La vi­da con 1,5 mi­llo­nes de ba­rri­les de cru­do me­nos al día

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pre­ca­rie­dad

men­to del Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros en Nue­va York.

El anun­cio es el úl­ti­mo en una lar­ga lis­ta de en­ti­da­des mul­ta­das du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da por no res­pe­tar el ré­gi­men de san­cio­nes y que ha de­ri­va­do en pa­gos que su­pe­ran los 14.000 mi­llo­nes. La se­ma­na pa­sa­da, la bri­tá­ni­ca Stan­dard Char­te­red acor­dó abo­nar 1.000 mi­llo­nes.

Was­hing­ton re­cuer­da que, en el ca­so de Irán, el pro­gra­ma de san­cio­nes es­tá pen­sa­do pa­ra “evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va y el te­rro­ris­mo glo­bal”. UniC­re­dit utilizó ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras en EE UU co­mo in­ter­me­dia­rias pa­ra ocul­tar el ori­gen de las transac­cio­nes. Con el pac­to ex­tra­ju­di­cial anun­cia­do, el ban­co evi­ta que el ca­so va­ya a jui­cio. plo­má­ti­co oc­ci­den­tal que es­tu­dió en es­te país en una épo­ca muy dis­tin­ta.

To­da­vía se pro­du­cen in­ci­den­tes y de­ten­cio­nes, co­mo prue­ban los ví­deos de de­nun­cia que di­fun­de la ac­ti­vis­ta Ma­sih Ali­ne­jad. Pe­ro en el te­rreno so­cial, la at­mós­fe­ra se ha re­la­ja­do, al me­nos en la ca­pi­tal, don­de vi­ve una quin­ta par­te de los 82 mi­llo­nes de ira­níes.

“El pa­ñue­lo no es nues­tro prin­ci­pal pro­ble­ma”, se que­ja Q., una pu­bli­cis­ta de 27 años que pre­fe­ri­ría no te­ner que lle­var­lo. “No po­de­mos ser no­so­tros mis­mos sal­vo que es­te­mos en ca­sa Tam­po­co la em­po­bre­ci­da cla­se me­dia pa­re­ce dis­pues­ta a pre­sen­tar ba­ta­lla an­te el de­te­rio­ro de su ni­vel de vi­da. “En mi em­pre­sa, he­mos pa­sa­do de co­brar el equi­va­len­te a ca­si 1.000 eu­ros a 300 eu­ros, pe­ro la gen­te ya ni si­quie­ra re­cla­ma un au­men­to. Se con­for­ma con co­brar a fi­nal de mes y si al­guien se que­ja, el je­fe le se­ña­la la puer­ta”, ma­ni­fies­ta un tra­duc­tor ju­ra­do. Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les ad­mi­ten un 12% de pa­ro (28% en­tre los jó­ve­nes y 40% en­tre los re­cién li­cen­cia­dos), pe­ro no re­fle­jan la pre­ca­rie­dad y ba­ja ca­li­dad de mu­chos tra­ba­jos.

Ade­más, la re­pre­sión de las pro­tes­tas de 2009 y el caos que han vis­to en al­gu­nos paí­ses ve­ci­nos tras la pri­ma­ve­ra ára­be les han va­cu­na­do con­tra las re­vuel­tas ca­lle­je­ras. A ma­las, pre­fie­ren emi­grar, aun­que ca­da vez hay me­nos puer­tas abier­tas. “Los eu­ro­peos dan vi­sa­dos con cuen­ta­go­tas y yo lle­vo cua­tro años sin ver a mis pa­dres, que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos, de­bi­do a la ley an­tin­mi­gra­ción”, apun­ta por su par­te una di­se­ña­do­ra grá­fi­ca.

El es­la­bón más dé­bil se en­cuen­tra en el otro ex­tre­mo del es­pec­tro, en­tre las cla­ses­mo­des­tas de pro­vin­cias, co­mo se evi­den­ció el año pa­sa­do con las pro­tes­tas que se pro­du­je­ron por to­do el país. “El ré­gi­men res­pon­dió con as­tu­cia, evi­tan­do de­ten­cio­nes ma­si­vas y to­man­do al­gu­nas me­di­das eco­nó­mi­cas”, se­ña­la un ana­lis­ta que ve pre­ci­sa­men­te el ries­go en esas zo­nas ru­ra­les. “Has­ta el mo­men­to han fre­na­do el des­con­ten­to con sub­si­dios; el com­bus­ti­ble, el po­llo, el arroz o el pan no han subido de pre­cio, y a esa gen­te los vai­ve­nes de las di­vi­sas no les afec­tan”, aña­de. Aho­ra, la des­truc­ción cau­sa­da por las re­cien­tes inun­da­cio­nes, so­bre to­do en el sur de Irán, es­tá po­nien­do a prue­ba la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del ré­gi­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.