El mal per­der in­de­pen­den­tis­ta

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Los in­sul­tos y las coac­cio­nes de­ni­gran el mar­co ins­ti­tu­cio­nal de­mo­crá­ti­co

El in­de­pen­den­tis­mo catalán, o al me­nos una par­te de él, mos­tró su peor ca­ra durante la se­sión cons­ti­tu­ti­va de los nue­vos Ayun­ta­mien­tos el pa­sa­do sá­ba­do. En Bar­ce­lo­na, la in­ca­pa­ci­dad de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na y de Junts per Ca­ta­lun­ya pa­ra en­con­trar so­cios pa­ra su em­pe­ño de con­ver­tir la ciudad en ca­pi­tal de una re­pú­bli­ca ima­gi­na­ria de­ri­vó en abu­cheos y gra­ves in­sul­tos con­tra va­rias con­ce­ja­las y con­tra Ada Co­lau, la re­ele­gi­da al­cal­de­sa, que sí fue há­bil pa­ra ha­llar ad­he­sio­nes a su pro­yec­to. En San­ta Co­lo­ma de Far­ners (Gi­ro­na), pue­blo en el que el pre­si­dent Quim To­rra tie­ne víncu­los fa­mi­lia­res, el pleno de­ri­vó en un es­car­nio con­tra la edil so­cia­lis­ta, y el pre­si­den­te catalán no du­dó en in­ter­fe­rir pa­ra evi­tar un pac­to de ella con Junts per Ca­ta­lun­ya e im­pul­sar el de es­ta formación con Es­que­rra.

Los in­sul­tos y las coac­cio­nes des­bor­da­ron en am­bos ca­sos los lí­mi­tes to­le­ra­bles en cual­quier de­mo­cra­cia. Los abu­cheos y los in­sul­tos y los gri­tos no son tan gra­ves por el sim­ple he­cho de que apa­rez­can en el de­ba­te pú­bli­co. Lo que es real­men­te inad­mi­si­ble es que és­tos fue­ran pro­pi­cia­dos, e in­clu­so jus­ti­fi­ca­dos en al­gu­nos ca­sos, por los lí­de­res po­lí­ti­cos. An­te los in­sul­tos ma­chis­tas que re­ci­bió Ada Co­lau a la sa­li­da del Ayun­ta­mien­to, la res­pues­ta de su con­trin­can­te de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, Er­nest Ma­ra­gall, no fue otra que dar­les jus­ti­fi­ca­ción: “Con un pac­to de ERC y BCo­mú [el par­ti­do de la al­cal­de­sa] el am­bien­te en la pla­za hu­bie­ra sido otro”, di­jo. En San­ta Co­lo­ma de Far­ners, To­rra no so­lo no pi­dió dis­cul­pas por sus in­je­ren­cias, sino que in­sis­tió en que al­gu­nos pac­tos mu­ni­ci­pa­les son “in­com­pren­si­bles”,

co­mo si él tu­vie­ra al­go que de­cir en lo que pa­se fue­ra de su des­nor­ta­do Gobierno.

En más de seis años de pro­cés el in­de­pen­den­tis­mo no so­lo ha mos­tra­do un im­pla­ca­ble des­pre­cio por la di­vi­sión de po­de­res. Tam­bién ha desa­rro­lla­do una es­tra­te­gia pa­ra pa­tri­mo­nia­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes en las que go­bier­na, des­de las que se de­di­ca a se­ña­lar co­mo cuer­pos ex­tra­ños —y ca­si co­mo enemi­gos— a quie­nes no pien­san co­mo ellos, que son ni más ni me­nos que el 55% si aten­de­mos a los re­sul­ta­dos de las elecciones mu­ni­ci­pa­les en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro los se­ce­sio­nis­tas no so­lo no dan se­ña­les de que­rer rec­ti­fi­car, sino que si­guen in­sis­tien­do en ver ma­yo­rías so­cia­les a fa­vor de su cau­sa don­de no las hay y en reivin­di­car una su­pues­ta uni­dad de ac­ción del in­de­pen­den­tis­mo que tam­po­co exis­te. En lu­gar de re­co­no­cer­lo, y cam­biar la es­tra­te­gia, los par­ti­dos y en­ti­da­des que se arro­gan la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de to­dos los ca­ta­la­nes fo­men­tan la des­truc­ción de unas mí­ni­mas con­di­cio­nes pa­ra un de­ba­te pú­bli­co so­se­ga­do. Lo ocu­rri­do es un avi­so so­bre lo que pue­de pa­sar si un día el in­de­pen­den­tis­mo pier­de el con­trol de la Ge­ne­ra­li­tat.

Mien­tras tan­to, la eco­no­mía ca­ta­la­na si­gue su­frien­do los efec­tos del pro­cés —aho­ra se ha sa­bi­do que la pro­duc­ción de ca­va pa­ra el mer­ca­do es­pa­ñol ha caí­do un 12%—. Y el de­ba­te po­lí­ti­co se man­tie­ne se­cues­tra­do por los mar­cos que fi­jan los in­de­pen­den­tis­tas. Es ur­gen­te una rec­ti­fi­ca­ción. Es­to y que el in­de­pen­den­tis­mo, co­mo to­dos, apren­da a per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.