No cul­pen a la ma­de­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l in­cen­dio de No­tre Da­me no se de­bió a la es­truc­tu­ra de ma­de­ra. Esa es­truc­tu­ra lle­va­ba ahí, pa­cí­fi­ca­men­te co­lo­ca­da, mu­chos años y ha­bría se­gui­do mu­chos más si no se hu­bie­ra in­ter­pues­to un des­cui­do en una obra de res­tau­ra­ción. Que se ha­ya pro­du­ci­do un in­cen­dio de esa gra­ve­dad no quie­re de­cir que ha­ya que eli­mi­nar las es­truc­tu­ras de­ma­de­ra o evi­tar las res­tau­ra­cio­nes.

Qui­zás lo que más nos lla­ma la aten­ción de los edi­fi­cios his­tó­ri­cos es su as­pec­to ex­te­rior, su or­na­to, la la­bra de la pie­dra, su ta­ma­ño, la au­da­cia en su cons­truc­ción. El gó­ti­co nos re­sul­ta muy atrac­ti­vo por­que guar­da un ex­tra­ño mis­te­rio de in­ge­nie­ría—que es ar­qui­tec­tu­ra—, pe­ro na­die, o ca­si na­die, re­pa­ra en el tras­dós de las bó­ve­das, ese lu­gar que pro­ba­ble­men­te fue­ra el ho­gar de Qua­si­mo­do, el jo­ro­ba­do de No­tre Da­me.

Las pe­que­ñas y las gran­des igle­sias, los edi­fi­cios abo­ve­da­dos y los queno lo­son es­con­den un le­jano es­pa­cio, de­fi­ni­do por ese tras­dós y la es­truc­tu­ra de cu­bier­ta, útil pa­ra ir de­jan­do res­tos: cor­ti­na­jes, cas­co­tes, ele­men­tos di­ver­sos pun­tual­men­te in­ne­ce­sa­rios y pron­to ol­vi­da­dos y, a me­nu­do, con­ver­ti­dos en yes­ca.

Las es­truc­tu­ras de ma­de­ra han da­do so­por­te a ca­si to­das las te­chum­bres de nues­tros edi­fi­cios, sean es­tas de pie­dra, zinc, plo­mo o te­ja; tam­bién a los te­chos y ar­te­so­na­dos. Son es­truc­tu­ras li­ge­ras, pro­vie­nen de un re­cur­so re­no­va­ble que apor­ta ri­que­za pai­sa­jís­ti­ca, ade­más de oxí­geno a la at­mós­fe­ra. Las de los edi­fi­cios gó­ti­cos sue­len ser enor­me­men­te com­ple­jas, ca­si co­mo la es­truc­tu­ra de una em­bar­ca­ción, y ar­den en muy po­cos ca­sos. Aun así, los bom­be­ros sa­ben que, en ge­ne­ral, es­tas es­truc­tu­ras so­por­tan más tiem­po un in­cen­dio que las de me­tal o, in­clu­so, las de hor­mi­gón ar­ma­do. La ma­de­ra no ar­de so­la por com­bus­tión es­pon­tá­nea si no es­tá so­me­ti­da a tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 400 gra­dos du­ran­te cier­to pe­rio­do de tiem­po.

No­tre Da­me, or­gu­llo­sa de su es­truc­tu­ra, lle­va vis­tien­do ma­de­ra unos 800 años. Vio­lletle-Duc, ha­ce­más de si­glo y me­dio, apor­tó la ne­ce­sa­ria re­no­va­ción sin sus­ti­tuir el sis­te­ma. No­tre Da­me con­fia­ba en ella. Lo su­ce­di­do el lu­nes es un fa­llo en el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad de las obras que ha oca­sio­na­do un re­sul­ta­do ca­tas­tró­fi­co. Pe­ro no, el pro­ble­ma no ha si­do la ma­de­ra. Ca­be pre­gun­tar­se si las cau­sas han si­do la pri­sa, la li­ge­re­za o la de­sidia. Y co­mo el me­jor re­me­dio es la pre­ven­ción, ha­brá que re­vi­sar los pro­to­co­los in­ter­na­cio­na­les pa­ra que no vuel­va a su­ce­der. Ico­mos, el Con­se­jo In­ter­na­cio­nal de Mo­nu­men­tos y Si­tios, a cu­ya jun­ta di­rec­ti­va per­te­nez­co en Es­pa­ña, se po­ne al ta­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.