“Quie­ro re­fle­xio­nar so­bre Cen­troa­mé­ri­ca”

JOE SACCO

El País (América) - - PORTADA - JA­CO­BO GAR­CÍA,

El di­bu­jan­te Joe Sacco (Mal­ta, 1960) com­bi­na su tra­zo sen­ci­llo con la fa­ce­ta de re­por­te­ro y com­pa­gi­na con des­tre­za el ám­bi­to del pe­rio­dis­mo y la ilus­tra­ción. Ha si­do tes­ti­go de los con­flic­tos en Che­che­nia, Bosnia o Pa­les­ti­na. “Hay que ir al lu­gar y ver qué pien­sa la gen­te”, ase­gu­ra en en­tre­vis­ta con EL PAÍS rea­li­za­da en el mar­co del Hay Fes­ti­val ce­le­bra­do en Que­ré­ta­ro. De Amé­ri­ca La­ti­na di­ce que, aun­que no es cre­yen­te, le in­tere­sa la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción. “Quie­ro re­fle­xio­nar so­bre lo que pa­só en Cen­troa­mé­ri­ca y qui­zá en­con­trar ejem­plos que es­tán ocu­rrien­do hoy en día”.

Tam­bién tie­ne pen­dien­te un via­je a Chi­le: “Mi de­seo es ha­blar con eco­no­mis­tas del neo­li­be­ra­lis­mo por­que allí es don­de co­men­zó con Pi­no­chet y los Chica­go boys. Reor­ga­ni­za­ron la so­cie­dad a tra­vés del mer­ca­do”.

El di­bu­jan­te Joe Sacco (Mal­ta, 1960) es una ra­ra avis res­pe­ta­da por el gre­mio pe­rio­dís­ti­co co­mo po­cas ve­ces ocu­rre con los co­le­gas. Com­bi­na su tra­zo sen­ci­llo con un mi­nu­cio­so re­por­teo fu­sio­nan­do los dos gé­ne­ros. Ha cu­bier­to al­gu­nos de los con­flic­tos bé­li­cos más im­por­tan­tes co­mo Che­che­nia, Bosnia o Pa­les­ti­na, pe­ro se de­fi­ne co­mo un ilus­tra­dor “que hu­ye cuan­do es­cu­cha los dis­pa­ros”. Lle­gó con 12 años a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ja­más se na­cio­na­li­zó. A pe­sar de ello, es uno de los me­jo­res testigos de una cri­sis que fi­nal­men­te lle­vó a Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca. Du­ran­te una en­tre­vis­ta en Que­ré­ta­ro, don­de par­ti­ci­pó en una char­la in­vi­ta­do por el Hay Fes­ti­val, cri­ti­ca el nue­vo pe­rio­dis­mo que no en­vía re­por­te­ros al te­rreno y des­cri­be a un Trump bru­tal y des­pia­da­do.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo se­lec­cio­na sus te­mas?

Res­pues­ta. Siem­pre es­co­jo te­mas que me afec­tan ca­si de for­ma fí­si­ca. Tie­ne que ser al­go que me im­por­te bas­tan­te y que des­pués de cin­co años lo si­ga ha­cien­do.

P. ¿Por qué so­lo di­bu­ja en blan­co y ne­gro?

R. Por­que no sé real­men­te usar el co­lor, esa es la ver­da­de­ra res­pues­ta. No uti­li­zo Pho­tos­hop y no soy bueno con el co­lor. No lo di­go con or­gu­llo, es una li­mi­ta­ción que ten­go y de­bo tra­ba­jar lo me­jor que pue­da en blan­co y ne­gro. Sin em­bar­go, con los años ha de­ja­do de preo­cu­par­me es­to y me he da­do cuen­ta de que ese es mi es­ti­lo. Mi li­mi­ta­ción se ha con­ver­ti­do en mi es­ti­lo.

P. ¿Es­te se­ría un buen con­se­jo pa­ra al­guien que em­pie­za?

R. Sí, pien­so en al­guien que es­tá em­pe­zan­do y que di­bu­ja bien, pe­ro fa­lla. Lue­go esos de­fec­tos pue­den con­ver­tir­se en tu ta­len­to y ya na­die más pien­sa que es un fa­llo.

P. Us­ted pa­sa mu­chas se­ma­nas re­por­tean­do, pe­ro los me­dios han de­ja­do de en­viar gen­te al te­rreno por­que lo con­si­de­ran ca­ro. ¿Có­mo afecta es­to al pe­rio­dis­mo?

