La Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral ex­clu­ye a Vox de las con­fron­ta­cio­nes en­tre lí­de­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La cam­pa­ña más anó­ma­la y más di­vi­si­va, la de los cin­co par­ti­dos y de los dos blo­ques ideo­ló­gi­cos, la de las nue­vas ban­de­ras y los vie­jos him­nos, la cam­pa­ña que de­bía atra­ve­sar la mi­tad de su re­co­rri­do por el de­sier­to de la Se­ma­na San­ta, ha su­fri­do un au­daz gol­pe de guion. Ya to­do el mun­do con­ta­ba con que la pla­ya y las pro­ce­sio­nes se­rían un com­pe­ti­dor im­ba­ti­ble pa­ra los mí­ti­nes. Por eso la cam­pa­ña que em­pe­zó ofi­cial­men­te la­me­dia­no­che del vier­nes era en reali­dad una es­pe­cie de pró­rro­ga de la lar­guí­si­ma pre­cam­pa­ña an­te­rior. La de ver­dad, la del mo­men­to pa­ra el que to­do el mun­do se pre­pa­ra­ba, iba a ser muy cor­ta, ape­nas cua­tro días en­tre la no­che del mar­tes 23 y el cie­rre ofi­cial, el vier­nes 26. Has­ta que la jus­ti­cia elec­to­ral de­ci­dió me­ter ba­za en el guion y tras­to­car­lo to­do.

En las dos ho­ras del de­ba­te del mar­tes, trans­mi­ti­do por las dos ca­de­nas de te­le­vi­sión del gru­po Atres­me­dia, de­bían di­ri­mir­se las es­tra­te­gias de los par­ti­dos. Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra iban a ri­va­li­zar so­bre quién lo­gra­ba des­com­po­ner a Pe­dro Sán­chez; San­tia­go Abas­cal in­ten­ta­ría de­mos­trar que na­die tie­ne más arres­tos que él en la de­fen­sa de Es­pa­ña; Sán­chez ju­ga­ría a mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do pro­gre­sis­ta pre­sen­tán­do­se co­mo un di­que fren­te a “tres de­re­chas que se pa­re­cen co­mo tres go­tas de agua”, y Pa­blo Igle­sias in­ten­ta­ría re­cu­pe­rar fuer­zas en el mis­mo gru­po te­le­vi­si­vo en el que for­jó su li­de­raz­go.

El pre­si­den­te ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de ir a las ca­de­nas pri­va­das y acep­tar a Vox, pe­se a que no to­dos en su par­ti­do es­ta­ban muy de acuer­do y a que la apues­ta inevi­ta­ble­men­te se iba a in­ter­pre­tar co­mo un desai­re a la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Abas­cal ac­ce­día en­can­ta­do, dis­pues­to in­clu­so a rom­per por un día su es­tu­dia­da in­di­fe­ren­cia an­te esos gran­des me­dios que ca­da ma­ña­na des­pre­cia en su cuen­ta de Twit­ter co­mo fa­ke news. En to­do eso es­ta­ban los lí­de­res po­lí­ti­cos has­ta que ayer lle­gó la Jun­ta Elec­to­ral yman­dó pa­rar.

Con la ley en la mano, una ca­de­na de ám­bi­to na­cio­nal no pue­de in­cor­po­rar a Vox a un de­ba­te en­tre lí­de­res. Des­de la úl­ti­ma re­for­ma, de 2011, las te­le­vi­sio­nes pri­va­das tie­nen obli­ga­ción de res­pe­tar los mis­mos prin­ci­pios de “neu­tra­li­dad e igual­dad” que las pú­bli­cas. So­bre esa ba­se, la Jun­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.