Los misterios de una bó­ve­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a ca­te­dral de No­tre Da­me de Pa­rís es una de las más re­le­van­tes del pa­no­ra­ma eu­ro­peo y uno de los prin­ci­pa­les ejem­plos de un abo­ve­da­mien­to muy pe­cu­liar: la bó­ve­da sex­par­ti­ta. Es­te ti­po de es­truc­tu­ra fue la prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta del gó­ti­co pri­mi­ti­vo. Dos ner­vios dia­go­na­les cru­zan su es­truc­tu­ra, re­for­za­da por un ter­ce­ro que di­vi­de su su­per­fi­cie en seis par­tes. Su ca­rac­te­rís­ti­ca más re­le­van­te son sus cua­tro bo­ci­nas la­te­ra­les, que dan lu­gar a dos pa­re­jas de ven­ta­na­les en los mu­ros de la na­ve.

Aun­que go­zó de un gran pro­ta­go­nis­mo en la ar­qui­tec­tu­ra me­die­val de los si­glos XII y XIII, su aban­dono fue pre­ma­tu­ro y rá­pi­do, ape­nas se utilizó du­ran­te 50 años por su di­fi­cul­tad y su gran cos­te. Los gran­des ner­vios dia­go­na­les se­mi­cir­cu­la­res de sus bó­ve­das, de 16,5 me­tros, re­qui­rie­ron im­por­tan­tes cim­bras de ma­de­ra du­ran­te su mon­ta­je. La plan­ta de ca­da bó­ve­da es prác­ti­ca­men­te cua­dra­da, 13 x 11 me­tros, y al­can­za una al­tu­ra es­pec­ta­cu­lar, al­go más de 33 me­tros en su cla­ve cen­tral.

Las pri­me­ras fo­to­gra­fías que co­mien­zan a pu­bli­car­se una vez ex­tin­gui­do el in­cen­dio per­mi­ten ver que la es­truc­tu­ra de pie­dra ha su­fri­do da­ños par­cia­les. La im­po­nen­te agu­ja cons­trui­da por Vio­llet-le-Duc en el si­glo XIX se des­plo­mó so­bre las bó­ve­das. Pro­ba­ble­men­te su caí­da se lle­vó por de­lan­te bue­na par­te de la es­truc­tu­ra des­apa­re­ci­da del cru­ce­ro y la na­ve. La pér­di­da po­dría ha­ber si­do mu­cho ma­yor. El hun­di­mien­to to­tal de las bó­ve­das ha­bría si­do desas­tro­so, lle­ván­do­se con­si­go par­te de los mu­ros, ar­bo­tan­tes y con­tra­fuer­tes, y des­tro­zan­do com­ple­ta­men­te el in­te­rior. Una de sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les es la pro­tec­ción fren­te a in­cen­dios. El lu­nes ar­dió la ar­ma­du­ra de ma­de­ra de su cu­bier­ta, sin em­bar­go, las bó­ve­das han pro­te­gi­do el in­te­rior, aun­que las tem­pe­ra­tu­ras al­can­za­das ha­yan pro­vo­ca­do el de­te­rio­ro y des­apa­ri­ción de al­gu­nas de sus obras de ar­te.

Sus im­po­nen­tes bó­ve­das, de ape­nas 20 cen­tí­me­tros de es­pe­sor, han si­do ca­pa­ces de re­sis­tir un tre­men­do in­cen­dio, lo que nos per­mi­te com­pro­bar la re­sis­ten­cia de es­tas es­truc­tu­ras. La ma­yor preo­cu­pa­ción aho­ra es su com­por­ta­mien­to en los pró­xi­mos días. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras so­por­ta­das por la pie­dra han de­bi­do cau­sar da­ños im­por­tan­tes en su es­truc­tu­ra in­ter­na, mer­man­do su ca­pa­ci­dad re­sis­ten­te. El agua ne­ce­sa­ria pa­ra ex­tin­guir el in­cen­dio es un pro­ble­ma aña­di­do. Los ma­te­ria­les la ab­sor­ben y se cargan de pe­so, lo que po­dría pro­du­cir de­rrum­bes par­cia­les en las pró­xi­mas ho­ras. Se­rá ne­ce­sa­rio com­pro­bar que son es­ta­bles y que no es ne­ce­sa­rio des­mon­tar­las por se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.