Un Derby de do­ce más uno

Ep­som ya no es una fies­ta úni­ca, sino una ci­ta de­por­ti­va en la que los más jó­ve­nes pa­san un día al ai­re li­bre be­bien­do con an­glo­sa­jón ex­ce­so mien­tras sus ma­yo­res ex­hi­ben un atil­da­mien­to an­ti­cua­do

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - FER­NAN­DO SA­VA­TER Fer­nan­do Sa­va­ter es es­cri­tor.

Ha­ce tan so­lo 50 años, si se pre­gun­ta­ba a un in­glés cuál era la fies­ta po­pu­lar más es­pe­ra­da del año la res­pues­ta más pro­ba­ble se­ría: ¡el Derby Day! La ca­rre­ra se dispu­taba el pri­mer miér­co­les de ju­nio y real­men­te in­te­rrum­pía la ru­ti­na de la na­ción: sin ser ofi­cial­men­te fes­ti­vo, ce­rra­ban bas­tan­tes co­mer­cios, se to­ma­ban va­ca­cio­nes mu­chos em­plea­dos, al­gu­nos ac­to­res de teatro es­ti­pu­la­ban en sus con­tra­tos que ese día no ha­bría fun­ción y la Rei­na va­cia­ba su agen­da de com­pro­mi­sos. No ha­cía fal­ta ser afi­cio­na­do a las ca­rre­ras de ca­ba­llos pa­ra ce­le­brar el Derby, lo mis­mo que no ha­ce fal­ta ser go­lo­so pa­ra to­mar tu­rrón en Na­vi­dad. Era una de esas po­cas fe­chas que ha­cen la­tir al uní­sono el co­ra­zón di­ver­so de un país.

Pe­ro to­do ese en­tu­sias­mo que­dó atrás. Des­de ha­ce 25 años el Derby se co­rre en sá­ba­do, pa­ra ase­gu­rar ma­yor asis­ten­cia de pú­bli­co, y so­lo los tur­fis­tas le con­ce­de­mos una re­le­van­cia es­pe­cial: qui­zá ni eso, por­que aun­que sea una ca­rre­ra im­por­tan­te hay otras en nues­tro ca­len­da­rio no me­nos dis­tin­gui­das y ca­da cual pre­fie­re la su­ya. Ya no es una fies­ta úni­ca sino una ci­ta de­por­ti­va entre tan­tas, oca­sión pa­ra los más jó­ve­nes de pa­sar un día al ai­re li­bre be­bien­do con an­glo­sa­jón ex­ce­so y dis­fru­tan­do de chi­cas ju­bi­lo­sas ves­ti­das con ge­ne­ro­sa des­nu­dez, mien­tras sus ma­yo­res ex­hi­ben un atil­da­mien­to an­ti­cua­do que les ha­ce sen­tir­se aris­tó­cra­tas por un día… in­clu­so a los que lo son to­do el año. El Derby Day es di­ver­ti­do pe­ro ya no es im­pres­cin­di­ble. No ase­gu­ra­ría­mos aho­ra co­mo Gus­ta­vo Do­ré en el si­glo XIX que nin­gún in­glés se sui­ci­da en vís­pe­ras del Derby por­que to­dos, por har­tos de la vi­da que es­tén, quie­ren co­no­cer el re­sul­ta­do…

