Aplau­so a los hé­roes del fue­go

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ya no ha­bía lla­mas ni hu­mo y el olor a que­ma­do em­pe­za­ba ayer a di­si­par­se, pe­ro Lau­ren­ce Da­rraï­dou se­guía sin po­der con­te­ner las lá­gri­mas. Apos­ta­da en el puen­te de Saint-Michel, des­de el que ca­da día mi­les de tu­ris­tas ad­mi­ran la fa­cha­da fron­tal de No­tre Da­me, es­ta “pa­ri­sien­se du­ran­te mu­chos años” que aho­ra vi­ve en Char­tres, ciu­dad des­de la que via­jó a pri­me­ra ho­ra pa­ra ver en per­so­na los da­ños del edi­fi­cio —co­mo otros mi­les de per­so­nas de to­do el país—, de­cía: “Es­te no es ya el Pa­rís de­mi ju­ven­tud, pe­roNo­tre Da­me es par­te de to­dos no­so­tros”.

La ca­te­dral es co­mo una son­ri­sa: so­lo se ve su es­plen­dor cuan­do uno se acer­ca a ella. Y tras el in­ce­dio del lu­nes aho­ra lu­ce aho­ra co­mo ese dien­te par­ti­do que es­tro­pea la son­ri­sa más lu­mi­no­sa. La ta­rea de su re­cons­truc­ción se pre­vé ti­tá­ni­ca, y pa­sa­rán años has­ta que vuel­va a lu­cir de nue­vo es­plen­do­ro­sa pa­ra sus 13 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les.

Por la­pla­za fren­te a la fa­cha­da prin­ci­pal, ce­rra­da por la po­li­cía, que man­tie­ne un am­plio pe­rí­me­tro de vi­gi­lan­cia en torno al tem­plo, ca­mi­na­ban ayer bom­be­ros y equi­pos de emer­gen­cia con el ges­to fa­ti­ga­do. Los “sol­da­dos del fue­go”, co­mo los de­no­mi­nó el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, cuan­do la no­che del lu­nes se des­pla­zó has­ta la ca­te­dral pa­ra com­pro­bar los da­ños —las vi­si­tas ofi­cia­les no han ce­sa­do des­de en­ton­ces—, son los hé­roes de No­tre Da­me, co­mo re­co­no­ció un pú­bli­co que aplau­día al pa­so de los ca­mio­nes cis­ter­na, que inun­da­ban con sus si­re­nas la no­che de la ciu­dad.

Tam­bién el obis­po au­xi­liar de Pa­rís, De­nis Ja­chiet, te­nía muy pre­sen­te la va­lien­te ta­rea de los bom­be­ros. Su vi­da se ha­lla ín­ti­ma­men­te li­ga­da a No­tre Da­me, don­de fue or­de­na­do sa­cer­do­te ha­ce 23 años y obis­po ha­ce tres. En la ca­te­dral ha ce­le­bra­do in­nu­me­ra­bles mi­sas y tan­tas co­mu­nio­nes que ha per­di­do la cuen­ta y ha con­fe­sa­do a per­so­nas de to­do el mun­do. Lo que más le desola­ba, de­cía tam­bién con el ges­to ago­ta­do de quien ha pa­sa­do la no­che en ve­la, es que el tem­plo “ha­ya ar­di­do en Lu­nes San­to, cuan­do nos apres­tá­ba­mos a ce­le­brar to­das las gran­des fies­tas de Pas­cua”. Na­die se aven­tu­ra a de­cir cuán­do po­drá abrir de nue­vo sus puer­tas No­tre Da­me. Ni si­quie­ra cuán­do se po­drá re­co­rrer su pe­rí­me­tro, aún en­ne­gre­ci­do por los res­tos de ce­ni­zas y bra­sas que du­ran­te ho­ras ca­ye­ron des­de el si­nies­tra­do te­ja­do de ma­de­ra. De lo que no tie­ne du­das el obis­po es de que la ca­te­dral re­vi­vi­rá, cues­te lo que cues­te y tar­de lo que tar­de.

Eso mis­mo pro­me­tía Jea­nY­ves a su hi­ja Li­li, de sie­te años. Los dos via­ja­ron des­de Bor­go­ña. A la pe­que­ña, ex­pli­có, le fas­ci­nan los mo­nu­men­tos em­ble­má­ti­cos de Pa­rís, que co­lec­cio­na en pe­que­ñas fi­gu­ras, y es­ta­ba preo­cu­pa­da por có­mo ha­bía que­da­do No­tre Da­me. “Era­muy bo­ni­ta”, de­cía en voz ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.