La lí­der de Hong Kong se afe­rra al car­go y pre­ci­pi­ta nue­vas pro­tes­tas

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MA­CA­RE­NA VIDAL LIY,

La je­fa del Gobierno au­tó­no­mo hong­ko­nés, Ca­rrie Lam, si­gue sin po­der, o que­rer, apa­ci­guar a los ma­ni­fes­tan­tes en Hong Kong. Ayer pre­sen­ta­ba su “más sin­ce­ra” dis­cul­pa per­so­nal “a to­do el pue­blo de Hong Kong” por la preo­cu­pa­ción que el pro­yec­to de ley de ex­tra­di­ción a la Chi­na con­ti­nen­tal ha sus­ci­ta­do pe­ro re­cha­zó di­mi­tir. En una at­mós­fe­ra de cris­pa­ción, a quie­nes lle­van diez días en las ca­lles, su dis­cul­pa les pa­re­ce in­su­fi­cien­te y anun­cian nue­vos ac­tos de pro­tes­ta.

“Dos días des­pués de que se ma­ni­fes­ta­ran dos millones de per­so­nas, Lam se ha li­mi­ta­do a pe­dir per­dón, na­da más, y no ha he­cho ca­so de lo que esos dos millones le re­cla­ma­ban”, res­pon­día el lí­der es­tu­dian­til Jos­hua Wong en una rue­da de pren­sa en ple­na ca­lle, fren­te a la se­de del Gobierno cen­tral chino en Hong Kong.

Wong ad­ver­tía que las mar­chas y los ac­tos de pro­tes­ta con­ti­nua­rán. Es­pe­cial­men­te los días en que se ce­le­bra la cum­bre del G20 en Osa­ka (Ja­pón, 28 y 29 de es­te mes), a la que es­tán in­vi­ta­dos el pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, y el de Chi­na, Xi Jin­ping. Has­ta aho­ra, esa reunión pro­me­tía

es­tar cen­tra­da en los acon­te­ci­mien­tos en Irán y lo que am­bos man­da­ta­rios pu­die­ran ha­cer —o no— por re­sol­ver la gue­rra tec­no­ló­gi­ca y co­mer­cial que en­fren­ta a am­bas po­ten­cias. Pe­ro los ma­ni­fes­tan­tes es­tán de­ci­di­dos a me­ter Hong Kong en la agen­da.

“La ero­sión de las li­ber­ta­des en Hong Kong de­be­ría for­mar par­te de la con­ver­sa­ción entre Trump y Xi Jin­ping” en Osa­ka, opi­na Wong. Aun­que Pe­kín no lo ha con­fir­ma­do, es pro­ba­ble que los dos pre­si­den­tes ce­le­bren una bi­la­te­ral, con­si­de­ra­da cla­ve pa­ra re­sol­ver la gue­rra co­mer­cial. El se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, ya ha apun­ta­do que Trump po­dría sa­car a re­lu­cir tam­bién las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Hong Kong.

Los ac­tos de pro­tes­ta se in­ten­si­fi­ca­rán en torno al 1 de julio, el aniver­sa­rio de la de­vo­lu­ción de la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca a la so­be­ra­nía chi­na, una fe­cha que tra­di­cio­nal­men­te se ce­le­bra con una gran ma­ni­fes­ta­ción ciudadana.

So­bre­sal­ta­da aún por el éxi­to de la mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go, muy su­pe­rior a los cálcu­los del Gobierno des­pués de que Lam anun­cia­ra un día an­tes la sus­pen­sión del pro­yec­to de ley, la mi­nis­tra jefe ha­bía com­pa­re­ci­do con­tri­ta an­te la pren­sa pa­ra pe­dir per­dón y una “se­gun­da opor­tu­ni­dad” a los hong­ko­ne­ses. “Durante las mar­chas de los úl­ti­mos días, la gen­te ha ex­pre­sa­do de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca y or­de­na­da su in­sa­tis­fac­ción con el pro­yec­to de ley y el Gobierno, es­pe­cial­men­te yo… Per­so­nal­men­te re­cae so­bre mí mu­cha de la res­pon­sa­bi­li­dad en las de­fi­cien­cias del Gobierno au­tó­no­mo”, di­jo ayer.

To­do sin ce­der a las re­cla­ma­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes. Vino a ar­gu­men­tar que, a efec­tos prác­ti­cos, la me­di­da es­tá muer­ta: no hay tiem­po pa­ra tra­mi­tar­la y ex­pi­ra­rá cuan­do ter­mi­ne es­ta se­sión le­gis­la­ti­va, en julio de 2020. Pe­ro evi­tan­do que­dar en evi­den­cia. Tam­po­co quiso ce­der en lo que aho­ra mis­mo más im­por­ta a los ma­ni­fes­tan­tes más jó­ve­nes: la pro­me­sa de que no se pre­sen­ta­rán car­gos con­tra ninguno de los par­ti­ci­pan­tes en las con­cen­tra­cio­nes.

An­te la fal­ta de con­ce­sio­nes tan­gi­bles, el re­sen­ti­mien­to con­tra la je­fa de Gobierno no ha he­cho sino cre­cer entre los ma­ni­fes­tan­tes. El pulso entre los ciu­da­da­nos y Lam se re­du­ce ya a una cues­tión de “con­fian­za” y los re­si­den­tes la han per­di­do por com­ple­to en su mi­nis­tra jefe.

/ R. P. (EFE)

El ac­ti­vis­ta Jos­hua Wong mues­tra una ima­gen de Lam en una rue­da de pren­sa, ayer en Hong Kong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.