La pro­me­sa de que es­ta vez vo­ten las ba­ses

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

A pe­sar de que la com­pe­ti­ción entre los can­di­da­tos a li­de­rar el Par­ti­do Con­ser­va­dor pue­da ace­le­rar­se en los pró­xi­mos días, a par­tir de re­nun­cias de los con­ten­dien­tes, no su­ce­de­rá co­mo con The­re­sa May en 2016. En­ton­ces se que­dó so­la y fue ele­gi­da por des­car­te. En es­ta oca­sión, los ri­va­les se han com­pro­me­ti­do, pa­sa­da ya la se­gun­da ron­da, a no aban­do­nar y a que los 160.000 afiliados del par­ti­do pue­dan te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra en es­tas pri­ma­rias. El nue­vo pri­mer mi­nis­tro se anun­cia­rá ofi­cial­men­te en la se­ma­na que co­mien­za el 22 de julio, se­gún el ca­len­da­rio acor­da­do. pú­bli­ca­men­te su apo­yo al can­di­da­to John­son.

La se­gun­da ron­da exi­gía un res­pal­do mí­ni­mo de 33 vo­tos pa­ra no que­dar eli­mi­na­do. El ex­mi­nis­tro pa­ra el Bre­xit, Do­mi­nic Raab, so­lo lo­gró 30. El ca­cho­rro neo­li­be­ral y that­che­riano al que cor­te­ja­ron durante un tiem­po las fi­las eu­ro­es­cép­ti­cas se ha ido des­in­flan­do con ra­pi­dez, por una mez­cla de am­bi­ción po­co di­si­mu­la­da, tor­pe­za en sus de­cla­ra­cio­nes y una ex­hi­bi­ción de tes­tos­te­ro­na de la que no hi­zo ga­la en el bre­ve pe­rio­do en que fue res­pon­sa­ble de las ne­go­cia­cio­nes con Bru­se­las.

Hoy, ter­ce­ra ron­da

En la com­pe­ti­ción, que ce­le­bra hoy su ter­ce­ra ron­da, que­dan John­son y otros cua­tro. Entre ellos, el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Je­remy Hunt —que ob­tu­vo ayer 46 vo­tos— si­gue sien­do el que ofre­ce una ma­yor ima­gen de ex­pe­rien­cia y seriedad, pe­ro ado­le­ce de mag­ne­tis­mo y no ter­mi­na de ga­nar nue­vos adep­tos. El mi­nis­tro pa­ra el Medio Am­bien­te, Mi­chael Go­ve, so­bre­vi­ve a su con­fe­sión de los flir­teos ju­ve­ni­les con la co­caí­na y man­tie­ne su ba­se. Ayer le apo­ya­ron 41 dipu­tados. Has­ta aho­ra, fiel a su pro­pia le­yen­da, ha de­mos­tra­do ser el más “zo­rro” de los con­ten­dien­tes, al pi­ro­pear a ri­va­les, sem­brar du­das so­bre otros y cri­ti­car abier­ta­men­te la per­so­na­li­dad de John­son.

Sa­jid Ja­vid, el mi­nis­tro del In­te­rior, ha sido la se­gun­da sorpresa del com­ba­te (33 vo­tos). Mu­sul­mán, de ori­gen hu­mil­de, fi­nan­cie­ro de éxi­to que dio el sal­to a la po­lí­ti­ca, su his­to­ria per­so­nal y su men­sa­je in­clu­si­vo re­ca­ba apo­yos entre aque­llos conservado­res que pien­san que su par­ti­do, ade­más de un nue­vo lí­der, ne­ce­si­ta un re­no­va­do cam­bio de ima­gen.

Por­que la pri­me­ra sorpresa, co­mo re­fle­jan los me­dios bri­tá­ni­cos, es Rory Ste­wart, con 37 su­fra­gios. Es­te po­lí­ti­co con pin­ta de des­pis­ta­do, de orí­ge­nes y edu­ca­ción aris­tó­cra­tas, tu­tor de los prín­ci­pes Enrique y Guillermo, di­plo­má­ti­co y aven­tu­re­ro, se ha con­ver­ti­do, con un dis­cur­so sen­sa­to y ho­nes­to, en la es­pe­ran­za de mu­chos.

sus años co­mo es­pía al ser­vi­cio del MI6. No es una acu­sa­ción nueva ni es­tá cla­ro que re­sul­te efi­caz en su pro­pó­si­to des­ca­li­fi­ca­dor. En pri­mer lu­gar, por­que Ste­wart tie­ne la ventaja de que to­do el mun­do en­tien­de al­go ob­vio: la pri­me­ra obli­ga­ción de un es­pía es ne­gar que lo sea. Pe­ro, so­bre to­do, por­que pues­tos a com­pa­rar pe­ca­dos la opi­nión pú­bli­ca es­tá dis­pues­ta a acep­tar más la pa­sa­da vi­da se­cre­ta de Ste­wart que los tiem­pos de John­son co­mo pe­rio­dis­ta ma­rru­lle­ro.

En el pri­mer de­ba­te entre los can­di­da­tos, el es­pía que sur­gió de la na­da en­can­di­ló a la au­dien­cia al de­nun­ciar la ba­ta­lla de ga­llos pro­ta­go­ni­za­da por sus ri­va­les, to­dos ellos dis­pues­tos a im­po­ner el Bre­xit a pe­sar de Bru­se­las. Ste­wart se li­mi­tó a re­cor­dar­les que lo que no pue­de ser no pue­de ser, y ade­más es im­po­si­ble. Y les acon­se­jó que, co­mo él mis­mo ase­gu­ra ha­ber he­cho, se lean las más de 500 pá­gi­nas del Acuer­do de Re­ti­ra­da que The­re­sa May ne­go­ció con la UE y del que to­dos re­nie­gan aho­ra.

/ MATT DUNHAM (AP)

Bo­ris John­son sa­le ayer de su ca­sa, al sur de Londres.

Rory Ste­wart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.