“Son los fun­da­men­tos de la his­to­ria de nues­tro país”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - To­do co­men­zó a las 18.50

Ca­da vez que una lla­ma vol­vía a al­zar­se en­tre las to­rres de la ca­te­dral de No­tre Da­me, un gri­to aho­ga­do sa­cu­día a los mi­les de pa­ri­si­nos y tu­ris­tas que asis­tían la tar­de de ayer, im­po­ten­tes, a la des­truc­ción de uno de los re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos y tu­rís­ti­cos de Pa­rís, de Fran­cia y del mun­do. “Son los fun­da­men­tos de la his­to­ria del país, y de Pa­rís, los que des­apa­re­cen en­tre las lla­mas. Es muy du­ro”, de­cía Cy­ril, un pa­ri­sino trein­ta­ñe­ro con los ojos en­ro­je­ci­dos, emo­cio­na­do an­te la ima­gen de­vas­ta­do­ra de las lla­mas que des­de fi­na­les de la tar­de de ayer de­vo­ra­ban la cu­bier­ta de la ca­te­dral si­tua­da en pleno co­ra­zón de la Ciu­dad Luz, de la que es uno de sus prin­ci­pa­les sím­bo­los.

Fre­né­ti­cos, agen­tes de po­li­cía de uni­for­me y de pai­sano tra­ta­ban de em­pu­jar a las mi­les de per­so­nas que se con­gre­ga­ban a las dos ori­llas del río Se­na pa­ra se­guir el dan­tes­co in­cen­dio has­ta un pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad. Ni las ce­ni­zas y bra­sas que caían so­bre la gen­te aún a va­rios cen­te­na­res de me­tros del desas­tre ha­cían desis­tir a quie­nes no lo­gra­ban apar­tar la mi­ra­da de lo que to­dos coin­ci­dían en calificar de ca­tás­tro­fe. Cuan­do se de­rrum­bó su em­ble­má­ti­ca agu­ja, una nue­va olea­da de cons­ter­na­ción re­co­rrió a la mul­ti­tud, que guar­da­ba un inusual si­len­cio car­ga­do de an­gus­tia so­bre el que re­so­na­ban con más fuer­za aún las si­re­nas de los cien­tos de bom­be­ros mo­vi­li­za­dos pa­ra fre­nar el desas­tre.

Mart­he ape­nas osa­ba mi­rar. Pe­ro tam­po­co lo­gra­ba mar­char­se. Las lá­gri­mas le nu­bla­ban la vis­ta mien­tras se­guía ho­rro­ri­za­da el as­cen­so de las lla­mas que se al­za­ban en­tre las dos to­rres prin­ci­pa­les y que ya ha­bían de­vo­ra­do to­da la cu­bier­ta. Can­tan­te en el co­ro de No­tre Da­me, lo que veía des­apa­re­cer era­más que un mo­nu­men­to o un pe­da­zo de his­to­ria. Era su vi­da. “He ve­ni­do a de­cir­le adiós”, al­can­zó a de­cir an­tes de vol­ver a es­ta­llar en so­llo­zos. “Se es­tá que­man­do un sím­bo­lo de la fe ca­tó­li­ca”, la­men­ta­ba tam­bién el por­ta­voz de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Fran­cia, Vin­cent Ney­mon. Pa­sa­das las diez de la no­che y mien­tras los bom­be­ros con­ti­nua­ban tra­ba­jan­do, de­ce­nas de per­so­nas en­to­na­ron him­nos re­li­gio­sos. “Es una par­te de no­so­tros lo que se va, ne­ce­si­ta­mos ex­pre­sar­lo”, di­jo Yan­nick, uno de los con­gre­ga­dos.

