? “Hay que va­lo­rar qué me­di­ci­nas son esen­cia­les y cuá­les pue­den ser re­ti­ra­das por su es­ca­so va­lor te­ra­péu­ti­co o por­que pue­den pro­vo­car nue­vas do­len­cias. “Es la cas­ca­da ya­tro­gé­ni­ca”, di­ce el ge­ria­tra Ro­drí­guez Ma­ñas, “se pres­cri­be una me­di­ca­ción, és­ta pro­vo­ca efec­tos se­cun­da­rios y en vez de re­ti­rar­la, se aña­de otro fár­ma­co pa­ra tra­tar los sín­to­mas que da el pri­me­ro”. Los ge­ria­tras, al igual que los mé­di­cos de fa­mi­lia, re­co­mien­dan que en ca­da vi­si­ta al doc­tor de ca­be­ce­ra se re­vi­se me­di­ca­ción y nue­vos sín­to­mas. Exis­ten he­rra­mien­tas que va­lo­ran la efec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad de los fár­ma­cos; STOPP/START, Beers, Good Ge­ria­tri­cPa­llia­ti­ve Al­go­rithm. Siem­pre que se pue­da, y con la com­pli­ci­dad del pa­cien­te, hay que qui­tar­les pas­ti­llas.

Pe­ro, ¿se ha­ce? “Po­qui­to. No de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca”, res­pon­de Ro­drí­guez Ma­ñas. La si­tua­ción de los mé­di­cos de fa­mi­lia tam­po­co ayu­da. “Es­ta­mos sa­tu­ra­dos y no hay tiem­po su­fi­cien­te pa­ra con­sul­tas de pres­crip­ción ni pa­ra otras mu­chas co­sas”, di­ce Mi­guel Án­ge­lHer­nán­dez, coor­di­na­dor del gru­po de tra­ba­jo de fár­ma­cos de la Se­mFYC.

3. Car­men y Men­chu van al cen­tro de sa­lud. La jo­ven­mé­di­ca que les atien­de es nue­va. Exa­mi­na tan­to a la an­cia­na co­mo sus aná­li­sis clí­ni­cos y abul­ta­da re­ce­ta elec­tró­ni­ca. Com­prue­ba que tie­ne la ten­sión ba­ja, así que le re­ti­ra la pas­ti­lla. Su­pri­me los­me­di­ca­men­tos con­tra el co­les­te­rol y un an­ti­de­pre­si­vo. Le acon­se­ja ir a un cen­tro de día. Ob­ser­va que tie­ne de­fi­cien­cia de vi­ta­mi­na D y se la pres­cri­be. En to­tal, seis me­di­ca­men­tos.

Dos se­ma­nas más tar­de, Car­men, el pe­lo blan­quí­si­mo y en pi­ja­ma, se levanta a sa­lu­dar ágil­men­te. No ha obe­de­ci­do a la mé­di­ca en cuan­to al cen­tro de día y no duerme ex­ce­si­va­men­te bien. “Pe­ro va bas­tan­te me­jor”, di­ce Men­chu sin que su ma­dre, un po­co sor­da, la oi­ga.

La ma­dre tuer­ce el ges­to y no pa­ra de de­cir que es­to no es vi­da. De to­do se que­ja: los po­lí­ti­cos de de­re­chas que sa­len en la te­le que tie­ne en­fren­te, su ca­be­za, el yerno, sus her­ma­nas muer­tas. La hi­ja la ri­ñe: “¡Ma­má, si es­tás mu­cho me­jor!”. “Sí, pe­ro...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.