Dispu­ta le­gal por 10.000 obras de ar­te de seis ca­jas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­tri­mo­nio su­ma unas 10.000 pie­zas ar­tís­ti­cas y 29 inmuebles. Y con­tem­pla una de­ce­na de­mue­bles del si­glo XVIII, 19 pia­nos de co­la, mu­chas pie­zas de co­lec­cio­nis­ta co­mo un dic­cio­na­rio de ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XVI pu­bli­ca­do en To­le­do, o el óleo La Co­cot­te, con­ce­bi­do por uno de los prin­ci­pa­les re­tra­tis­tas es­pa­ño­les del si­glo XIX Fe­de­ri­co de Ma­dra­zo. Por no ha­blar de los óleos de Joa­quín So­ro­lla Pai­sa­je en gris y Pai­sa­je de río, cu­ya va­lo­ra­ción su­pera los 1,5 mi­llo­nes. Tam­bién hay pie­zas de An­to­nio Tà­pies y di­bu­jos deAl­ber­ti. En to­tal: un le­ga­do con un va­lor de mer­ca­do de, al me­nos, 100 mi­llo­nes de eu­ros.

La Fun­da­ción Obra Social Ca­ja Cas­ti­lla-León (Fun­dos) ha de­nun­cia­do en los tri­bu­na­les el pre­sun­to “ex­po­lio” de par­te del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co acu­mu­la­do en el úl­ti­mo si­glo por las ex­tin­tas ca­jas de aho­rros de Pa­len­cia, León, Va­lla­do­lid, Za­mo­ra, Sa­la­man­ca y So­ria, se­gún una de­man­da a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS. os re­cien­tes en­re­dos de Pa­blo Ca­sa­do so­bre el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (SMI) re­fle­jan lo ale­ja­do que es­tá el lí­der del PP del mun­do del tra­ba­jo y del de­ba­te eu­ro­peo. Com­pro­me­ter­se a su­bir­lo a 850 eu­ros al mes en 2020 cuan­do des­de enero es­tán vi­gen­tes los 900 po­dría ser un des­pis­te. Pe­ro es­cu­dar­se en que se han fal­sea­do sus pa­la­bras, gra­ba­das y am­plia­men­te re­pro­du­ci­das, y no acla­rar su pro­pues­ta re­ve­lan que no hu­bo tal equi­vo­ca­ción y que el re­cor­te sa­la­rial es una de sus op­cio­nes.

Es­ta or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro, que ges­tio­na el pa­tri­mo­nio de las an­ti­guas ca­jas, sos­tie­ne que Uni­ca­ja Ban­co se ha apro­pia­do de mi­les de cua­dros, di­bu­jos, li­bros y mue­bles his­tó­ri­cos pro­ce­den­tes de los ar­chi­vos de la des­apa­re­ci­da Ca­ja Es­pa­ña-Due­ro, sur­gi­da de la fu­sión de las seis an­ti­guas en­ti­da­des re­gio­na­les. El juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 9 de León in­ves­ti­ga el ca­so.

El li­ti­gio en­car­na la pri­me­ra re­frie­ga de una fun­da­ción con­tra un ban­co a cuen­ta de un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral mi­llo­na­rio, el más va­lio­so no ecle­siás­ti­co de Cas­ti­lla y León. Pa­ra en­ten­der es­ta his­to­ria hay que re­mon­tar­se a la cri­sis, en 2010. El sec­tor fi­nan­cie­ro, es­po­lea­do por el Ban­co de Es­pa­ña, en­ca­ra un vía cru­cis de fu­sio­nes y ab­sor­cio­nes. Ca­ja Es­pa­ña se fu­sio­na con Ca­ja Due­ro. Y el re­sul­tan­te tras­pa­sa por in­di­ca­ción del su­per­vi­sor su ne­go­cio a una nueva ins­ti­tu­ción, Ban­co Ceiss. Uni­ca­ja Ban­co ad­quie­re en 2014 es­te úl­ti­mo. Y ahí arran­ca la dispu­ta.