Has­ta el pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, qui­so acer­car­se a ver el desas­tre. El man­da­ta­rio, que can­ce­ló el dis­cur­so cla­ve que te­nía pre­vis­to pro­nun­ciar en má­xi­ma ho­ra de au­dien­cia con me­di­das pa­ra apla­car la ira de los cha­le­cos ama­ri­llos, se des­pla­zó has­ta la Ci­té, la is­la don­de se eri­ge la em­ble­má­ti­ca igle­sia mien­tras di­jo com­par­tir “la emo­ción de to­da la na­ción” an­te la ca­tás­tro­fe. Es­te co­men­zó al­re­de­dor de las 18.50, cuan­do el cen­tro de Pa­rís se­guía a re­bo­sar de los mi­les de tu­ris­tas lle­ga­dos con el co­mien­zo de la Se­ma­na San­ta frío pe­ro so­lea­do y los pa­ri­si­nos que sa­lían a esas ho­ras de sus pues­tos de tra­ba­jo o pa­sea­ban por el cen­tro de su mo­nu­men­tal ciu­dad. La Fis­ca­lía de Pa­rís ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra iden­ti­fi­car el ori­gen de un in­cen­dio que por el mo­men­to apun­ta a ser ac­ci­den­tal.

En­ri­que tam­po­co acier­ta a en­ten­der lo su­ce­di­do. Es­te ma­dri­le­ño de vi­si­ta con su mu­jer y sus hi­jas en la ca­pi­tal fran­ce­sa fue, pro­ba­ble­men­te, uno de los úl­ti­mos en vi­si­tar las to­rres de la ca­te­dral. “En­tra­mos en el turno de las 15.00 y a las 16.00 se ce­rra­ba al pú­bli­co”, cuen­ta. La ca­te­dral es­ta­ba, “co­mo siem­pre, aba­rro­ta­da”. Mien­tras sus hi­jas mi­ra­ban las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas que ofre­cen —u ofre­cían, al me­nos por una lar­ga tem­po­ra­da— las úl­ti­mas plan­tas del mo­nu­men­tal tem­plo, él se que­dó mi­ran­do a los obre­ros que es­ta­ban tra­ba­jan­do en la zo­na don­de apa­ren­te­men­te so­lo unas ho­ras des­pués se desata­ría el in­cen­dio. “Es­ta­ban mon­tan­do un an­da­mio, vi a dos obre­ros, tra­ba­ja­ban muy tran­qui­los”, re­cuer­da. Ha­ce años que se re­cla­man tra­ba­jos de re­pa­ra­ción de la an­cia­na ca­te­dral, que ha­bían co­men­za­do re­cien­te­men­te.

Los bom­be­ros lo­gra­ron con­tro­lar el in­cen­dio pa­sa­das las 20.00. En­ton­ces, el fo­co de las au­to­ri­da­des cam­bió. La prio­ri­dad pa­só a ser sal­var lo sal­va­ble an­te “da­ños co­lo­sa­les”. “Una­mi­sión es­pe­cial ha si­do en­car­ga­da de in­ten­tar re­cu­pe­rar to­das las obras de ar­te que se pue­dan sal­var”, ex­pli­có Em­ma­nuel Gré­goi­re, al­cal­de ad­jun­to de Pa­rís, en la emi­so­ra BFM TV. La caí­da de la no­che apla­có los áni­mos, pe­ro no des­pe­jó mu­cho los al­re­de­do­res de la ca­te­dral en una ciu­dad ató­ni­ta an­te la pér­di­da de uno de sus re­fe­ren­tes, que se­guía des­pren­dien­do un hu­mo vi­si­ble en bue­na par­te de la ca­pi­tal. Ma­ría Jo­sé y Car­los, dos ve­ci­nos de Avi­lés que pa­san las va­ca­cio­nes de Pas­cua en Pa­rís, te­nían pre­vis­to vi­si­tar hoy la ca­te­dral. Ya no po­drá ser. “Qué pe­na, es una pe­na tre­men­da, una ca­tás­tro­fe, lo que se pier­de en el fue­go es irre­pa­ra­ble”, la­men­ta­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.