R. Creo que tie­ne un enor­me efec­to por­que al fi­nal, en lu­gar de tra­ba­jo de cam­po te­ne­mos opi­nio­nes so­bre co­sas que no se co­no­cen de pri­me­ra mano. No se tra­ta de sen­tar­se en un es­tu­dio de te­le­vi­sión y ha­blar so­bre las ra­zo­nes por las que Es­ta­dos Uni­dos ha vo­ta­do a Trump. Lo que se ne­ce­si­ta es ir al lu­gar y en­ten­der que pien­sa la gen­te y por qué vo­tan a Trump. Eso sig­ni­fi­ca re­por­tear. El pro­ble­ma es que aho­ra hay me­nos di­ne­ro y el con­tex­to del pe­rio­dis­mo ha cam­bia­do. Ya em­pe­zó a cam­biar an­tes de Fa­ce­book y de Goo­gle pe­ro aho­ra se ace­le­ró. To­do el di­ne­ro en pu­bli­ci­dad se ha ido a Fa­ce­book y Goo­gle y uti­li­zan esas no­ti­cias pa­ra que pin­ches en su web, pe­ro no han pa­ga­do por el con­te­ni­do, sino que lo uti­li­zan y eso no pue­de fun­cio­nar. Por eso siem­pre he ad­mi­ra­do a la gen­te que va al te­rreno.

P. ¿Cuál es el hi­lo con­duc­tor de lu­ga­res co­mo Che­che­nia, Pa­les­ti­na o Bosnia so­bre los que ha pu­bli­ca­do li­bros?

R. To­dos son lu­ga­res de con­flic­to en­tre fuer­zas do­mi­nan­tes y opre­so­ras. In­ten­to, en la me­di­da de lo po­si­ble, re­por­tear so­bre gen­te opri­mi­da y esas son las per­so­nas que me in­tere­san. Y quie­ro ha­cer­lo con ho­nes­ti­dad. No quie­ro con­ver­tir­los en hé­roes, sino sa­ber có­mo afecta a su psi­co­lo­gía y sus so­cie­da­des.

P. ¿Có­mo se sien­te us­ted, un pe­rio­dis­ta que pin­ta o un di­bu­jan­te ri­gu­ro­so?

R. Me veo a mí mis­mo co­mo un di­bu­jan­te que ha­ce pe­rio­dis­mo y di­go di­bu­jan­te por­que quie­ro ha­cer có­mics que no sean so­lo pe­rio­dís­ti­cos. Mis in­tere­ses van más allá. Es­toy in­tere­sa­do en la sá­ti­ra y la fic­ción por eso pre­fie­ro que me con­si­de­ren un di­bu­jan­te.

P. ¿Qué te­má­ti­ca le in­tere­sa en Amé­ri­ca La­ti­na?

R. Me in­tere­sa la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción. No soy cre­yen­te, pe­ro la teo­lo­gía le da mu­cha fuer­za a mu­cha gen­te y no siem­pre son fuer­zas del mal co­mo mu­chos de mis ami­gos pen­sa­rían y quie­ro re­fle­xio­nar so­bre lo que pa­só en Cen­troa­mé­ri­ca y qui­zá en­con­trar ejem­plos que es­tán ocu­rrien­do hoy en día. El tra­ba­jo de los cu­ras en los pue­blos, co­mo la Igle­sia ha­ce co­sas bue­nas. Tam­bién me in­tere­sa

“No soy bueno con el di­bu­jo en co­lor. Mi li­mi­ta­ción se ha con­ver­ti­do en es­ti­lo”

Chi­le e iré pron­to. Quie­ro ha­blar con eco­no­mis­tas y ha­blar del neo­li­be­ra­lis­mo por­que en Chi­le es don­de co­men­zó con Pi­no­chet y los Chica­go boys. Ellos lle­ga­ron y reor­ga­ni­za­ron la so­cie­dad a tra­vés de las fuer­zas del mer­ca­do. Es el pri­mer lu­gar don­de se hi­zo es­to y aho­ra vi­vi­mos en un mun­do que tie­ne ahí su co­mien­zo.

P. ¿Có­mo es su ru­ti­na de tra­ba­jo?

R. Me le­van­to y to­mo un ca­fé con mi no­via. Ese es el me­jor mo­men­to del día. Lue­go di­bu­jo des­de las ocho en ca­sa has­ta las cin­co y des­pués sue­lo leer. Pien­so que es im­por­tan­te leer mu­cho so­bre los te­mas que me in­tere­san. P. Ima­gino que cuan­do lee to­ma ideas vi­sua­les muy di­fe­ren­tes a no­so­tros.

