La ONU pi­de una in­ves­ti­ga­ción de la muer­te de Mor­si

El ex­pre­si­den­te egip­cio, fa­lle­ci­do tras de­cla­rar en un jui­cio, es en­te­rra­do en El Cai­ro

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AGEN­CIAS,

La ofi­ci­na de de­re­chos hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das pi­dió ayer una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te de la muer­te del an­ti­guo pre­si­den­te egip­cio Moha­med Mor­si, en­car­ce­la­do des­de el gol­pe mi­li­tar de 2013 y que falleció el lu­nes tras des­ma­yar­se tras com­pa­re­cer en un jui­cio. La ONU re­cla­mó que la in­ves­ti­ga­ción de­be abar­car to­dos los as­pec­tos de su tra­ta­mien­to durante el en­car­ce­la­mien­to.

“Se han arro­ja­do du­das so­bre las con­di­cio­nes de de­ten­ción del se­ñor Mor­si, incluyendo el ac­ce­so a un tra­ta­mien­to mé­di­co apro­pia­do, así co­mo su­fi­cien­te ac­ce­so a sus abo­ga­dos y fa­mi­lia­res durante sus ca­si seis años en pri­sión. Pa­re­ce, asi­mis­mo, que ha sido con­fi­na­do a un en­cie­rro so­li­ta­rio pro­lon­ga­do”, afir­mó el por­ta­voz de la ofi­ci­na de la ONU, Ru­pert Col­vi­lle. “La in­ves­ti­ga­ción de­be­ría ser di­ri­gi­da por una au­to­ri­dad ju­di­cial u otra com­pe­ten­te que sea in­de­pen­dien­te de los res­pon­sa­bles de pri­sio­nes pa­ra que lle­ven a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción rá­pi­da, im­par­cial y efec­ti­va de las cir­cuns­tan­cias y las cau­sas de su muer­te”, aña­dió.

Moha­med Mor­si fue en­te­rra­do ayer mis­mo en Me­di­nat Nasr, un ba­rrio de El Cai­ro, se­gún uno de sus abo­ga­dos, Ab­del­mo­neim Ab­del Mak­sud, me­nos de 24 ho­ras des­pués del fa­lle­ci­mien­to. Las au­to­ri­da­des prohi­bie­ron que la fa­mi­lia de Mor­si ce­le­bra­ra el fu­ne­ral en la pro­vin­cia Orien­tal (Shar­qia), don­de na­ció el ex­man­da­ta­rio, de 67 años. Mak­sud in­for­mó de que so­lo una de­ce­na de per­so­nas fue­ron au­to­ri­za­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad a acu­dir al ri­to fu­ne­ra­rio.

Mor­si, del mo­vi­mien­to de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, pri­mer pre­si­den­te ele­gi­do de­mo­crá­ti­ca­men­te en Egip­to en 2012 y de­rro­ca­do en 2013 por el ac­tual jefe de Es­ta­do, el ge­ne­ral Ab­del­fa­tá al Si­si, mu­rió tras des­va­ne­cer­se durante un jui­cio por su­pues­to es­pio­na­je en El Cai­ro. El hos­pi­tal al que fue tras­la­da­do so­lo pu­do cer­ti­fi­car su muer­te. La red es­ta­tal de te­le­vi­sión ase­gu­ró que la muer­te se pro­du­jo por un pa­ro car­día­co.

“El tri­bu­nal le acor­dó el de­re­cho de ha­blar durante cin­co mi­nu­tos. Ca­yó al suelo en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos y fue lle­va­do rá­pi­da­men­te al hos­pi­tal”, don­de mu­rió, se­gún un co­mu­ni­ca­do de la Fis­ca­lía. “Lle­gó al hos­pi­tal exac­ta­men­te a las 16.50 y no te­nía he­ri­das vi­si­bles en el cuerpo”, agre­gó.

La co­fra­día de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes til­dó el lu­nes la muer­te del ex­man­da­ta­rio co­mo “un ase­si­na­to en to­da re­gla” y ha­bía lla­ma­do a la ce­le­bra­ción de un fu­ne­ral ma­si­vo. Mor­si fue en­car­ce­la­do tras ser apar­ta­do del po­der y juz­ga­do lue­go por va­rios ca­sos, entre ellos, uno de es­pio­na­je pa­ra Irán, Qa­tar y grupos mi­li­tan­tes co­mo el de Ha­más en Ga­za. Acu­mu­la­ba con­de­nas por 45 años de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.