En el pa­sa­do el pro­ble­ma fue que de­ma­sia­dos ca­ba­llos que­rían co­rrer en Ep­som y a ve­ces en la cur­va de Tat­ten­ham se for­ma­ban aglo­me­ra­cio­nes hí­pi­cas co­mo las que hoy ve­mos de al­pi­nis­tas en el Eve­rest. Se im­pu­sie­ron res­tric­cio­nes y el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes se re­du­jo a 20, lo que en su día pa­re­ció mez­quino. Pe­ro es­te año han co­rri­do bas­tan­tes me­nos y dos de ellos re­en­gan­cha­dos de úl­ti­ma ho­ra: es­tos dos re­za­ga­dos han te­ni­do la cul­pa de que la cuo­ta fi­nal de ins­cri­tos fue­se una ci­fra fa­tal que no di­re­mos en voz al­ta. Pa­ra en­ten­der­nos: do­ce más uno. Y de ellos ocho lle­ga­dos de Ir­lan­da y sie­te en­tre­na­dos por el arro­lla­dor O’Brien. Lo que pre­sen­ta otro pro­ble­ma li­ga­do a la po­lí­ti­ca ac­tual. Has­ta hoy los ca­ba­llos ir­lan­de­ses —los ca­ba­llos “ca­tó­li­cos”, co­mo ce­le­bra­ba aque­lla pia­do­sa hi­ja de Erin— par­ti­ci­pa­ban en las prue­bas clá­si­cas in­gle­sas y en ge­ne­ral en cual­quie­ra de sus ca­rre­ras prin­ci­pa­les con fre­cuen­cia y per­fec­ta nor­ma­li­dad. Cre­cien­te fre­cuen­cia y to­tal nor­ma­li­dad, di­ría yo, pe­ro… ¿se­gui­rá sien­do así des­pués del Bre­xit, so­bre to­do si la se­pa­ra­ción se ha­ce a las bra­vas —co­mo acon­se­ja ese crá­neo pri­vi­le­gia­do de Do­nald Trump (ya sa­ben, el que re­co­men­dó arro­jar des­de el ai­re to­ne­la­das de agua so­bre No­tre Da­me pa­ra “sal­var­la” del in­cen­dio)— y con una fron­te­ra dura entre Ir­lan­da del Nor­te y del Sur? Cer­ce­na­do de los com­pe­ti­ti­vos pu­ra­san­gres ir­lan­de­ses, de sus ad­mi­ra­bles ji­ne­tes y en­tre­na­do­res, ¿qué tris­te des­tino espera al turf in­glés? ¿Se con­ver­ti­rá

Los sie­te mag­ní­fi­cos de O’Brien iban en­ca­be­za­dos por un caballo que era un des­co­no­ci­do:

tam­bién en pro­vin­ciano co­mo en to­dos los de­más as­pec­tos, por el pe­ca­do de ha­ber­se so­ña­do im­pe­rial fue­ra de lo que per­mi­te el inexo­ra­ble tiem­po?

Por lo pron­to, en el Derby de es­te año aún con­ta­mos con es­tos desea­bles in­va­so­res. Los sie­te mag­ní­fi­cos de O’Brien vie­nen en­ca­be­za­dos por un caballo que ha­ce tres me­ses era un per­fec­to des­co­no­ci­do: Sir Dra­go­net. No co­rrió dos años y es­ta tem­po­ra­da so­lo lo ha he­cho dos ve­ces, pe­ro ha ven­ci­do de for­ma tan es­pec­ta­cu­lar que ha me­re­ci­do ser re­en­gan­cha­do pa­ra Ep­som, a un pre­cio na­da ba­ra­to. Lle­va­rá la mon­ta de Ryan Moo­re, ji­ne­te pre­mium de la cua­dra. El res­to del es­cua­drón ya se dis­tin­guió el año pa­sa­do y ha con­fir­ma­do la bue­na im­pre­sión en es­te: Ant­hony van Dyck, Broo­me, Ja­pan, Cir­cus Ma­xi­mus… Aun­que se de­ja con­ven­cer por el en­tu­sias­mo reciente pro­vo­ca­do por Sir Dra­go­net, al­gu­nos sos­pe­cha­mos que ni si­quie­ra Ai­dan O’Brien (cu­ya sa­bi­du­ría hí­pi­ca yo no al­can­za­ría, ay, aun­que vi­vie­se mil años) sabe a cien­cia cier­ta cuál de sus ca­ba­llos tie­ne la me­jor pro­ba­bi­li­dad en la gran ca­rre­ra.

