Los cua­tro gran­des par­ti­dos man­ten­drán pre­vi­si­ble­men­te la ci­ta sin Abas­cal

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

gu­lar la jor­na­da de re­fle­xión ya no pa­re­ce que sir­va pa­ra mu­cho en los tiem­pos del What­sApp. Prohi­bir la pu­bli­ca­ción de en­cues­tas en la úl­ti­ma se­ma­na tam­po­co re­sul­ta muy efi­caz cuan­do al­guien pue­de di­fun­dir son­deos des­de una pá­gi­na web alo­ja­da en un país ex­tran­je­ro. Y re­gu­lar es­tric­ta­men­te los de­ba­tes re­sul­ta com­pli­ca­do en es­tos tiem­pos en que cual­quie­ra pue­de me­ter en su ca­sa a unos lí­de­res po­lí­ti­cos y po­ner­los a dis­cu­tir de­lan­te de una web­cam.

El pro­ble­ma ya aso­mó en 2015, cuan­do el vie­jo bi­par­ti­dis­mo se res­que­bra­ja­ba con la irrup­ción de dos par­ti­dos nue­vos, to­da­vía sin re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. En­ton­ces se les en­con­tró en­ca­je. Po­de­mos y Cs ha­bían re­ba­sa­do el 5% en las elec­cio­nes eu­ro­peas, y sus lí­de­res fue­ron au­to­ri­za­dos a par­ti­ci­par en un de­ba­te a cua­tro, tam­bién en Atres­me­dia. Vox ha lle­ga­do co­mo un co­me­ta más im­pre­vis­to y ve­loz in­clu­so que los de Igle­sias y Ri­ve­ra. Ni si­quie­ra ha pa­sa­do por el ri­to ini­ciá­ti­co de unas eu­ro­peas. Por mu­cho que en es­ta cam­pa­ña sea un ac­tor pro­mi­nen­te, el úl­ti­mo re­gis­tro ofi­cial de su com­pa­re­cen­cia en unos co­mi­cios de ám­bi­to na­cio­nal es de las ge­ne­ra­les de 2016. Ob­tu­vo el 0,1% de los su­fra­gios.

Al fi­nal ha­brá de­ba­te, pe­ro so­lo a cua­tro, sin Vox. Sán­chez no po­drá re­edi­tar en el pla­tó la fo­to de Co­lón. Ca­sa­do y Ri­ve­ra se libran de un in­có­mo­do com­pa­ñe­ro de via­je. Igle­sias aún po­drá con­fiar en su des­par­pa­jo te­le­vi­si­vo. Y Abas­cal ten­drá oca­sión de se­guir pre­sen­tán­do­se co­mo un out­si­der víc­ti­ma de fa­ke news.

La sa­cu­di­da del no de­ba­te aca­bó en­te­rran­do ayer to­do lo de­más: los aplau­sos de Ca­sa­do a su can­di­da­to Juan Jo­sé Cor­tés, un día des­pués de que es­te hu­bie­se di­cho que Sán­chez “se sien­ta con vio­la­do­res y pe­de­ras­tas”; la ad­ver­ten­cia del pre­si­den­te de que los so­cial­de­mó­cra­tas han ga­na­do por los pe­los en Fin­lan­dia, cuan­do les en­cues­tas les da­ban gran ven­ta­ja; la ar­do­ro­sa de­fen­sa de Ri­ve­ra de los de­re­chos de los gais... Y el “¡Vi­va Es­pa­ña!” de Pa­blo Igle­sias. Fue du­ran­te un mi­tin en La Rio­ja. En­tre el pú­bli­co, al­guien qui­so pro­vo­car con el gri­to pa­trió­ti­co e Igle­sias no se arre­dró: “¡Vi­va Es­pa­ña, cla­ro que sí! Nin­gún pa­trio­ta de cha­ran­ga y pan­de­re­ta nos va a dar lec­cio­nes de ser es­pa­ño­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.