Ru­sia aprue­ba una ley que re­fuer­za su ca­pa­ci­dad de cen­su­ra en In­ter­net

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Eu­ro­pa quie­re rom­per la red de com­pli­ci­da­des que per­mi­te a em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes man­te­ner ocul­tas ac­ti­vi­da­des ile­ga­les. El Par­la­men­to Eu­ro­peo apro­bó ayer por una am­plia ma­yo­ría de 591 vo­tos a fa­vor, 29 en con­tra y 33 abs­ten­cio­nes una nue­va ley pa­ra re­for­zar la pro­tec­ción de los fil­tra­do­res. Has­ta aho­ra, si un tra­ba­ja­dor re­ve­la­ba irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por su com­pa­ñía, se ex­po­nía a ser de­gra­da­do, des­pe­di­do e in­clu­so con­de­na­do por la jus­ti­cia.

Esas re­pre­sa­lias tie­nen los días con­ta­dos. Los Es­ta­dos miem­bros dis­po­nen de dos años pa­ra apli­car la di­rec­ti­va que da in­mu­ni­dad a los que de­nun­cien ac­tua­cio­nes ilí­ci­tas en ám­bi­tos tan di­ver­sos co­mo la con­tra­ta­ción pú­bli­ca, los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, el blan­queo de ca­pi­ta­les, la se­gu­ri­dad de pro­duc­tos y trans­por­tes, la se­gu­ri­dad nu­clear, la sa­lud pú­bli­ca, el con­su­mo o la pro­tec­ción de da­tos.

Fil­tra­do­res, de­la­to­res, chi­va­tos, so­plo­nes..., las pa­la­bras con que se de­no­mi­na a aque­llos que un día rom­pen el si­len­cio pa­ra sa­car a la luz te­je­ma­ne­jes son múl­ti­ples y más o me­nos des­pec­ti­vas se­gún quien las pro­nun­cie. Su tra­ve­sía tras dar el pa­so es­tá lle­na de lu­ces y som­bras. Pue­den ser con­de­na­dos, mar­char a un exi­lio for­zo­so o re­ci­bir ame­na­zas de muer­te. A la vez, re­ci­ben a me­nu­do re­du­das téc­ni­cas de có­mo se lo­gra­rá po­ner en mar­cha el am­bi­cio­so pro­yec­to. A la ley apro­ba­da ayer por am­plia ma­yo­ría —307 par­la­men­ta­rios a fa­vor y 68 en con­tra— le que­da aho­ra so­lo el trá­mi­te del Con­se­jo Fe­de­ral y la fir­ma del pre­si­den­te, Vla­dí­mir Pu­tin. Pe­ro la nor­ma ha con­ta­do con el res­pal­do del Krem­lin.

Se­ña­la­da por la OTAN, EE UU y sus alia­dos oc­ci­den­ta­les co­mo res­pon­sa­ble de po­ten­tes y di­ver­sos ata­ques ci­ber­né­ti­cos, Ru­sia ha de­ci­di­do pa­sar a la ofen­si­va con es­te nue­vo pro­gra­ma geo­es­tra­té­gi­co. El pro­yec­to in­ci­de en que bus­ca ha­cer fren­te al “ca­rác­ter agre­si­vo” de la es­tra­te­gia so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad de EE UU. Ha­ce un año, Was­hing­ton gol­peó a Mos­cú con un pa­que­te de san­cio­nes por su par­ti­ci­pa­ción en la fa­bri­ca­ción y di­se­mi­na­ción de fa­ke news du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de 2016 que dio la vic­to­ria a Do­nald Trump, y por lo que con­si­de­ró una se­rie or­ques­ta­da de ci­be­ra­ta­ques con­tra sec­to­res cla­ve de la eco­no­mía.

Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Ho­lan­da o Ucra­nia lle­van años alertando de que Ru­sia ha ata­ca­do or­ga­nis­mos es­ta­ta­les, in­fraes­truc­tu­ras crí­ti­cas, em­pre­sas y par­ti­cu­la­res. Y acu­san al Krem­lin de em­plear hac­kers pa­ra in­fec­tar co­no­ci­mien­tos pú­bli­cos y son ca­ta­lo­ga­dos co­mo hé­roes por ai­rear tra­pos su­cios.

