¿De qué mi­to­lo­gía na­cen Ney­mar y Mo­ro?

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - Tra­duc­ción de Me­rit­xell Al­mar­za.

Bra­sil an­da a vuel­tas con sus hé­roes. Ney­mar, el ído­lo fut­bo­lís­ti­co, es sos­pe­cho­so de vio­la­ción. Ser­gio Mo­ro, el juez que pu­so a Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va entre re­jas, ac­tuó po­lí­ti­ca­men­te al tra­ba­jar con los fis­ca­les de la Ope­ra­ción La­va Jato pa­ra acu­sar al ex­pre­si­den­te, co­mo de­mues­tran las con­ver­sa­cio­nes re­ve­la­das por The In­ter­cept. ¿Se­rían hé­roes de­caí­dos, co­mo in­di­can ar­tícu­los en la pren­sa? No creo que se tra­te de eso. Ney­mar y Mo­ro se con­vir­tie­ron en hé­roes, ca­da uno en su área, exac­ta­men­te por­que no res­pe­tan los lí­mi­tes. Es la mar­ca de es­ta épo­ca: lo que con­vier­te a al­guien en hé­roe es la “va­len­tía” de so­bre­pa­sar la ley im­pues­ta a los

sim­ples mor­ta­les, que to­da­vía te­men el cas­ti­go te­rreno o di­vino.

La fal­ta de in­te­gri­dad de Ney­mar es co­no­ci­da fue­ra y den­tro del cam­po. Se le acu­sa de es­ta­fa y co­rrup­ción en el fi­cha­je por el Bar­ce­lo­na, pe­ro la cau­sa no le ha im­pe­di­do ser la ima­gen de gran­des mar­cas ni fir­mar au­tó­gra­fos pa­ra los ni­ños. No se sabe de nin­gún pa­dre que le ha­ya di­cho a su hi­jo: “Alé­ja­te de es­te ti­po, no es bue­na gen­te”. El Pa­ris Saint-Ger­main lo com­pró por 222 millones de eu­ros. Ney­mar tie­ne in­clu­so su pro­pio có­mic, don­de es un su­per­hé­roe.

A prin­ci­pios de ju­nio, cuan­do la mo­de­lo Na­ji­la Trin­da­de lo acu­só de vio­la­ción, una can­ti­dad asom­bro­sa de per­so­nas la lla­mó “opor­tu­nis­ta”. La in­ves­ti­ga­ción to­da­vía es­ta­ba en cur­so, pe­ro Ney­mar ya ha­bía sido ab­suel­to por gran par­te del pú­bli­co. Las even­tua­les pér­di­das de ne­go­cios y su ima­gen las pro­vo­ca­rá su ma­la fa­se en el fút­bol, aun­que se di­ga lo con­tra­rio. Pa­ra los clu­bes, pa­tro­ci­na­do­res e hin­chas, lo que de­ter­mi­na el des­tino de hé­roe es mar­car go­les y ha­cer di­ne­ro sin im­por­tar a qué cos­te.

Has­ta la es­ta­tua del Cris­to Re­den­tor sa­bía que Ser­gio Mo­ro ha­bía ac­tua­do po­lí­ti­ca­men­te pa­ra con­de­nar a Lu­la. En 2016, el juez fil­tró gra­ba­cio­nes ile­ga­les a la pren­sa pa­ra im­pe­dir que Lu­la fue­ra mi­nis­tro; en 2018, seis días an­tes de la pri­me­ra vuel­ta de las elecciones pre­si­den­cia­les, re­ve­ló una de­la­ción que cri­mi­na­li­za­ba a Lu­la, y que ya ha­bía sido desecha­da por­que no apor­ta­ba prue­bas; en 2019, se con­vir­tió en mi­nis­tro de Jus­ti­cia del can­di­da­to que su in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca ayu­dó a ga­nar. Lo que con­vir­tió a Mo­ro en un hé­roe fue jus­ta­men­te su par­cia­li­dad.

Nues­tra épo­ca se ha ale­ja­do del hé­roe clá­si­co, y has­ta de los hé­roes de Mar­vel. Si Ney­mar de­cae, no se­rá por su fal­ta de lí­mi­tes so­bre el cuerpo de los otros, sino por los lí­mi­tes que su pro­pio cuerpo le im­pon­ga. Mo­ro so­lo per­de­rá su au­ra de hé­roe si le im­pi­den ejer­cer su ver­sión per­so­nal de jus­ti­cia, con­vir­tién­do­se en un sim­ple mor­tal más, so­me­ti­do a las le­yes y la mo­ra­li­dad vi­gen­tes. Am­bos cuen­tan con el apo­yo del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro, a quien sus se­gui­do­res lla­man “mi­to”. De es­ta ca­li­dad de mi­to­lo­gía sur­gen los nue­vos hé­roes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.