“No hay tres de­re­chas: hay una so­la que ac­túa co­mo blo­que”, avi­sa el pre­si­den­te

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

gun­te si el lí­der de Vox ha sin­to­ni­za­do con el zeit­geist —el es­pí­ri­tu de nues­tro tiem­po— o se li­mi­ta a co­nec­tar con lo más an­ces­tral de Es­pa­ña. No es­tá cla­ro cuál de esas dos op­cio­nes es peor que la otra.

Sán­chez era ayer el hom­bre del día. El pú­bli­co le re­ci­bió con aplau­sos a la es­pe­ra de un dis­cur­so ce­ñi­do, co­mo di­cen de los to­re­ros que se arri­man. Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio abo­mi­na­ba de los mí­ti­nes elec­to­ra­les: ase­gu­ra­ba que el pú­bli­co de los to­ros era el res­pe­ta­ble por­que po­día aplau­dir pe­ro tam­bién abu­chear, mien­tras que en un mi­tin so­lo ca­be la acla­ma­ción uná­ni­me. El lí­der del PSOE se li­mi­tó a ha­cer lo que se es­pe­ra de él: lan­zó pro­pues­tas so­bre dependencia, pen­sio­nes y gas­to so­cial. Se de­di­có, en fin, a las va­ria­cio­nes po­lí­ti­cas del cuen­to de la le­che­ra: no di­jo una pa­la­bra de la des­ace­le­ra­ción que vie­ne o de las re­for­mas que Es­pa­ña ne­ce­si­ta. Arre­me­tió con­tra los ul­tras (“van de nue­vos, pe­ro siem­pre han exis­ti­do los Blas Piñar, que lue­go se unen al PP”). Y po­co más.

Le­ga­nés es­tá en el mis­mí­si­mo cen­tro geo­grá­fi­co de la pe­nín­su­la: al­go así, po­lí­ti­ca­men­te, es lo que vie­ne bus­can­do Pe­dro Sán­chez pa­ra el PSOE en es­tos tiem­pos de postureo y mam­pos­te­ría pa­la­bre­ra. “Vie­ne una cam­pa­ña su­cia, a la que se­gui­rá una le­gis­la­tu­ra su­cia”, va­ti­ci­na Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall, ex­mi­nis­tro de Fe­li­pe Gon­zá­lez y maes­tro del 99% de los po­li­tó­lo­gos que se es­tru­jan las me­nin­ges tra­tan­do de ver más allá del 28-A. “La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la pro­du­ce to­da­vía un ni­vel de ocu­rren­cias sin­gu­lar, co­mo si pre­ten­dié­ra­mos re­sol­ver pro­ble­mas ca­da vez más em­pon­zo­ña­dos a ba­se de re­ci­tar a co­ro opi­nio­nes con­tun­den­tes dé­bil­men­te ar­gu­men­ta­das”, sos­tie­ne Ma­ra­vall.

Con­tra el apo­ca­lip­sis —que ca­si siem­pre de­frau­da a sus pro­fe­tas—, los sa­bios de­fien­den el ar­te de ir ti­ran­do. Y fren­te a una cam­pa­ña inun­da­da de ex­tra­va­gan­cias (“Sán­chez se sien­ta a la me­sa con ase­si­nos, vio­la­do­res y pe­de­ras­tas”, di­jo el can­di­da­to del PP en Huel­va), hay que bus­car agua po­ta­ble: pro­pues­tas so­bre có­mo en­ca­jar la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, so­bre có­mo me­jo­rar el mar­co de re­la­cio­nes la­bo­ra­les, so­bre el sis­te­ma fis­cal o la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. De eso, por aho­ra, po­co. Ni en Le­ga­nés ni en Ren­te­ría ni en Huel­va se sa­cia esa sed.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.