R. Sí, siem­pre pien­so vi­sual­men­te y co­mo con­ver­tir una idea en un di­bu­jo. Aho­ra por ejem­plo es­toy en­tre­vis­tan­do a gen­te pa­ra un te­ma muy am­plio so­bre el con­cep­to de pro­pie­dad pri­va­da en el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co oc­ci­den­tal. He pa­sa­do tiem­po con in­dí­ge­nas que pien­san en la tie­rra y no en el con­cep­to de pro­pie­dad. Ca­da vez que leo o en­tre­vis­to a al­guien so­bre es­to me pa­so el tiem­po pen­san­do có­mo pue­do me­ter es­to en un có­mic por­que son ideas muy abs­trac­tas.

P. ¿Có­mo es su cuaderno de no­tas en el te­rreno?

R. De­pen­de don­de va­ya. A ve­ces gra­bo au­dios pa­ra re­co­ger y ar­chi­var bien las pa­la­bras. Otras ve­ces to­mo no­tas, pe­ro se me ol­vi­dan por­que es­toy es­cu­chan­do. Tam­bién ten­go dia­rios que a ve­ces tie­nen cien­tos de pá­gi­nas, de­pen­dien­do de la his­to­ria. Así que fi­nal­men­te es una su­ma de dia­rios, cua­der­nos, au­dio… dis­tin­tos ma­te­ria­les.

P. ¿Cuán­to tiem­po pa­sa re­por­tean­do? ¿Y en ela­bo­rar un li­bro?

R. De­pen­de. En Bosnia es­tu­ve cua­tro me­ses. En Gaza es­tu­ve dos me­ses, pe­ro lue­go re­gre­sé otras dos se­ma­nas, lue­go otra... En el ca­so de Ca­na­dá [su úl­ti­mo pro­yec­to aún sin pu­bli­car] he he­cho dos via­jes de tres se­ma­nas ca­da uno. Tra­to de pa­sar to­do el tiem­po po­si­ble en el te­rreno. Y di­bu­jar los li­bros me lle­van en­tre dos a sie­te años. Por eso ten­go que ele­gir muy bien los te­mas que es­co­jo. ¿Cuán­tos li­bros me que­dan a mi edad? Igual tres. Así que me­jor eli­jo bien.

P. Su úl­ti­mo li­bro La Gran Gue­rra [so­bre la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial] es una ma­ra­vi­lla des­ple­ga­ble que se lee y ve en ho­ri­zon­tal. ¿Le in­tere­san nue­vos for­ma­tos?

R. Es­ta idea me la su­gi­rió otra per­so­na, pe­ro yo que­ría al­go que tu­vie­ra mo­vi­mien­to. Así que pen­sé en el Ta­piz de Ba­yeaux so­bre la in­va­sión nor­man­da de In­gla­te­rra en el que se lee la ilus­tra­ción por­que tie­ne 60 me­tros de lar­go. Ca­da li­bro que ha­go me da una idea pa­ra un pró­xi­mo li­bro. Me gus­ta cam­biar y hay mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra ello.

P. ¿Có­mo ve la si­tua­ción en EE UU y la lle­ga­da de Trump al po­der?

R. La no­ve­dad con Trump es que ha­ce un es­pec­tácu­lo de ca­da co­sa. Mu­chos pre­si­den­tes han he­cho co­sas si­mi­la­res, pe­ro sin ha­cer un es­pec­tácu­lo. Él sa­be que pue­de ga­nar vo­tos si es cruel y hay un sec­tor de la po­bla­ción que res­pon­de a esa fuer­za abu­si­va. En cier­to ni­vel es la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, lo cual es muy de­cep­cio­nan­te. Trump re­pre­sen­ta un mo­men­to muy ma­lo.

“Hay que ir al lu­gar y ver qué pien­sa la gen­te. En eso con­sis­te re­por­tear”

“Do­nald Trump re­pre­sen­ta un mo­men­to muy ma­lo en EE UU”

/ DA­NIEL MORDZINSKI

El di­bu­jan­te Joe Sacco, du­ran­te el Hay Fes­ti­val de Que­ré­ta­ro.

/ JOE SACCO

Au­to­rre­tra­to es­pe­cial pa­ra EL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.