Ru­sia sí re­pa­tria a las fa­mi­lias del ISIS

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En pri­sión

lliott Abrams es el en­via­do es­pe­cial de la Ca­sa Blan­ca pa­ra Ve­ne­zue­la, es de­cir, el lu­gar­te­nien­te de Trump pa­ra los asun­tos ve­ne­zo­la­nos. No es la pri­me­ra vez que se en­car­ga de lle­var la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia a La­ti­noa­mé­ri­ca. Vea­mos uno de sus an­te­ce­den­tes. En­tre el 10 y el 12 de di­ciem­bre de 1981, mi­les de sol­da­dos del Ejér­ci­to sal­va­do­re­ño, en­tre­na­do por Es­ta­dos Uni­dos, lan­za­ron la lla­ma­da Ope­ra­ción Res­ca­te en el es­te de El Sal­va­dor con­tra la gue­rri­lla del Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí pa­ra la Li­be­ra­ción Na­cio­nal.

Du­ran­te la ofen­si­va del Ba­ta­llón Atla­catl se pro­du­jo la ma­tan­za de El Mo­zo­te, en la cual 986 ci­vi­les, la mi­tad ni­ños y ni­ñas me­no­res de diez años, fue­ron ase­si­na­dos. Fue la más re­le­van­te de las car­ni­ce­rías cen­troa­me­ri­ca­nas, pe­ro no la úni­ca. Era la po­lí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da y es­cua­dro­nes de la muer­te de los re­gí­me­nes mi­li­ta­res. Aquel ho­rror fue re­cor­da­do el pa­sa­do 13 de fe­bre­ro en una au­dien­cia del Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano pa­ra in­ter­pe­lar a Abrams tras su de­sig­na­ción, el 25 de enero, co­mo en­via­do es­pe­cial del pre­si­den­te a Ve­ne­zue­la.

En 1982 ha­bía tes­ti­fi­ca­do an­te la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do so­bre la po­lí­ti­ca de EE UU en El Sal­va­dor. Lo hi­zo co­mo sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do de De­re­chos Hu­ma­nos del re­pu­bli­cano Ro­nald Rea­gan. En­ton­ces re­cha­zó co­mo pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta un in­for­me so­bre las sal­va­ja­das de El Mo­zo­te. Al­gu­nos sol­da­dos se jac­ta­ron de ha­ber vio­la­do a ni­ñas de 12 años an­tes de ase­si­nar­las en un ce­rro.

“Us­ted di­jo que la po­lí­ti­ca de EE UU en El Sal­va­dor fue un lo­gro fa­bu­lo­so. ¿To­da­vía cree que fue así?”, le in­te­rro­gó en fe­bre­ro Il­han Omar, con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta por Min­ne­so­ta, de ori­gen so­ma­lí y pri­me­ra mu­sul­ma­na que lo­gra un es­ca­ño en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Ha­ce 37 años, res­pon­dió que des­de el día en que el pre­si­den­te Jo­sé Na­po­león Duar­te fue ele­gi­do en una elec­ción li­bre (1984), has­ta hoy, El Sal­va­dor ha si­do una de­mo­cra­cia. “Ese es un lo­gro fa­bu­lo­so”. El fan­tás­ti­co re­sul­ta­do in­clu­yó El pro­gra­ma de re­torno con el que vol­vie­ron Aba­ká­ro­va y sus hi­jos no ad­mi­te hom­bres, pe­ro dis­tin­tos ana­lis­tas cal­cu­lan que unos 500 yiha­dis­tas ru­sos del ISIS han vuel­to de Si­ria. La ma­yo­ría es­tán en pri­sión, aun­que tam­bién hay ca­sos de hom­bres que fir­ma­ron una con­fe­sión de arre­pen­ti­mien­to y es­tán en ca­sa, ase­gu­ra Se­vil No­vru­zo­va, miem­bro del Con­se­jo an­ti­te­rro­ris­ta de Da­gues­tán. De he­cho, es­ta abo­ga­da ase­gu­ra que ha ayu­da­do a vol­ver a va­rios. “Son gen­te que se dio cuen­ta de que no va a ha­ber nin­gún ca­li­fa­to sino pu­ra bar­ba­ri­dad”, di­ce. Se les so­me­te a una ex­ten­sa vi­gi­lan­cia y son sus­cep­ti­bles de ir a pri­sión más ade­lan­te. Son ca­sos ex­tre­ma­da­men­te po­lé­mi­cos.

Los ana­lis­tas sos­tie­nen que con los pla­nes de re­torno, Ru­sia pre­fie­re te­ner a los me­no­res y las mu­je­res en su te­rri­to­rio que afron­tar la ra­di­ca­li­za­ción de sus na­cio­na­les en el ex­tran­je­ro, pe­ro su vuel­ta se ha con­ver­ti­do en al­go con­tro­ver­ti­do. “No es un se­cre­to que esas mu­je­res, e in­clu­so los ni­ños, son uti­li­za­dos co­mo re­clu­ta­do­res, ata­can­tes sui­ci­das, pa­ra per­pe­trar ata­ques”, di­jo en no­viem­bre el di­rec­tor del Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad (FSB), Ale­xan­der Bot­ni­kov. Sus fa­mi­lias en Ru­sia han re­cla­ma­do a la Ad­mi­nis­tra­ción que ayu­de a re­tor­nar a 1.780 mu­je­res y ni­ños ru­sos que si­guen en Si­ria e Irak. una ma­tan­za de la que EE UU fue co­rres­pon­sa­ble, acu­só la par­la­men­ta­ria. Una impu­tación an­ti­pa­trió­ti­ca que Abrams op­tó por no res­pon­der. A con­ti­nua­ción, Ve­ne­zue­la. “¿Apo­ya­ría a una fac­ción ar­ma­da den­tro de Ve­ne­zue­la que se in­vo­lu­cre en crí­me­nes de gue­rra, de le­sa hu­ma­ni­dad o ge­no­ci­dio si cree que es­ta­ban sir­vien­do a in­tere­ses de EE UU, co­mo lo hi­zo en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua?”. Nue­va im­per­ti­nen­cia an­ti­ame­ri­ca­na.

In­for­mes des­cla­si­fi­ca­dos de­mos­tra­ron que el sub­se­cre­ta­rio es­ta­ba al tan­to de lo su­ce­di­do en El Mo­zo­te y lo ocul­tó de­li­be­ra­da­men­te al Se­na­do. So­lo en 2012, el pre­si­den­te de El Sal­va­dor Mau­ri­cio Fu­nes pi­dió per­dón en nom­bre del Es­ta­do tras una con­de­na de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. Ve­ne­zue­la no es una de­mo­cra­cia, ni Ma­du­ro cree en ella, pe­ro su li­be­ra­ción por de­mó­cra­tas co­mo Abrams da mu­cho mie­do aun asu­mien­do que Dios es­cri­be rec­to con ren­glo­nes tor­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.