“Soy la abue­la de los ni­ños sin pa­dres que han en­con­tra­do en Si­ria”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Es muy tem­prano en la re­dac­ción de EL PAÍS el vier­nes 5 de abril. Sue­na el te­lé­fono de la sec­ción de In­ter­na­cio­nal.

—Lla­mo —di­ce una mu­jer— por­que soy la abue­la de los ni­ños que ha­béis en­con­tra­do en Si­ria.

Un día an­tes, un re­por­ta­je re­ve­la­ba que tres mu­je­res es­pa­ño­las vi­vían re­te­ni­das en el cam­pa­men­to si­rio de Al Hol, ad­mi­nis­tra­do por mi­li­cias kur­das. Las tres, Yo­lan­da Mar­tí­nez, Lu­na Fer­nán­dez y Lub­na Mi­lu­di, ha­bían si­do eva­cua­das des­de Ba­guz, el úl­ti­mo en­cla­ve si­rio del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, en sus si­glas en in­glés).

—Soy la abue­la de los ni­ños que cui­da Lu­na Fer­nán­dez.

En efec­to. Lu­na, de 32 años, re­la­tó a es­te dia­rio des­de Al Hol que te­nía cua­tro hi­jos pro­pios y que cui­da­ba otros cua­tro de una pa­re­ja que ha­bía per­di­do la vi­da re­cien­te­men­te en la gue­rra. La ma­dre bio­ló­gi­ca de aque­llos cua­tro ni­ños ya huér­fa­nos se lla­ma­ba Han­na­ne.

—Son los hi­jos de mi hi­jo Moha­med —di­ce la abue­la por te­lé­fono—. Sé que él ya mu­rió, pe­ro re­cu­pe­rar a mis nie­tos se­ría lo úni­co que me po­dría qui­tar el do­lor.

Ha­fi­da Da­dach, la abue­la, de 54 años, ma­rro­quí re­si­den­te en Ma­drid, en el ba­rrio de Mo­ra­ta­laz, es du­ra. Lle­va vi­vien­do en ese ba­rrio 25 años. Cuen­ta con en­te­re­za las co­sas, ese dra­má­ti­co via­je de su hi­jo Moha­med el Ou­ria­chi a la muer­te. Ella quie­re a los ni­ños de vuel­ta. Ha re­co­no­ci­do al ma­yor de ellos en un ví­deo gra­ba­do por los kur­dos en el nor­te de Si­ria. En ca­da char­la re­pi­te: “Moha­med, mi hi­jo, ya mu­rió y re­cu­pe­rar a mis nie­tos…” Ahí se de­rrum­ba y llo­ra. Son Sal­man, de sie­te años, Fa­ris, de seis años e Isaac, de cin­co años. El cuar­to her­mano, Daoud, de so­lo dos años, no es hi­jo de Moha­med, pe­ro sí de Han­na­ne, la mu­jer con la que es­te par­tió rum­bo a la fron­te­ra tur­co-si­ria. Un pe­que­ño lío fa­mi­liar muy de ca­li­fa­to: Moha­med via­ja des­de Ma­rrue­cos a Si­ria jun­to a su mu­jer, Han­na­ne, a fi­na­les de 2014. Cua­tro me­ses des­pués, él mue­re. Ella si­gue con vi­da y se ca­sa con otro hom­bre con el que ten­dría a Daoud. Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos me­ses, Ha­na­ne y su es­po­so tam­bién mue­ren y Lu­na Fer­nán­dez, que tie­ne ya cua­tro hi­jos pro­pios, se que­da a car­go de los cua­tro huér­fa­nos.

“Aho­ra su­fro por ellos ca­da día: no tie­nen sa­lud, ali­men­tos, hi­gie­ne… ¿Tú crees que ven­drán pron­to?”, se­ña­la Ha­fi­da, ya du­ran­te una en­tre­vis­ta en su ca­sa de Mo­ra­ta­laz.

So­bre la me­sa del sa­lón, con un si­llón enor­me que ro­dea la ha­bi­ta­ción al es­ti­lo ára­be, y con una luz rompe­dora que en­tra des­de la pla­zo­le­ta de aba­jo, Ha­fi­da en­se­ña co­sas de Moha­med: un car­né jo­ven, una fo­to en la que apa­re­cen ma­dre e hi­jo, ella co­mo au­sen­te y él, ado­les­cen­te, ti­ra­do en una si­lla y rien­do a la cá­ma­ra; una an­ti­gua fo­to ta­ma­ño car­né de Sal­man, el ma­yor de sus nie­tos. Es­ta fo­to la en­con­tró cuan­do vi­si­tó en ju­lio de 2015 la ca­sa fa­mi­liar en Me­dik, ciu­dad cos­te­ra ma­rro­quí a me­dio ca­mino en­tre Ceu­ta y Te­tuán, cuan­do ya sa­bía que su hi­jo Moha­med ha­bía muer­to “ha­cien­do la yihad” en Si­ria. A Ha­fi­da le dio por ai­rear el col­chón en el que dor­mía Moha­med en esa ca­sa. Al dar­le la vuel­ta en­con­tró un cua­derno en el que el jo­ven lo con­ta­ba ca­si to­do. Re­la­ta­ba có­mo iba a ser su via­je a Si­ria, sus es­ca­las en Ca­sa­blan­ca y Tur­quía; có­mo de­bía ir ves­ti­do pa­ra lle­gar a tie­rras del ca­li­fa­to; qué le fal­ta­ba por ha­cer an­tes de par­tir, co­mo ven­der unos te­rre­nos a su ma­dre o com­prar­le una mo­to al pa­dre. Ha­fi­da le per­dió el ras­tro en di­ciem­bre de 2014. Con 26 años se es­fu­mó jun­to a su­mu­jer, Han­na­ne Draoui, de 22 años y em­ba­ra­za­da, y los dos pri­me­ros hi­jos de la pa­re­ja, ceu­tíes de na­ci­mien­to. En la ca­sa de Me­dik, Moha­med de­jó más co­sas que su ma­dre en­con­tró: el li­bro de fa­mi­lia, las tar­je­tas sa­ni­ta­rias es­pa­ño­las de sus hi­jos, Sal­man y Fa­ris y, por úl­ti­mo, una ho­ja con in­for­ma­ción de los 15 días de va­ca­cio­nes que ha­bía so­li­ci­ta­do a fi­na­les de aquel año 2014. Nun­ca vol­vió al tra­ba­jo, cla­ro. “Era muy in­te­li­gen­te”, di­ce Ha­fi­da. “Sa­bía lo que le po­día pa­sar y que re­cla­ma­ría a mis nie­tos. Por eso de­jó las tar­je­tas”. Así fue.

La de sol­da­do yiha­dis­ta fue so­lo una de las vi­das que vi­vió Moha­med, na­ci­do en el hos­pi­tal de la Paz, en el ba­rrio del Pi­lar, el 3 de­mar­zo de 1988. Hu­bo otra an­te­rior, que tam­bién aca­bó muy mal, que tam­bién sa­lió en los pe­rió­di­cos.

Se sa­có el gra­dua­do es­co­lar en el Ins­ti­tu­to Ma­ria­na Pi­ne­da, en Mo­ra­ta­laz. Em­pe­zó a tra­ba­jar en una em­pre­sa de pla­dur a la vez que es­tu­dia­ba pa­ra ser po­li­cía. De tan­to en tan­to iba de ve­ra­neo a la ca­sa fa­mi­liar de Me­dik. Allí se fi­jó en una chi­ca que prac­ti­ca­ba atle­tis­mo. “Era ru­bia,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.