La he­ri­da del pa­sa­do fas­cis­ta aún sangra en Croa­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En es­ta pra­de­ra don­de so­lo se oye el azo­te del vien­to y el mur­mu­llo del río Sava, que se­pa­ra Croa­cia y Bos­nia, al me­nos 83.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das en la Se­gun­da Gue­rra Mundial por los us­tas­ha, los alia­dos croa­tas de los na­zis, en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ja­se­no­vac que aquí se al­za­ba. Croa­cia ho­me­na­jeó ayer a las víc­ti­mas, pe­ro, por cuar­to año con­se­cu­ti­vo, lo hi­zo sin ape­nas presencia de quien las re­pre­sen­te. Ser­bios, ju­díos y an­ti­fas­cis­tas boi­co­tean la ce­re­mo­nia por el cre­cien­te re­vi­sio­nis­mo de aque­llos años os­cu­ros y ce­le­bran dos días an­tes una ex­tra­ofi­cial a la que tam­bién acu­den los ro­ma­níes. Dos ac­tos pa­ra una me­mo­ria do­lo­ro­sa so­bre la que pe­san de­ma­sia­dos “sí, pe­ro...”.

Una gran es­cul­tu­ra en for­ma de flor do­mi­na un es­pa­cio en el que los pre­sos eran obli­ga­dos a ca­var una fo­sa pa­ra de­go­llar­les, dis­pa­rar­les o ti­rar­les al agu­je­ro de un mar­ti­lla­zo en la ca­be­za. El com­ple­jo fue des­trui­do y la di­so­nan­cia en­tre el es­pa­cio va­cío de hoy y el ho­rror de ha­ce ocho dé­ca­das pa­re­ce una me­tá­fo­ra so­bre la di­fi­cul­tad del país pa­ra li­diar con su pa­sa­do. Ape­nas 16.000 per­so­nas lo vi­si­ta­ron en 2018.

El cálcu­lo de los muer­tos es­tá muy po­li­ti­za­do. Ac­tual­men­te hay 83.145 iden­ti­fi­ca­dos (20.000 me­no­res de 14 años). Ca­si la mi­tad eran ser­bios y un cuar­to, ju­díos y ro­ma­níes. El res­to, an­ti­fas­cis­tas y otros re­clu­sos po­lí­ti­cos.

La des­apa­ri­ción del com­ple­jo y la au­sen­cia de una ci­fra ce­rra­da de muer­tos han ali­men­ta­do las va­rio­pin­tas te­sis ne­ga­cio­nis­tas que han lle­va­do al De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE UU y al Con­se­jo de Eu­ro­pa a mos­trar su preo­cu­pa­ción. El Pro­yec­to de Re­cuer­do del Ho­lo­caus­to sa­có “tar­je­ta ro­ja” al país el pa­sa­do enero por sus ni­ve­les de re­vi­sio­nis­mo, en­tre los cua­tro ma­yo­res de la UE.

“El ca­so croa­ta es muy com­ple­jo. No quie­re ser co­no­ci­do co­mo un país que nie­gue o re­vi­se el Ho­lo­caus­to, pe­ro no pue­de asu­mir lo que pa­só en la Se­gun­da Gue­rra Mundial. Es muy di­fí­cil en­con­trar gen­te com­ple­ta­men­te inequí­vo­ca. Es siem­pre un ‘sí, los us­tas­ha fue­ron ho­rri­bles, pe­ro…’ El re­vi­sio­nis­mo no es tan ex­plí­ci­to co­mo en Ucra­nia o Po­lo­nia, pe­ro es­tá ahí, es mains­tream”, ase­gu­ra el his­to­ria­dor Rory Yeo­mans, del Ins­ti­tu­te for Ad­van­ced Study de Prin­ce­ton. Hr­vo­je Kla­sic, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Za­greb, cree que “se ha vuel­to nor­mal de­cir Za dom Sprem­ni [“Por la pa­tria, lis­tos”, el sa­lu­do us­tas­ha]. En Ale­ma­nia, tras 1945, es­ta­ba muy cla­ro qué per­so­nas y sím­bo­los es­ta­ban prohi­bi­dos, En Yu­gos­la­via no hi­zo fal­ta. Era una zo­na gris aún hoy uti­li­za­da”, se­ña­la.

El boi­co­teo a la ce­re­mo­nia ofi­cial co­men­zó en 2016, año en que sa­lió a la ven­ta el en­sa­yo Ja­se­no­vac, cam­po de tra­ba­jo, y su au­tor fue en­tre­vis­ta­do en la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Ese año fue eri­gi­da jun­to al an­ti­guo cam­po una pla­ca con el sa­lu­do us­tas­ha, hoy re­ubi­ca­da, en re­cuer­do de com­ba­tien­tes de la gue­rra de los no­ven­ta. En 2013, un fut­bo­lis­ta croa­ta gri­tó el ini­cio del sa­lu­do des­de el cam­po. “¡Lis­tos!”, res­pon­die­ron mi­les de afi­cio­na­dos. Fue mul­ta­do y san­cio­na­do.

La pre­si­den­ta, Ko­lin­da Gra­ba­rKi­ta­ro­vic, ha con­de­na­do va­rias ve­ces las ma­sa­cres y acu­de ca­da año por su cuen­ta a Ja­se­no­vac, la úl­ti­ma an­tea­yer, pe­ro ha sor­pren­di­do al ca­li­fi­car Za dom Sprem­ni de “an­ti­guo sa­lu­do croa­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.