Es el ca­so de An­toi­ne Del­tour, el con­sul­tor de PwC que des­ve­ló la tra­ma de eva­sión fis­cal de gran­des mul­ti­na­cio­na­les afin­ca­das en Lu­xem­bur­go co­no­ci­da co­mo Lux­leaks. Pre­mio Ciu­da­dano Eu­ro­peo en 2015 de la Eu­ro­cá­ma­ra y con­de­na­do a seis me­ses de cár­cel en 2017, los tri­bu­na­les anu­la­ron la pe­na un año des­pués. O el de Her­vé Fal­cia­ni, in­for­má­ti­co del ban­co HSBC en Gi­ne­bra con­ver­ti­do en icono de la lu­cha con­tra los de­li­tos fi­nan­cie­ros tras huir de Sui­za con una lis­ta de más de 100.000 pre­sun­tos eva­so­res con cuen­ta en la en­ti­dad que ha per­mi­ti­do re­cu­pe­rar 260 mi­llo­nes de eu­ros a Es­pa­ña, don­de vi­ve. Sui­za aún lo re­cla­ma. mi­llo­nes de or­de­na­do­res en to­do el mun­do en pre­pa­ra­ción de lo que han de­fi­ni­do co­mo “una ofen­si­va fu­tu­ra”.

El pro­yec­to de un In­ter­net so­be­rano ru­so es­ta­ble­ce que el país eu­ra­siá­ti­co cons­trui­rá su pro­pia ver­sión del sis­te­ma de di­rec­cio­nes de Red (co­no­ci­do co­mo DNS) pa­ra que RuNet pue­da fun­cio­nar si se le cor­ta el ac­ce­so a los ser­vi­do­res si­tua­dos fue­ra de Ru­sia. Así, po­dría ope­rar sin pro­ble­mas de for­ma au­tó­no­ma.

El Krem­lin tra­ta a to­da cos­ta de man­te­ner el in­ter­cam­bio de da­tos en­tre usua­rios de In­ter­net en Ru­sia den­tro de sus fron­te­ras. Un pun­to muy cri­ti­ca­do por las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos ci­vi­les, que aler­tan de que los usua­rios crí­ti­cos pue­den vol­ver­se vul­ne­ra­bles. Pe­ro la Ad­mi­nis­tra­ción ru­sa tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir la can­ti­dad de trá­fi­co que se en­ru­ta a tra­vés de ser­vi­do­res ex­te­rio­res del 50% ac­tual al 10% en 2024.

La crea­ción y pues­ta en mar­cha de RuNet no se­rá ba­ra­ta. Cos­ta­rá unos 430 mi­llo­nes de eu­ros, que sal­drán de una par­ti­da adi­cio­nal del pro­gra­ma fe­de­ral de se­gu­ri­dad. De esos fon­dos, unos 288 mi­llo­nes irán a su­fra­gar nue­vos sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad de la nue­va Red ru­sa.

Los eu­ro­par­la­men­ta­rios quie­ren evi­tar ese du­ro ca­mino a los que si­gan su ejem­plo en el fu­tu­ro, al es­ti­mar que cum­plen una fun­ción so­cial fun­da­men­tal.

La Eu­ro­cá­ma­ra bus­ca ar­mo­ni­zar las nor­mas tras cons­ta­tar un en­fo­que de­sigual en es­ta cues­tión. Una de­ce­na de paí­ses de la UE con­tem­plan sal­va­guar­das pa­ra los in­for­man­tes (Fran­cia, Hungría, Ir­lan­da, Ita­lia, Li­tua­nia, Mal­ta, Ho­lan­da, Es­lo­va­quia, Sue­cia y el Reino Uni­do), pe­ro en los otros 18, en­tre ellos Es­pa­ña, la pro­tec­ción es par­cial o afec­ta so­lo a al­gu­nos sec­to­res o ca­te­go­rías la­bo­ra­les. Jun­to a la prohi­bi­ción de re­pre­sa­lias, los paí­ses eu­ro­peos es­ta­rán obli­ga­dos a ase­so­rar gra­tis a los de­nun­cian­tes du­ran­te el pro­ce­so, e in­clu­so fa­ci­li­tar­les ayu­da psi­co­ló­gi­ca si la ne­ce­si­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.