La cues­tión de fon­do es que la trans­for­ma­ción que vi­ve la eco­no­mía es­tá ge­ne­ran­do una pér­di­da de po­der de ne­go­cia­ción de los tra­ba­ja­do­res que se tra­du­ce en una de­va­lua­ción ge­ne­ra­li­za­da de suel­dos. An­te es­ta co­yun­tu­ra, el es­ta­ble­ci­mien­to y me­jo­ra de los sa­la­rios mí­ni­mos se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad pa­ra ase­gu­rar unos in­gre­sos­mí­ni­mos vi­ta­les a un cre­cien­te nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res. En Eu­ro­pa lo tie­nen cla­ro. Hu­ber­tus Heil, mi­nis­tro de Tra­ba­jo y Asun­tos So­cia­les de Ale­ma­nia, ha se­ña­la­do que “la crea­ción de un­mar­co le­gal eu­ro­peo pa­ra sa­la­rios y ren­tas mí­ni­mos se­rá una de las prio­ri­da­des de la pre­si­den­cia ale­ma­na de la UE en la se­gun­da mi­tad de 2020”.

Por su par­te, el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, en su re­fe­ren­cial discurso en la Sor­bo­na ya anun­ció su pro­pó­si­to de es­ta­ble­cer un sa­la­rio mí­ni­mo eu­ro­peo pa­ra lu­char con­tra la com­pe­ten­cia des­leal en­tre paí­ses. Se tra­ta­ría de de­fi­nir “un sa­la­rio mí­ni­mo adap­ta­do a la reali­dad eco­nó­mi­ca de ca­da país, que de­be­ría en­trar pro­gre­si­va­men­te en la ló­gi­ca de ha­cer­los con­ver­ger”. La Con­fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Sin­di­ca­tos pre­ci­sa que los sa­la­rios mí­ni­mos de­be­rían ser el 60% de los sa­la­rios­me­dios, lo mis­mo que pro­pug­na la Carta Social Eu­ro­pea. En Es­pa­ña, los so­cia­lis­tas plan­tean apli­car es­te cri­te­rio que sig­ni­fi­ca­ría 1.126 eu­ros al mes, y Uni­das Po­de­mos fi­ja en 1.200 eu­ros el ob­je­ti­vo pa­ra la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra.

En la cues­tión del sa­la­rio mí­ni­mo hay mu­cha ideo­lo­gía, pe­ro tam­bién es­tu­dios ri­gu­ro­sos que cues­tio­nan al­gu­nos prin­ci­pios de eco­no­mía co­mo que un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo re­du­ce siem­pre el em­pleo. El pa­sa­do mes fa­lle­ció el eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se Alan Krue­ger, cu­yas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el sa­la­rio mí­ni­mo han su­pues­to un cam­bio ra­di­cal de las ideas es­ta­ble­ci­das. La la­bor de Krue­ger, ba­sa­da en sus am­plios co­no­ci­mien­tos es­ta­dís­ti­cos y el uso de da­tos pro­pios, ha si­do elo­gia­da por des­ta­ca­dos me­dios in­ter­na­cio­na­les co­mo The Eco­no­mist, Fi­nan­cial Ti­mes, Le Mon­de o es­te diario.

Cli­ment Quin­ta­na-Do­me­que, exalumno de Krue­ger y ca­te­drá­ti­co en Exe­ter, ha des­ta­ca­do la re­le­van­cia de los tra­ba­jos de Krue­ger jun­to a Da­vid Card so­bre el sa­la­rio mí­ni­mo. Quin­ta­na-Do­me­que ex­pli­ca en Na­da es gra­tis que las in­ves­ti­ga­cio­nes de am­bos eco­no­mis­tas re­ve­la­ron que el in­cre­men­to en el sa­la­rio mí­ni­mo no se tra­du­jo en una re­duc­ción del em­pleo. Y sub­ra­ya que es­tos tra­ba­jos han in­flui­do cla­ra­men­te las pos­te­rio­res ex­pan­sio­nes del SMI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.