No hay co­la en la UE pa­ra ser ‘mi­nis­tro’ de Ex­te­rio­res

El car­go de Al­to Re­pre­sen­tan­te co­mu­ni­ta­rio, crea­do en 2009, se ha de­va­lua­do has­ta el pun­to de que nin­gún país lo re­cla­ma en el re­par­to de po­der en Bru­se­las

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - BER­NAR­DO DE MI­GUEL,

El puesto ha sido usa­do otras ve­ces pa­ra re­ma­tar equi­li­brios po­lí­ti­cos

Los mi­nis­tros eu­ro­peos de Ex­te­rio­res se reunie­ron el lu­nes en Lu­xem­bur­go con una agen­da tan car­ga­da, ex­plo­si­va y tras­cen­den­tal co­mo de cos­tum­bre. En el or­den del día fi­gu­ra­ban des­de el cre­cien­te con­flic­to entre EE UU e Irán, a la pe­li­gro­sa ines­ta­bi­li­dad de Venezuela o Mol­da­via o el im­pac­to en las em­pre­sas eu­ro­peas de las re­no­va­das san­cio­nes de Do­nald Trump con­tra Cu­ba.

La reunión es­tu­vo pre­si­di­da, co­mo des­de ha­ce ca­si cin­co años, por Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y Al­ta Re­pre­sen­tan­te de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la UE. En teo­ría, uno de los pues­tos más po­de­ro­sos de la je­rar­quía co­mu­ni­ta­ria, pe­se a lo cual na­die pa­re­ce de­ma­sia­do in­tere­sa­do en ocu­par­lo. El car­go de Al­to Re­pre­sen­tan­te de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la UE ha pa­sa­do en so­lo 10 años de ser una de las jo­yas de la co­ro­na de Bru­se­las a con­ver­tir­se en un puesto po­co apre­cia­do y al que ca­si ninguno de los so­cios co­mu­ni­ta­rios as­pi­ra en pri­mer lu­gar en el re­par­to que se pon­drá en mar­cha en la cum­bre eu­ro­pea de mañana y el vier­nes.

Ale­ma­nia, Fran­cia, Italia, Es­pa­ña u Ho­lan­da apues­tan por ha­cer­se en esa ci­ta con las di­ver­sas pre­si­den­cias en jue­go, des­de la Co­mi­sión Eu­ro­pea al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, o por car­te­ras pe­sa­das en el área eco­nó­mi­ca o in­dus­trial. En cam­bio, nin­gu­na de las gran­des ca­pi­ta­les pa­re­ce in­tere­sa­da en la je­fa­tu­ra de la di­plo­ma­cia co­mu­ni­ta­ria, ocu­pa­da aho­ra por la ita­lia­na Mog­he­ri­ni.

“Si­gue sien­do un puesto va­lio­so, pe­ro en las dos ron­das an­te­rio­res de nom­bra­mien­tos, en 2009 y 2014, se uti­li­zó pa­ra re­ma­tar los equi­li­brios po­lí­ti­cos, geo­grá­fi­cos y de gé­ne­ro y por eso no me­re­ce la pe­na co­lo­car des­de el prin­ci­pio a los me­jo­res as­pi­ran­tes en la ca­rre­ra”, se­ña­la Ian Bond, di­rec­tor pa­ra Po­lí­ti­ca Ex­te­rior del instituto Cen­tre for Eu­ro­pean Re­form (CER). Tras los man­da­tos de Cat­he­ri­ne Ash­ton (2009-2014) y Mog­he­ri­ni (2009-2014), el es­pa­ñol Josep Bo­rrell, mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, y el ho­lan­dés Frans Tim­mer­mans, vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión, apun­ta­ban co­mo los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos a en­ca­be­zar un Ser­vi­cio Eu­ro­peo de Ac­ción Ex­te­rior que cuen­ta con más de 4.000 fun­cio­na­rios y 140 de­le­ga­cio­nes en to­do el mun­do.

