El otro ro­man­ce de Gra­ce Kelly

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Es­tre­cha re­la­ción

Lo de Gra­ce Kelly y Ch­ris­tian Dior fue, en tér­mi­nos de mo­da, un enamo­ra­mien­to ca­si tan ful­gu­ran­te co­mo el que po­co an­tes ha­bía lle­va­do a la jo­ven ac­triz es­ta­dou­ni­den­se y mu­sa de Al­fred Hitch­cock a aban­do­nar su pro­me­te­do­ra ca­rre­ra en Holly­wood pa­ra con­ver­tir­se en prin­ce­sa de Mó­na­co, es­po­san­do con el prín­ci­pe Ra­nie­ro. La fu­tu­ra Gra­ce de Mó­na­co apos­tó muy pron­to por la mai­son Dior co­mo eje de su nue­va vi­da y ves­tua­rio: ya en el bai­le que ofre­ció la pa­re­ja en el ho­tel Wal­dorf As­to­ria de Nue­va York pa­ra ce­le­brar su com­pro­mi­so, en 1956, la no­via lu­ció un mo­de­lo de la ca­sa es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra esa oca­sión. Ese mis­mo año, po­sa­ría pa­ra su re­tra­to ofi­cial vis­tien­do Co­li­net­te, un­ves­ti­do de al­ta cos­tu­ra de la co­lec­ción oto­ño-in­vierno 1956-57.

Una mues­tra en el mu­seo Ch­ris­tian Dior de Gran­vi­lle, la lo­ca­li­dad cos­te­ra nor­man­da don­de na­ció el di­se­ña­dor en 1905, re­cu­pe­ra aho­ra unos no­ven­ta ves­ti­dos de es­ta ca­sa que por­tó Gra­ce Kelly en su vi­da mo­ne­gas­ca y que has­ta aho­ra per­ma­ne­cían “pre­cio­sa­men­te pre­ser­va­dos” en el Pa­la­cio de Mó­na­co. La mues­tra coin­ci­de con el 90º aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de la prin­ce­sa, que se con­me­mo­ra a fi­na­les de es­te 2019. Una oca­sión que Dior ce­le­bra­rá asi­mis­mo con un li­bro, Gra­ce de Mo­na­co, prin­ce­sa en Dior —tí­tu­lo tam­bién de la mues­tra—, que re­co­rre la “amis­tad úni­ca” en­tre la ac­triz y la mai­son fran­ce­sa. La al­ta cos­tu­ra ha ten­di­do puen­tes du­ran­te dé­ca­das en­tre Pa­rís y Mó­na­co. La prin­ce­sa Ca­ro­li­na re­cor­da­ba re­cien­te­men­te su gran amis­tad con el di­se­ña­dor que es­tu­vo al fren­te de Cha­nel du­ran­te más de 30 años, Karl La­ger­feld, al que de­fi­nió co­mo ca­si uno más de la fa­mi­lia. Al­go que pro­ba­ble­men­te he­re­dó de su ma­dre. Fue la prin­ce­sa Gra­ce la que ini­ció de he­cho ese ín­ti­mo víncu­lo en­tre la mo­da y el pe­que­ño prin­ci­pa­do a ori­llas del Me­di­te­rrá­neo. Una re­la­ción en la que una ca­sa, la de Ch­ris­tian Dior, siem­pre tu­vo un lu­gar des­ta­ca­do. Años an­tes que Ca­ro­li­na, ya la prin­ce­sa Gra­ce ha­bla­ba de Marc Bohan, quien en 1960 to­mó las rien­das de Dior, co­mo un ami­go “pró­xi­mo a la fa­mi­lia” Gri­mal­di.

