Acuer­do en pe­li­gro

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Si Irán cum­ple lo anun­cia­do y den­tro de ocho días su­pera el lí­mi­te de ura­nio en­ri­que­ci­do que le per­mi­te al­ma­ce­nar el acuer­do nu­clear —fir­ma­do en 2015—, ha­brá da­do un pe­li­gro­so pa­so pa­ra la es­ta­bi­li­dad de Oriente Pró­xi­mo en­tran­do de lleno en el jue­go de es­ca­la­da de ten­sión ini­cia­do por Do­nald Trump ha­ce un año, cuan­do de­ci­dió re­ti­rar uni­la­te­ral­men­te a EE UU del tra­ta­do.

Tehe­rán ade­más ha anun­cia­do que en dos me­ses y

medio in­cum­pli­rá otra im­por­tan­te cláusula del acuer­do, la que ha­ce re­fe­ren­cia a la can­ti­dad de agua pe­sa­da que pue­de al­ma­ce­nar, aña­dien­do pre­sión a una ame­na­za que ya fue anun­cia­da el pa­sa­do 8 de ma­yo por el pre­si­den­te Ha­san Roha­ní.

El Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción, fir­ma­do por Irán, EE UU, Reino Uni­do, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ru­sia y Chi­na, cons­ti­tu­yó un hi­to en las re­la­cio­nes internacio­nales al ins­tau­rar una ma­ne­ra efi­caz y ra­zo­na­ble de con­tro­lar la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca nu­clear en Oriente Pró­xi­mo, al tiem­po que per­mi­tía el desa­rro­llo de la in­dus­tria nu­clear ci­vil y sen­ta­ba las ba­ses pa­ra el le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas a Tehe­rán que ame­na­za­ban con es­tran­gu­lar su eco­no­mía. Se tra­tó, sin du­da, de un éxi­to de la di­plo­ma­cia, así co­mo de una opor­tu­ni­dad de acer­ca­mien­to entre Washington y el ré­gi­men ira­ní sin pre­ce­den­tes des­de la re­vo­lu­ción de 1979. Fue un ejem­plo de la efi­ca­cia del mul­ti­la­te­ra­lis­mo en un mo­men­to en el que ya co­men­za­ba a ins­ta­lar­se en la opi­nión pú­bli­ca el dis­cur­so po­pu­lis­ta que de­ni­gra a ins­ti­tu­cio­nes, or­ga­nis­mos e ini­cia­ti­vas que me­dian­te el diá­lo­go y la ne­go­cia­ción, por muy lar­gos que sean, per­si­guen acuer­dos du­ra­de­ros.

Es cier­to que el acuer­do con Irán pre­sen­ta­ba al­gu­nas ca­ren­cias, co­mo la no in­clu­sión del pro­gra­ma ba­lís­ti­co que Irán desa­rro­lla o la fi­nan­cia­ción a grupos co­mo Hez­bo­lá, pe­ro en vez de con­si­de­rar­las ele­men­tos pa­ra se­guir ne­go­cian­do y ampliar el tra­ta­do, Trump las enar­bo­ló co­mo ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra re­cha­zar el acuer­do, aban­do­nar­lo y vol­ver a im­po­ner san­cio­nes a Tehe­rán. La reac­ción ira­ní ha sido su­bir la apues­ta, al tiem­po que de­cla­ra que to­da­vía hay tiem­po pa­ra una so­lu­ción. Pe­ro Irán ha en­tra­do en un arries­ga­do jue­go en un es­ce­na­rio de cre­cien­te ten­sión al que se han su­ma­do ata­ques —has­ta el mo­men­to de ori­gen des­co­no­ci­do— con­tra pe­tro­le­ros en el gol­fo Pér­si­co en medio de un cru­ce de acu­sa­cio­nes.

El anun­cio ira­ní de­ja ade­más a Eu­ro­pa an­te una si­tua­ción ca­si irre­vo­ca­ble. Los paí­ses eu­ro­peos han de­fen­di­do des­de el pri­mer mo­men­to el tra­ta­do y abo­ga­do por el le­van­ta­mien­to de san­cio­nes, pe­ro su vio­la­ción de­fi­ni­ti­va no les de­ja­rá más re­me­dio que vol­ver a un es­ta­do an­te­rior de sus re­la­cio­nes con Tehe­rán. Un pa­so atrás que no es bueno pa­ra nin­gu­na de las par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.