Mes­sier 87

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

o es ma­ra­vi­llo­so que la pri­me­ra fo­to­gra­fía de un agu­je­ro ne­gro, sea al­go be­llo? Una es­pe­cie de ojo de Dios con un tra­zo de ma­qui­lla­je fos­fo­res­cen­te que pa­re­ce vi­gi­lar­nos con se­re­ni­dad y dis­tan­cia y no co­mo el ojo de Gran Her­mano o las re­ti­nas de Vi­lla­re­jo. Siem­pre he pen­sa­do que el agu­je­ro ne­gro era un tú­nel y es­ta pri­ma­ve­ra elec­to­ral me con­fir­ma que no. Es un amu­le­to. Un ta­lis­mán en for­ma de cuer­po ce­les­tial a una dis­tan­cia de 55 mi­llo­nes de años luz, en el cen­tro de una ga­la­xia que se lla­ma Mes­sier 87 (M87). Y me emo­cio­na. Creía­mos, ¡ay, las creen­cias!, que íba­mos a ser tra­ga­dos por un agu­je­ro ne­gro y aho­ra, al ver­lo, lo sen­ti­mos ca­si pro­tec­tor. La cien­cia con­fir­ma que no es ma­lo. Aque­llos agu­je­ros ne­gros ma­los, en reali­dad, so­mos no­so­tros.

Amo la cien­cia. Ca­si en igual me­di­da que amo a las es­tre­llas del cie­lo y la tie­rra. Y las no­ti­cias bue­nas: en­tre los ocho ra­dio­te­les­co­pios sin­cro­ni­za­dos que fo­to­gra­fia­ron du­ran­te cin­co días se­gui­dos a Mes­sier 87, hay uno es­pa­ñol, es el ra­dio­te­les­co­pio de Pi­co Ve­le­ta en Sie­rra Ne­va­da. Pen­sé que nues­tros can­di­da­tos elec­to­ra­les de­be­rían di­ri­gir­se ha­cia ese pi­co pa­ra ce­rrar sus cam­pa­ñas. En ca­sa, don­de siem­pre me ba­jan a tie­rra, me di­je­ron que la ima­gen del agu­je­ro ne­gro arro­ja luz so­bre los in­de­ci­sos y el vo­to ocul­to, que an­tes era tam­bién al­go os­cu­ro y aho­ra ve­mos co­mo al­go muy desea­do.

An­tes de ver la ima­gen del agu­je­ro ne­gro pen­sa­ba que Can­to­ra, la re­mo­ta ga­la­xia de Isa­bel Pan­to­ja, era un cuer­po as­tral “tan ma­si­vo que ge­ne­ra un cam­po gra­vi­ta­to­rio del cual no es­ca­pa nin­gu­na par­tí­cu­la”, co­mo siem­pre se ha de­fi­ni­do a un agu­je­ro ne­gro. Pe­ro tras las ex­clu­si­vas de la re­vis­ta Se­ma­na aler­tan­do so­bre el gran con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad de Pan­to­ja con Te­le­cin­co, allí va a su­ce­der un nue­vo big bang. Es tan in­mi­nen­te la lle­ga­da de bie­nes y par­tí­cu­las a esa par­te del pla­ne­ta que ha re­apa­re­ci­do Agus­tín Pan­to­ja, el her­mano me­nor de la es­tre­lla de la co­pla que tan­to la acom­pa­ña a en­trar en la cár­cel co­mo a su lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Je­rez. O sea que es­tá en las bue­nas y las ma­las, co­mo un ver­da­de­ro sa­té­li­te. Mien­tras, Pan­to­ja son­ríe, el cie­lo se ilu­mi­na. En Se­ma­na in­sis­ten en que se va a la is­la de Su­per­vi­vien­tes, que es­tá en Hon­du­ras, un país con un pa­pel ca­da vez más di­fí­cil en las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de Do­nald Trump. So­lo le pi­do al agu­je­ro ne­gro pro­tec­tor que no sal­ga nin­gún po­lí­ti­co hon­du­re­ño re­cla­man­do dis­cul­pas a Es­pa­ña por la con­duc­ta de al­guno de nues­tros su­per­vi­vien­tes en sus is­las. Ca­da vez que uno de los nues­tros sal­ta des­de el he­li­cóp­te­ro so­bre Ca­yo Co­chi­nos, me sien­to mal por esas aguas in­va­di­das. Por ese im­pac­to me­dioam­bien­tal. Pe­ro ese ma­les­tar em­pe­que­ñe­ce cuan­do ima­gino ese mo­men­to en el que Pan­to­ja se arro­je al va­cío. ¡Eso sí que po­dría al­te­rar la ór­bi­ta gra­vi­ta­to­ria de la Tie­rra pa­ra siem­pre!

El Bre­xit es in­fi­ni­to. Las cloa­cas del Es­ta­do ca­da vez más ex­ten­sas y su­cias. Los már­mo­les en la sa­la del Tri­bu­nal Su­pre­mo don­de se juz­ga el pró­ces, lu­cen ca­da vez­más pu­li­dos y lu­jo­sos. To­do pa­re­cía lle­var­nos al abis­mo cuan­do apa­re­cen el agu­je­ro ne­gro y el re­lan­za­mien­to de Pan­to­ja y to­do es pri­ma­ve­ra. Y ves­ti­dos en to­do ti­po de es­tam­pa­dos co­mo el de Paulina Ru­bio en la fi­nal de La Voz. Pe­ro exis­ten pun­tos ne­gros en­tre tan­ta fe­li­ci­dad. Hay una co­li­sión me­diá­ti­ca en­tre Alba Ca­rri­llo, la exes­po­sa más ague­rri­da de Es­pa­ña y Jo­sé Ra­món de la Mo­re­na. La es­tre­lla ra­dio­fó­ni­ca de­por­ti­va en­tre­vis­tó al por­te­ro del Real Ma­drid, Cour­tois que ne­gó cual­quier víncu­lo con Ca­rri­llo. De la Mo­re­na ca­li­fi­có, con re­tin­tín, a Alba de “se­ño­ri­ta” y aler­tó al fut­bo­lis­ta que ese ti­po de per­so­nas per­ju­di­can su ima­gen. Ca­rri­llo, que tie­ne una ima­gen lin­da pe­ro un ver­bo agrio, de­fi­nió al locutor co­mo un “ma­chis­to­rro tras­no­cha­do”. Mu­cha gen­te pre­fie­re no en­trar al tra­po con Ca­rri­llo pe­ro de la Mo­re­na, en­va­len­to­na­do, lo hi­zo. Le di­jo que aun­que era mona, eso lo per­de­ría “pe­ro la es­tu­pi­dez no. Te que­da po­qui­to tiem­po de ser mona pe­ro tu ce­re­bro de mona te va du­rar pa­ra siem­pre”, afir­mó. Qui­zás De La Mo­re­na de­bió que­dar­se ca­lla­do. Per­so­nas co­mo Ca­rri­llo sa­ben ali­men­tar­se de cual­quier pe­nal­ti y siem­pre tie­nen un vo­to ocul­to o un agu­je­ro ne­gro por don­de es­ca­par. No hay que caer en sus tram­pas. Ale­jar­se de ellas to­do lo po­si­ble. Y ce­le­brar que el re­tra­to del agu­je­ro ne­gro sea poe­sía, luz y no os­cu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.