Cóm­pli­ces de la con­ta­mi­na­ción

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

To­dos so­mos cons­cien­tes de que Ma­drid Cen­tral ha fra­ca­sa­do”, pro­cla­ma­ba no ha mu­cho el nue­vo al­cal­de de Ma­drid, Jo­sé Luis Martínez-Al­mei­da, del PP, por más se­ñas, so­bre la prohi­bi­ción de circular por la mal lla­ma­da al­men­dra cen­tral de la ca­pi­tal es­ta­ble­ci­da por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ma­nue­la Car­me­na. El tér­mino “to­dos so­mos cons­cien­tes” en­cu­bre un car­gar­se de ra­zón, por la vía to­ta­li­za­do­ra, pa­ra las que sin du­da se­rán me­di­das de­ro­ga­to­rias de la nor­ma que, con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad, adop­ta­rá el nue­vo Con­sis­to­rio. El “to­dos so­mos cons­cien­tes” es el bur­la­de­ro ar­gu­men­tal que ve­la, de­trás de una uni­ver­sa­li­dad fal­si­fi­ca­da, el de­seo, más bien la avi­dez, de aca­bar con la obra de la al­cal­de­sa sa­lien­te.

Re­sul­ta ri­si­ble que Martínez-Al­mei­da y sus se­gui­do­res y co­rre­vei­di­les (mu­chos, co­mo era de es­pe­rar des­pués de ex­hi­bir la va­ra de al­cal­de con­se­gui­da me­dian­te unos acuer­dos con Cs y Vox de los que la ciu­da­da­nía, por el mo­men­to, si­gue ayu­na) ha­yan es­pe­sa­do la ar­gu­men­ta­ción con­tra Ma­drid Cen­tral con la far­sa re­tó­ri­ca de que la so­lu­ción pa­ra el trá­fi­co y la con­ta­mi­na­ción no pue­de “pa­sar por (la­ti­gui­llo de quie­nes no han apro­ve­cha­do en na­da su trán­si­to

por el ba­chi­lle­ra­to) un es­ce­na­rio de prohi­bi­cio­nes y res­tric­cio­nes”. ¿Y en que de­be­ría fun­dar­se el cierre al trá­fi­co de una zona ur­ba­na, si pue­de sa­ber­se? De­be­lar las “res­tric­cio­nes y prohi­bi­cio­nes” equi­va­le a de­cla­rar que Ma­drid Cen­tral se­rá abro­ga­do o de­gra­da­do des­de den­tro, co­mo acon­se­ja la éti­ca de so­ta­ni­llo con se­llo li­be­ral; y que no se­rá sus­ti­tui­do por na­da útil. El que odie los atas­cos que se quede en ca­sa, y el que no pue­da res­pi­rar, pues que no res­pi­re.

Es­te es, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el sen­ti­do del li­be­ra­lis­mo per­ver­ti­do que de­fien­den hoy el PP y Cs. Pa­ra ser exac­tos, es el li­be­ra­lis­mo agui­rris­ta, que, co­mo la flau­ta de Bar­to­lo, tie­ne un agu­je­ro so­lo. To­dos los pro­ble­mas, sea cual sea su na­tu­ra­le­za, se re­suel­ven en ese li­be­ra­lis­mo pa­ra dum­mies que pro­cla­ma “la li­ber­tad es lo más sa­grao que hay” —di­cho sea en cas­ti­zo—, y ahí aca­ban su dis­cur­so y sus sa­be­res téc­ni­cos o po­lí­ti­cos. El pro­ble­ma es que la con­ta­mi­na­ción ma­ta y que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les que no to­men las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de muer­tes se­rán cóm­pli­ces de esas muer­tes. Lo que “to­dos sa­be­mos” es que las ciu­da­des eu­ro­peas cie­rran sus cen­tros ur­ba­nos y lo ha­cen con prohi­bi­cio­nes y res­tric­cio­nes. Por for­tu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.