PE­TER HAND­KE Y OL­GA TO­KAR­CZUK GANAN EL NO­BEL DE LI­TE­RA­TU­RA DEL DO­BLE­TE.

El au­tor aus­tria­co, enemi­go de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, ce­le­bra la “va­len­tía” de la Aca­de­mia

El País (Nacional) - - PORTADA - MARC BASSETS, Cha­vi­lle

El aus­tria­co y la po­la­ca fue­ron ga­lar­do­na­dos con los pre­mios co­rres­pon­dien­tes a 2019 y 2018, fa­lla­dos a la vez por la sus­pen­sión del pa­sa­do año. En las imá­ge­nes, Hand­ke, en su ca­sa de Cha­vi­lle (Fran­cia), y To­kar­czuk, en Bie­le­feld (Ale­ma­nia), ayer tras co­no­cer­se el ga­lar­dón.

Cuan­do so­nó el te­lé­fono po­co des­pués al me­dio­día de ayer, Pe­ter Hand­ke pen­só que se tra­ta­ba de un abo­ga­do estadounid­ense cu­ya lla­ma­da es­pe­ra­ba. En­se­gui­da en­ten­dió que el in­ter­lo­cu­tor era al­guien de la Aca­de­mia Sue­ca. Unos mi­nu­tos más tar­de se anun­cia­ría al mun­do que le otor­ga­ban el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra co­rres­pon­dien­te a 2019. El ju­ra­do jus­ti­fi­có el ga­lar­dón a Hand­ke “por su tra­ba­jo in­flu­yen­te que, con ge­nio lin­güís­ti­co, ha ex­plo­ra­do la pe­ri­fe­ria y la es­pe­ci­fi­ci­dad de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na”. Des­pués, el au­tor aus­tria­co, de 76 años, se fue a ca­mi­nar por los bos­ques cer­ca­nos de Cha­vi­lle, pue­blo a las afue­ras de Pa­rís don­de re­si­de.

A las 15.45 re­gre­só por uno de los ca­mi­nos que con­du­cen a su ca­sa con jar­dín. Le es­pe­ra­ba una de­ce­na de pe­rio­dis­tas. “Pa­sen”, di­jo, desafian­do su repu­tación de es­cri­tor hu­ra­ño y ais­la­do, de ar­tis­ta apá­tri­da y ex­tra­te­rri­to­rial. Vi­ve aquí des­de ha­ce 30 años, ro­dea­do de ve­ci­nos que no sa­ben muy bien a qué se de­di­ca.

“No sé si es­toy fe­liz, pe­ro es­toy emo­cio­na­do”, de­cla­ró. “Pe­ro no lo pue­do mos­trar con las cá­ma­ras y los apa­ra­tos de fotos. Es di­fí­cil es­tar emo­cio­na­do. Hay que ser ac­tor pa­ra es­tar­lo de­lan­te de us­te­des”. Des­pués re­ve­ló: “No sé có­mo ce­le­brar­lo. Me gus­ta­ría beber, pe­ro no he co­mi­do na­da hoy. No ten­go ham­bre”. Sus sen­sa­cio­nes eran ex­tra­ñas. “Co­mo es­cri­tor has na­ci­do cul­pa­ble. Y hoy, a es­ta ho­ra, no me sien­to cul­pa­ble, me sien­to li­bre”.

Es un pre­mio atí­pi­co. Se anun­cia jun­to al de 2018, sus­pen­di­do por el es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les que gol­peó la Aca­de­mia. Ese ga­lar­dón ha re­caí­do en la es­cri­to­ra po­la­ca Ol­ga To­kar­czuk, au­to­ra que Hand­ke no co­no­ce. El re­co­no­ci­mien­to le ha lle­ga­do al es­cri­tor aus­tria­co cuan­do mu­chos ha­bían de­ja­do de es­pe­rar­lo.

Los en­sa­yos de Hand­ke en de­fen­sa de Ser­bia du­ran­te las gue­rras bal­cá­ni­cas de los años no­ven­ta, y aún más el ges­to de leer un dis­cur­so al en­tie­rro del lí­der na­cio­na­lis­ta ser­bio Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, muer­to en 2006 en una cel­da del Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya, pa­re­cían ha­ber­lo re­le­ga­do, aun­que ca­da año se­guía fi­gu­ran­do en las qui­nie­las. Ba­jo sos­pe­cha, a ve­ces, de de­ci­dir por mo­ti­vos po­lí­ti­cos (es cé­le­bre el ca­so del No­bel ja­más con­ce­di­do a Jor­ge Luis Bor­ges), es­ta vez na­die po­drá acu­sar a los aca­dé­mi­cos sue­cos de no ha­ber­se ce­ñi­do a mo­ti­vos es­tric­ta­men­te li­te­ra­rios. La Aca­de­mia ha pre­mia­do a un eu­ro­peo con opi­nio­nes que hoy se ca­li­fi­ca­rían de po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tas. Él no lo es­pe­ra­ba.

“Por los pro­ble­mas que tu­ve ha­ce años nun­ca pen­sé que me eli­gie­ran”, di­jo el au­tor de El mie­do del portero an­te el pe­nal­ti y Des­gra­cia im­peo­ra­ble. “Hu­bo mu­cho rui­do cuan­do es­cri­bí de un mo­do dis­tin­to so­bre la gue­rra ci­vil en Yu­gos­la­via, y pue­do en­ten­der­lo.