El oc­ta­vo par­ti­ci­pan­te ir­lan­dés, o sea el que no es de O’Brien, se lla­ma Madh­moon, lo en­tre­na el ve­te­rano Ke­vin Pren­der­gast (86 años lle­nos de triun­fos) y la úni­ca du­da que sus­ci­ta es que siem­pre ha co­rri­do en dis­tan­cias más breves. “Yo nun­ca le he vis­to al fi­nal de una ca­rre­ra ga­nas de pa­rar­se”, co­men­ta ton­gue in cheek Pren­der­gast, que con­fía en su re­sis­ten­cia. La re­pre­sen­ta­ción in­gle­sa la sos­tie­nen fun­da­men­tal­men­te el otro re­en­gan­cha­do, Te­le­cas­ter, tam­bién ca­si des­co­no­ci­do has­ta su reciente triun­fo, y Bang­kok, al que mon­ta Sil­ves­tre de Sou­sa, un bra­si­le­ño que fue cham­pion joc­key el año an­te­rior y que cuan­do toma la ca­be­za en una ca­rre­ra pa­re­ce im­po­si­ble de re­ba­sar. ¿Tie­nen al­go en co­mún ir­lan­de­ses e in­gle­ses en es­te Derby? Pues sí, el pa­ren­tes­co con el cam­peón Ga­li­leo, que es pa­dre, abuelo o bi­sa­bue­lo de ca­si to­dos ellos…

Y aho­ra, ¿a quién vo­ta­mos… per­dón, a quién apos­ta­mos? Es cu­rio­sa es­ta con­fu­sión entre voto y apues­ta, fre­cuen­te no so­lo entre pri­me­ri­zos. Se tra­ta de un error ex­pli­ca­ble, por­que am­bas for­mas de ele­gir tie­nen bas­tan­te en co­mún. Votar, apos­tar…, en am­bos ca­sos se tra­ta de com­pro­me­ter­nos pú­bli­ca­men­te con nues­tra pre­fe­ren­cia pa­ra que el des­tino nos sea fa­vo­ra­ble. No vo­ta­mos o apos­ta­mos pa­ra ele­gir un triun­fa­dor sino pa­ra que, si acer­ta­mos, nos sin­ta­mos triun­fal­men­te ele­gi­dos. Los me­ca­nis­mos de de­ci­sión se pa­re­cen: hay quien siem­pre va con los fa­vo­ri­tos (en Es­pa­ña el le­ma pri­mor­dial es “¡vi­va quien ven­ce!”) y otros con los out­si­ders, pa­ra de­mos­trar que sí se pue­de…

Tan­to entre los vo­tan­tes co­mo entre los apos­tan­tes hay quie­nes optan por co­rre­gir la de­ri­va de las pre­fe­ren­cias y cuan­do ven que al­guien se des­ta­ca en ex­ce­so, jue­gan con­tra él pa­ra que el re­sul­ta­do fi­nal no se des­equi­li­bre del to­do. Pe­ro hay una diferencia esen­cial: se ha­bla de la glo­rio­sa in­cer­ti­dum­bre del turf, pe­ro na­die se atre­ve­ría a lla­mar “glo­rio­sa” a la in­cer­ti­dum­bre de la po­lí­ti­ca… Los pel­ma­zos nos abru­man con en­cues­tas de in­ten­ción de voto, otros ha­cen ta­blas “cien­tí­fi­cas” so­bre las pro­ba­bi­li­da­des de ca­da caballo, pe­ro a fin de cuen­tas so­lo im­por­ta la emo­ción del desen­la­ce. Co­mo en el re­sul­ta­do de es­te Derby, en el que Ant­hony van Dyck se im­pu­so por un cuerpo es­ca­so a cua­tro ad­ver­sa­rios que cru­za­ron la me­ta tan igua­la­dos que ca­si ni la fotografía pu­do se­pa­rar­los: Madh­moon, Ja­pan, Broo­me, Sir Dra­go­net… ¡Qué lle­ga­da! Nos hi­zo a to­dos sen­tir­nos vi­vos por­que la vi­da no se mi­de por las ve­ces que res­pi­ras sino por los mo­men­tos que te de­jan sin alien­to. Des­pués vol­vió la ru­ti­na, la in­cer­ti­dum­bre sin glo­ria, y nos re­sig­na­mos a ver có­mo Do­nald Trump ate­rri­za­ba ho­ras des­pués en Londres.

NI­CO­LÁS AZNÁREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.