Por­que, aun­que Gra­ce Kelly en­tró en con­tac­to con Dior con su fun­da­dor aún en vi­da —con quien le unía en­tre otros una “pa­sión por las flo­res y los jar­di­nes” que se tra­du­ci­rían en al­gu­nos de los mo­de­los Dior que la prin­ce­sa lu­cía—, el la­zo se re­afir­mó so­bre to­do a la muer­te de es­te, en 1957. “Tras la des­apa­ri­ción de Ch­ris­tian Dior, Marc Bohan, con­ver­ti­do en di­rec­tor ar­tís­ti­co de la mai­son, en­cuen­tra en ella la en­car­na­ción per­fec­ta de una ele­gan­cia con cla­se, mo­der­na, so­bria y re­fi­na­da en sim­bio­sis con su vi­sión de la cos­tu­ra”, se­ña­la el Mu­seo Dior de Gran­vi­lle en la pre­sen­ta­ción de la ex­po­si­ción, que se inau­gu­ra­rá el 27 de abril y per­ma­ne­ce­rá abier­ta has­ta el 17 de no­viem­bre. “Ella fue em­ble­má­ti­ca de mi es­ti­lo, un es­ti­lo que lla­ma­ba la aten­ción pe­ro que nun­ca era agre­si­vo”, di­jo el pro­pio Bohan en una en­tre­vis­ta iné­di­ta que el men­cio­na­do li­bro re­cu­pe­ra aho­ra.

La prin­ce­sa mo­ne­gas­ca apos­tó por la fir­ma tan­to pa­ra sus apa­ri­cio­nes for­ma­les co­mo en los mo­men­tos más ín­ti­mos y fa­mi­lia­res. Es en torno a es­ta do­ble vi­sión que se ha or­ga­ni­za­do la mues­tra en la que fue­ra la ca­sa na­tal de Ch­ris­tian Dior. La ex­po­si­ción tam­bién con­tie­ne fo­tos, re­por­ta­jes y ex­trac­tos de pe­lí­cu­las de la épo­ca, di­se­ños de de­co­ra­dos pa­ra fies­tas crea­dos por el de­co­ra­dor y di­se­ña­dor de tea­tro An­dré Le­vas­seur, car­tas que la prin­ce­sa in­ter­cam­bió con Dior o al­gu­nos de los per­fu­mes que tam­bién mues­tran has­ta qué pun­to la mai­son lle­gó a for­mar par­te del día a día ha­bi­tual de Gra­cia de Mó­na­co. La prin­ce­sa, que se­gún la re­vis­ta Vo­gue era aman­te so­bre to­do de los ac­ce­so­rios de Dior, con una “de­bi­li­dad es­pe­cial” por sus som­bre­ros, lle­gó a ama­dri­nar la bou­ti­que in­fan­til de la mar­ca, Baby Dior, que inau­gu­ró en Pa­rís en 1967. Pe­ro la sim­bio­sis mo­ne­gas­ca con esa ca­sa de mo­da va más allá aún de la prin­ce­sa. La ciu­dad que al­ber­ga su mu­seo, Gran­vi­lle, es co­no­ci­da en la re­gión co­mo el Mó­na­co del nor­te no so­lo por su pa­re­ci­do fí­si­co —am­bas lo­ca­li­da­des son po­pu­la­res ciu­da­des bal­nea­rio y cuen­tan con un co­no­ci­do ca­sino, ade­más de es­tar eri­gi­das so­bre una ro­ca—, sino por su lar­ga his­to­ria co­mún: en 1715, el prín­ci­pe An­toi­ne I de Mó­na­co, que so­lo ha­bía te­ni­do hi­jas en des­cen­den­cia, ca­só a la ma­yor de ellas, Loui­se Hyp­po­li­te, con el aris­tó­cra­ta nor­man­do Jac­ques IV de Go­yon de Ma­tig­non, con­de de To­rig­ni y go­ber­na­dor de Gran­vi­lle y de las is­las Chau­sey, quien acep­ta adop­tar el ape­lli­do Gri­mal­di, que per­du­ra has­ta hoy en el prin­ci­pa­do me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.