“Es­toy has­ta el mo­ño de que me juz­guen por mi as­pec­to”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Vie­ne de una reunión con api­cul­to­res en Gua­da­la­ja­ra, ha co­mi­do un pin­cho en una ba­rra, no ha te­ni­do tiem­po de cam­biar­se y lu­ce un buen lam­pa­rón en el va­que­ro que tra­ta de di­si­mu­lar en las fo­tos. A cam­bio, ha co­se­cha­do un car­ga­men­to de po­len pu­ro de abe­ja que le es­tá vi­nien­do de per­las pa­ra so­por­tar el rit­mo de cam­pa­ñas. Sí, cam­pa­ñas: em­pal­ma­rá dos co­mo can­di­da­ta a las ge­ne­ra­les y a las mu­ni­ci­pa­les. En­tre am­bas, el 3 de­ma­yo, cum­ple 35 años.

Va de nú­me­ro seis al Con­gre­so por Ma­drid y dos al Ayun­ta­mien­to. ¿Es im­pres­cin­di­ble o quie­re ase­gu­rar­se al me­nos un pues­to?

En po­lí­ti­ca na­die es im­pres­cin­di­ble, hoy es­tás yma­ña­na no. Qui­zá es que soy una to­do­te­rreno. Pe­ro in­ten­to re­cor­dar­me aque­llo del me­men­to mo­ri, lo que le de­cían a los cé­sa­res cuan­do vol­vían de las ba­ta­llas: “Eres mor­tal, y mo­ri­rás”.

Si lo­gra los dos si­llo­nes, ¿re­nun­cia­rá a al­guno o ha­rá do­ble­te y la ve­re­mos en am­bos fo­ros?

Ya ve­re­mos. Lo im­por­tan­te es re­cu­pe­rar el Ayun­ta­mien­to pa­ra el PP y dar­le aMa­drid esa ca­pi­ta­li­dad tan ne­ce­sa­ria. Se pue­de ha­cer Ma­drid des­de los dos si­tios.

Le lla­man la “pe­pe­ra in­die” por sus afi­cio­nes. ¿Le mo­les­ta?

Me­mo­les­tan mu­cho las eti­que­tas, por­que me gus­ta el in­die, pe­ro tam­bién el reguetón, y mú­si­ca de to­do ti­po. Pre­fie­ro sen­tir­me li­bre de eti­que­tas e in­ten­to no apli­car­las a los de­más. Una pue­de ser po­li­va­len­te, po­li­fó­ni­ca y po­li­to­do.

Co­mo tui­te­ra, in­ter­ac­túa con gen­te de to­do signo y pe­la­je. ¿No se le caen los ani­llos del par­ti­do?

No es­toy en la trin­che­ra. Los po­lí­ti­cos ten­de­mos a vi­vir en bur­bu­jas, y me gus­ta que me la pin­chen. Lu­cho con­tra la ti­ra­nía de los odia­do­res o los fans a muer­te. Ne­ce­si­ta­mos pun­tos in­ter­me­dios, gri­ses, ad­mi­tir que no lo sa­bes to­do. Eso es te­jer so­cie­dad.

Tam­bién ha de­fen­di­do a ri­va­les víc­ti­mas, co­mo us­ted, de exa­brup­tos se­xis­tas. ¿So­ro­ri­dad?

No es una cues­tión par­ti­dis­ta. Si in­sul­tan a una ri­val, hay que apo­yar­la. No hay que sen­tir­se aver­gon­za­da, sino aver­gon­zar al que lo ha di­cho. La ver­güen­za tie­ne que cam­biar de la­do. ¿Hay se­xis­mo en el PP? No. No lo he sen­ti­do ja­más ni me he sen­ti­do dis­cri­mi­na­da. ¿Y te­chos de cris­tal? No. Lo que es cier­to es que a las mu­je­res en po­lí­ti­ca nos juz­gan por otras co­sas, ade­más de nues­tro tra­ba­jo. Y, sí, a ve­ces es­toy has­ta el mo­ño de que se me juz­gue por­mi as­pec­to, por có­mo voy ves­ti­da o si he ga­na­do o per­di­do pe­so. A ellos no se le ha­ce.

¿Le da ver­güen­ci­ta aje­na cuan­do un co­le­ga mete la pata?

No, po­bres, me pon­go en su lu­gar. Yo tam­bién he me­ti­do la pata y he rec­ti­fi­ca­do. So­mos hu­ma­nos y a ve­ces no es­ta­mos acer­ta­dos. Lo im­por­tan­te es la hu­mil­dad, re­co­no­cer que te equi­vo­cas y se­guir pa­ra ade­lan­te. Al to­ro.

En­tre to­re­ros y fi­gu­ras va­rias, el Con­gre­so va a ser una fies­ta.

Bueno, tam­bién es una pa­no­rá­mi­ca de la so­cie­dad que es­tén re­pre­sen­ta­das dis­tin­tas pro­fe­sio­nes, eda­des y sen­si­bi­li­da­des. Lo im­por­tan­te es ha­cer un buen tra­ba­jo y que se pres­ti­gie el tra­ba­jo que se ha­ce en el Con­gre­so.

¿Es más de Ma­riano Ra­joy o de Pa­blo Ca­sa­do?

Son mis dos pre­si­den­tes. Es cier­to que ten­go más amis­tad con Ca­sa­do. Pe­ro ca­da uno tie­ne su tiem­po, y el fu­tu­ro es Ca­sa­do. ¿De Ma­drid o Bar­ce­lo­na? No pue­do ele­gir. En Bar­ce­lo­na he na­ci­do, he vi­vi­do mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia y es don­de es­tá mi fa­mi­lia. Y Ma­drid es una ciu­dad abier­ta y to­le­ran­te en la que a na­die se le pre­gun­ta de dón­de es y se aco­ge bien. Me en­can­ta vi­vir y dis­fru­tar de Ma­drid.

No ha­ce fal­ta que lo ju­re. Me la en­cuen­tro en to­dos los sa­raos.

Si no fue­ra mu­jer, jo­ven y del PP, igual no­meha­ría es­ta pre­gun­ta. Me gus­ta ir don­de se­me in­vi­ta.

¿Có­mo hu­bie­ra reac­cio­na­do en lu­gar de Ál­va­rez de To­le­do en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na?

He vi­vi­do si­tua­cio­nes pa­re­ci­das. Se pa­sa mal, pe­ro tie­nes la obli­ga­ción de se­guir ade­lan­te con arro­jo, va­len­tía y una son­ri­sa.

El fa­mo­so “dien­tes, dien­tes” de Isa­bel Pan­to­ja.

No, la dig­ni­dad. Que no te do­ble­guen la dig­ni­dad ni la son­ri­sa.

¿Se ha­ría un sel­fi con San­tia­go Abas­cal si se lo pi­de?

Es un re­pre­sen­tan­te po­lí­ti­co. Ten­go mu­cho res­pe­to por lo que vo­tan los es­pa­ño­les. Me gus­ta­ría con­ven­cer a los su­yos de que, con sen­ti­do co­mún, vo­ta­sen al PP. A par­tir de ahí, des­de el res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal en­tre par­ti­dos, si coin­ci­di­mos, no ten­dría pro­ble­ma.

¿Có­mo an­da de com­ple­jos? Su je­fe de fi­las di­ce no te­ner­los.

Den­tro del PP es­toy en el cen­tro de­re­cha. Pe­ro go­ber­na­re­mos pa­ra to­dos des­de el cen­tro del sen­ti­do co­mún. Com­ple­jo, nin­guno. De au­to­es­ti­ma, bien, ¿no? Fe­no­me­nal, gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.