El ros­tro más ul­tra del país nór­di­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los po­pu­lis­tas de ul­tra­de­re­cha se que­da­ron el do­min­go a las puer­tas de ga­nar las elec­cio­nes en Fin­lan­dia. Jus­si Ha­lla-aho (Tam­pe­re, 47 años), lí­der de Ver­da­de­ros Fin­lan­de­ses (VF) y con un his­to­rial de al­ter­ca­dos con la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na y los in­mi­gran­tes, se ha con­ver­ti­do en el pro­ta­go­nis­ta de to­das las con­ver­sa­cio­nes en el país nór­di­co.

Ha­lla-aho, doc­tor en len­gua y cul­tu­ra eslava, es un hom­bre se­co, re­ser­va­do, con­mi­ra­da des­con­fia­da, pe­ro que ha sa­bi­do ca­na­li­zar la ra­bia de mu­chos en Fin­lan­dia, un país que no con­si­gue re­mon­tar de su par­ti­cu­lar cri­sis eco­nó­mi­ca, que cre­ce un 1,7% y ha su­fri­do cua­tro años de aus­te­ri­dad que han da­ña­do es­pe­cial­men­te al sis­te­ma sa­ni­ta­rio y edu­ca­ti­vo. Ha si­do el au­men­to de la de­sigual­dad, pe­ro tam­bién su dis­cur­so xe­nó­fo­bo, los que han au­pa­do a Ha­lla-aho al se­gun­do lu­gar, es­pe­cial­men­te gra­cias al vo­to mas­cu­lino.

Markk Jo­ki­si­pi­lä, del Cen­tro de Es­tu­dios Par­la­men­ta­rios de la Uni­ver­si­dad de Tur­ku y pro­fe­sor de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea, ase­gu­ra que el lí­der xe­nó­fo­bo es “muy ra­cio­nal” y que es “di­fí­cil” ga­nar­le en los de­ba­tes, es­pe­cial­men­te en los te­mas que do­mi­na, co­mo la in­mi­gra­ción. Ha­ce sie­te años, Ha­lla-aho fue con­de­na­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo fin­lan­dés a pa­gar 400 eu­ros por in­te­rrum­pir un ser­vi­cio re­li­gio­so y por otros al­ter­ca­dos con mu­sul­ma­nes. El do­min­go, so­lo 6.000 vo­tos le se­pa­ra­ron de la vic­to­ria fren­te a los so­cial­de­mó­cra­tas. Du­ran­te los úl­ti­mos años, es­te pa­dre de tres hi­jos ha si­do eu­ro­par­la­men­ta­rio del gru­po eu­ró­fo­bo de los Con­ser­va­do­res y Re­for­mis­tas, y ha li­de­ra­do a VF des­de que en ju­nio de 2017 se di­vi­die­ran en dos y sa­lie­ran del Go­bierno.

Pe­ro ha si­do fue­ra del Eje­cu­ti­vo, don­de abun­dan las pro­me­sas fren­te a la ren­di­ción de cuen­tas, don­de ha en­con­tra­do el te­rreno fér­til pa­ra co­se­char 39 dipu­tados —el par­ti­do ga­na­dor tie­ne 40— en un Edus­kun­ta (Par­la­men­to fin­lan­dés) de 200 es­ca­ños y al­tí­si­ma­men­te frag­men­ta­do, ya que nin­gu­na fuer­za lle­ga al 20%.

Ha­lla-aho ha si­do es­pe­cial­men­te crí­ti­co con los Ver­des y las po­lí­ti­cas pa­ra fre­nar el ca­len­ta­mien­to glo­bal. “Es­toy a fa­vor de unas po­lí­ti­cas cli­má­ti­cas mo­de­ra­das”, di­jo el pa­sa­do mar­tes a es­te pe­rió­di­co. Con­si­de­ra que hay “alar­mis­mo” en la so­cie­dad res­pec­to al cam­bio cli­má­ti­co y ase­gu­ra que los desafíos im­por­tan­tes son otros. Ver­da­de­ros Fin­lan­de­ses ha si­do el úni­co par­ti­do que no ha in­clui­do la cues­tión cli­má­ti­ca en su pro­gra­ma elec­to­ral. Se opu­so tam­bién a dar pa­sos pa­ra que el país se con­vier­ta en uno li­bre de car­bón pa­ra 2035, un com­pro­mi­so que asu­mie­ron el res­to de fuer­zas a am­bos la­dos del es­pec­tro po­lí­ti­co por pri­me­ra vez en la his­to­ria.

El ca­pi­tán del se­gun­do par­ti­do en Fin­lan­dia se­rá di­fí­cil de es­qui­var en un país con una pro­fun­da tra­di­ción de coa­li­cio­nes y que ha evi­ta­do, al con­tra­rio que en Sue­cia, los cor­do­nes sa­ni­ta­rios. Ma­ria Bäck, de la Uni­ver­si­dad Abo Aka­de­mi de Tur­ku, cree que aho­ra “los po­lí­ti­cos de siem­pre tie­nen que pen­sar qué ha­cer y de­ci­dir si quie­ren o no coope­rar con los Ver­da­de­ros Fin­lan­de­ses”. Pe­ro las ideas an­tin­mi­gra­ción de Ha­llaaho “han ido de­ma­sia­do le­jos” pa­ra cual­quier par­ti­do, sos­tie­ne el pro­fe­sor Jo­ki­si­pi­lä, in­clu­so pa­ra sus ex­so­cios con­ser­va­do­res de Coa­li­ción Na­cio­nal, con quie­nes, sin em­bar­go, sí com­par­te la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.