Fal­ta de in­fluen­cia

Pe­ro tan­to el Gobierno en fun­cio­nes de Pe­dro Sán­chez co­mo el del ho­lan­dés Mark Rut­te han mos­tra­do es­ca­so in­te­rés en ha­cer­se con un car­go, que ha pa­sa­do a ser la ce­ni­cien­ta en un re­par­to de po­der. “La sen­sa­ción en Ma­drid es que el Al­to Re­pre­sen­tan­te no tie­ne de­ma­sia­da in­fluen­cia en la Co­mi­sión”, se­ña­lan los ana­lis­tas Mi­guel Ote­ro e Il­ke Toy­bür, en un reciente aná­li­sis del Instituto El­cano. “Los via­jes”, aña­den, “con­du­cen a mu­chas au­sen­cias y, ade­más, cuan­do se pro­du­ce una cri­sis in­ter­na­cio­nal im­por­tan­te, co­mo la de Si­ria o Li­bia, los mi­nis­tros na­cio­na­les de Asun­tos Ex­te­rio­res de los gran­des Es­ta­dos son los que mar­can el pa­so”.

El Gobierno ita­liano de Mat­teo Ren­zi apos­tó muy fuer­te en 2014 pa­ra ha­cer­se con el car­go, pe­ro la dis­tan­cia entre Ro­ma y Mog­he­ri­ni se ha ido am­plian­do has­ta de­jar a Italia con la sen­sa­ción de no es­tar bien de­fen­di­da en la Co­mi­sión. En las pri­me­ras 17 reunio­nes de la Co­mi­sión de entre enero y prin­ci­pios de ma­yo, Mog­he­ri­ni so­lo ha es­ta­do en nue­ve a tiem­po com­ple­to. Ha fal­ta­do a cua­tro y en otras tan­tas so­lo si­guió al­gu­nos pun­tos del día.

El vi­ce­pre­si­den­te del Gobierno ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, ya ha dejado cla­ro su po­co apre­cio por la car­te­ra. “Ob­via­men­te, no juz­go la la­bor de Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni en Eu­ro­pa, pe­ro creo que fue un cla­mo­ro­so error del Gobierno de­ci­dir que Italia se ocu­pa­se de los asun­tos ex­te­rio­res en Bru­se­las”, de­cla­ró el pa­sa­do di­ciem­bre el lí­der de la Li­ga. La se­ma­na pa­sa­da, tras su aplas­tan­te victoria en las elecciones al Par­la­men­to Eu­ro­peo, Sal­vi­ni ase­gu­ró que Italia re­cla­ma­rá en Bru­se­las un puesto de “co­mi­sa­rio eco­nó­mi­co, no un co­mi­sa­rio fi­lo­só­fi­co”.

Bond con­si­de­ra un error mi­nus­va­lo­rar la car­te­ra de Ex­te­rio­res y cree que la for­ta­le­za del car­go “dependerá en gran par­te de la per­so­na ele­gi­da”. El es­pe­cia­lis­ta del CER con­si­de­ra que “Mog­he­ri­ni ha sido bas­tan­te pa­si­va”. Y lamenta su es­ca­sa in­fluen­cia en cri­sis co­mo las de Si­ria o Li­bia.

“La cues­tión”, aña­de Bond, “es con­for­mar­se con que los gran­des paí­ses de la UE lle­ven la voz can­tan­te o con­tar con un Al­to Re­pre­sen­tan­te ca­paz de de­mos­trar el va­lor aña­di­do del puesto y ha­cer que los gran­des Es­ta­dos lo acep­ten”. Pe­ro la coin­ci­den­cia es­te año del re­le­vo de la Al­ta Re­pre­sen­tan­te con la re­no­va­ción de has­ta cua­tro pre­si­den­cias (Co­mi­sión, Con­se­jo, BCE y Par­la­men­to Eu­ro­peo) ha de­va­lua­do aún más el atrac­ti­vo de un car­go que na­ció en 2009 co­mo em­brión de un fu­tu­ro mi­nis­tro eu­ro­peo de Asun­tos Ex­te­rio­res. Aho­ra, la je­fa­tu­ra de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea es la quin­ta pie­za del es­ca­la­fón a re­par­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.