Por eso creo que la de­ci­sión de la Aca­de­mia de Es­to­col­mo de­mues­tra va­len­tía”. Ama­ble y hos­pi­ta­la­rio con los pe­rio­dis­tas, sal­tan­do en­tre el ale­mán, en in­glés, el fran­cés y al­go de cas­te­llano, Hand­ke se mos­tró in­có­mo­do an­te las pre­gun­tas de sus po­si­cio­nes so­bre Ser­bia y Mi­lo­se­vic. So­bre su pre­sen­cia en el fu­ne­ral del lí­der ser­bio, re­pli­có: “¿Es un cri­men? ¿A us­ted le pa­re­ce un cri­men?”. “No ten­go na­da que cam­biar. Ca­da día me gus­ta­ría cam­biar”, con­ti­nuó. “Pe­ro mi na­tu­ra­le­za es mi na­tu­ra­le­za, y es la de un es­cri­tor, no de un pe­rio­dis­ta. Mi sen­ti­mien­to más pro­fun­do es el épi­co, co­mo Cer­van­tes, co­mo Ho­me­ro, co­mo Tols­tói. Es­te es mi mun­do. Y es­cri­to­res co­mo Adal­bert Stif­ter, Hei­mi­to von Do­de­rer o Ivo An­dric”.

Re­la­ción con Es­pa­ña

El lau­rea­do tam­bién men­cio­nó la in­fluen­cia de Es­pa­ña, país don­de ha pa­sa­do tem­po­ra­das y que apa­re­ce en li­bros su­yos co­mo En­sa­yo so­bre el ju­ke­box, En­sa­yo so­bre los días si­len­cio­sos y En­sa­yo so­bre el can­san­cio. Ha­bla de Cuen­ca, de So­ria y de Li­na­res. Ci­ta a San Juan de la Cruz, a Te­re­sa de Ávi­la, a Cer­van­tes. “Tam­bién los pai­sa­jes, so­bre to­do”, aña­de. “Me gus­ta Cas­ti­lla: mil me­tros so­bre el mar, y es­tá va­cío. Pe­ro gus­tar no es la pa­la­bra. Sien­to ape­go”.

Hand­ke es rea­cio a en­trar en de­ba­tes con­tem­po­rá­neos, pe­ro cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta so­bre la ola na­cio­na­lis­ta en Eu­ro­pa, res­pon­de: “Yo dis­tin­go en­tre na­cio­na­lis­mo y pa­trio­tis­mo. Mi país es Aus­tria. Cuan­do al­guien in­sul­ta a mi ma­dre, a mis her­ma­nos, a mi país sin co­no­cer­los, me vuel­vo pa­trio­ta. Pe­ro soy ab­so­lu­ta­men­te an­ti­na­cio­na­lis­ta”.

Ha­ce unos años, Hand­ke de­cla­ró que “ha­bría que su­pri­mir el No­bel” por­que “es una fal­sa ca­no­ni­za­ción”. Ayer, con un to­que de hu­mor, lo ma­ti­za­ba: “Aho­ra lo han co­rre­gi­do. Qui­zá con­ti­núen por la bue­na vía aho­ra. No ten­go na­da que cri­ti­car”. Y, más se­rio, ex­pli­có: “Cuan­do cri­ti­qué el pre­mio, no ha­bla­ba co­mo au­tor sino co­mo lec­tor. Mi exis­ten­cia con­sis­te en leer. Me sien­to en mi si­tio cuan­do em­pie­zo a leer, a des­ci­frar, a en­con­trar las pa­la­bras”. Ex­pli­có que ca­da ma­ña­na de­di­ca un ra­to a unos ver­sos de Pín­da­ro y a otros au­to­res en grie­go an­ti­guo. “Es bueno pa­ra la ca­be­za y pa­ra el co­ra­zón”.

Otra pre­gun­ta. ¿En qué gas­ta­rá el di­ne­ro? “Ah, va­ya cues­tio­nes… No muy su­ti­les. Cuan­do era jo­ven es­cu­cha­ba una can­ción de Ray Da­vies, de los Kinks, con una fra­se que me gus­ta­ba mu­cho: ‘Hay de­ma­sia­do en mi ca­be­za’. No me pre­gun­te por el di­ne­ro…”. El au­tor pre­vé ir en di­ciem­bre a la en­tre­ga en Es­to­col­mo. Mien­tras los fo­tó­gra­fos le pe­dían que po­sa­se, an­te una me­sa lle­na de fru­ta, lá­pi­ces y bo­lí­gra­fos, evo­có su amis­tad con el ci­neas­ta Wim Wen­ders, pa­ra quien es­cri­bió El cie­lo so­bre Ber­lín, y con el pro­fe­sor Eus­ta­quio Bar­jau, tra­duc­tor al cas­te­llano de bue­na par­te de su obra e in­clu­so ac­tor en una de sus pe­lí­cu­las, La Au­sen­cia, de 1992, con Jean­ne Mo­reau y Bruno Ganz.

¿Y tras el No­bel? “Hay que con­ti­nuar co­mo si na­da. Es uno de mis mo­ti­vos en la vi­da: ha­cer co­mo si na­da. Aún ten­go co­sas que con­tar, ri­mar e ima­gi­nar”.

/ FRAN­CO­IS MORI (AP) / THI­LO SCHMUELGEN (REUTERS)

/ FRAN­CO­IS MORI (AP)

Pe­ter Hand­ke sa­lu­da a los pe­rio­dis­tas a las puer­tas de su ca­sa de Cha­vi­lle, a las afue­ras de Pa­rís, tras el anun­cio del No­bel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.