El san­di­nis­mo, ayer y hoy

La re­pre­sión des­pia­da­da de las pro­tes­tas en Ni­ca­ra­gua es el re­sul­ta­do de la mu­ta­ción de una fuer­za po­lí­ti­ca en dic­ta­to­rial

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - RA­FAEL RO­JAS Ra­fael Ro­jas es historiado­r.

Ha­ce 40 años triun­fó en Ni­ca­ra­gua una re­vo­lu­ción que fas­ci­nó a la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na. El Fren­te San­di­nis­ta te­nía cla­ros orí­ge­nes en las gue­rri­llas mar­xis­tas de los se­sen­ta: la dé­ca­da de má­xi­ma in­fluen­cia del mo­de­lo cu­bano. Pe­ro sus prin­ci­pa­les lí­de­res (Da­niel y Hum­ber­to Or­te­ga, Moi­sés Has­san, Tomás Bor­ge, Jai­me Whee­lock, Luis Ca­rrión, Do­ra Ma­ría Té­llez…) re­mi­tían sus antecedent­es a una lucha an­te­rior a la Gue­rra Fría y de­fi­ni­da más en tér­mi­nos na­cio­na­lis­tas que mar­xis­tas: la de Au­gus­to Cé­sar San­dino con­tra la ocu­pa­ción es­ta­dou­ni­den­se.

Al mo­men­to del triun­fo, el san­di­nis­mo se ha­bía plu­ra­li­za­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que la co­rrien­te mar­xis­ta, o, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, mar­xis­ta-le­ni­nis­ta de cor­te cu­bano, vie­ra li­mi­ta­da su he­ge­mo­nía fren­te a otros sec­to­res im­por­tan­tes de la lucha con­tra la dic­ta­du­ra so­mo­cis­ta: el Gru­po de los Do­ce, al que per­te­ne­cían es­cri­to­res co­mo Ser­gio Ra­mí­rez o abo­ga­dos co­mo Car­los Tün­ner­mann, la Igle­sia ca­tó­li­ca (mon­se­ñor Mi­guel Oban­do y Bra­vo, Mi­guel d’Es­co­to, los her­ma­nos Fer­nan­do y Ernesto Car­de­nal) y fi­gu­ras de la so­cie­dad ci­vil y la opi­nión pú­bli­ca co­mo do­ña Violeta Ba­rrios, viu­da del pe­rio­dis­ta Pe­dro Joaquín Cha­mo­rro, ase­si­na­do por So­mo­za en 1978.

La Jun­ta de Gobierno y Re­cons­truc­ción Nacional que asu­mió el po­der en Ni­ca­ra­gua en 1979 y la pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1987 re­fle­ja­ron ní­ti­da­men­te el plu­ra­lis­mo del pro­yec­to san­di­nis­ta. A diferencia del sis­te­ma con­so­li­da­do en Cu­ba en los años se­ten­ta, con el res­pal­do de la URSS, la eco­no­mía ni­ca­ra­güen­se se­ría mix­ta, el ré­gi­men plu­ri­par­ti­dis­ta y las li­ber­ta­des de aso­cia­ción, ex­pre­sión, reunión y ma­ni­fes­ta­ción es­ta­rían ga­ran­ti­za­das. No só­lo el em­pre­sa­ria­do y la Igle­sia eran ac­to­res de­ci­si­vos del cam­bio: tam­bién lo eran las mujeres y las co­mu­ni­da­des

in­dí­ge­nas. La au­to­no­mía de la so­cie­dad ci­vil y la fi­lo­so­fía de los de­re­chos hu­ma­nos eran par­te del re­per­to­rio ideo­ló­gi­co de aque­lla re­vo­lu­ción.

Otra diferencia no­ta­ble entre el pro­ce­so ni­ca­ra­güen­se y el cu­bano fue el pa­pel de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. El san­di­nis­mo fue apo­ya­do por ca­si to­da Amé­ri­ca La­ti­na, Eu­ro­pa y, en bue­na me­di­da, Es­ta­dos Uni­dos durante la Ad­mi­nis­tra­ción de Jimmy Car­ter, entre 1976 y 1980. La po­si­ción fa­vo­ra­ble de la OEA y de la ONU, del México de Jo­sé Ló­pez Portillo y Mi­guel de la Ma­drid, de la Venezuela de Car­los An­drés Pé­rez y Luis He­rre­ra Cam­pins, del Gru­po de Con­ta­do­ra y los Tra­ta­dos de Es­qui­pu­las o de los Go­bier­nos so­cia­lis­tas de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Fra­nçois Mit­te­rrand, ais­ló la agre­si­vi­dad be­li­cis­ta de Ro­nald Rea­gan —cu­yo saldo cos­to­sí­si­mo no tie­ne sen­ti­do ne­gar—, pe­ro tam­bién con­tra­rres­tó la in­fluen­cia cu­ba­na y so­vié­ti­ca.

Aque­lla ex­pe­rien­cia, que abar­ca to­da la dé­ca­da de los ochen­ta, sin­te­ti­za muy bien los di­le­mas de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na a fi­nes del si­glo XX. En Ni­ca­ra­gua su­pie­ron con­ju­gar­se los idea­les de la re­vo­lu­ción so­cial y de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca, que só­lo des­de las po­si­cio­nes más dog­má­ti­cas de la iz­quier­da co­mu­nis­ta de la Gue­rra Fría se asu­mían co­mo ex­clu­yen­tes. La Ni­ca­ra­gua san­di­nis­ta pue­de con­si­de­rar­se la úl­ti­ma de las gran­des re­vo­lu­cio­nes del si­glo XX la­ti­noa­me­ri­cano y, a la vez, una más de las tran­si­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de los ochen­ta.

Aque­lla va­lio­sa he­ren­cia es­tá sien­do ne­ga­da, día a día, por Da­niel Or­te­ga, des­de que en 2014, si­guien­do el ejem­plo de Hu­go Chá­vez en Venezuela, en­tro­ni­zó la re­elec­ción in­de­fi­ni­da en Ni­ca­ra­gua. Ya pa­ra en­ton­ces Or­te­ga iba por su se­gun­do man­da­to con­se­cu­ti­vo, por lo que su pre­si­den­cia su­po­nía una vio­la­ción del ar­tícu­lo 147 de la Cons­ti­tu­ción de 1987, que di­ce: “No po­drá ser can­di­da­to el que ejer­cie­re en pro­pie­dad la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en el pe­rio­do que se efec­túa la elección, ni el que la hu­bie­ra ejer­ci­do por dos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les”. Con la re­for­ma de 2014 el re­elec­cio­nis­mo de Or­te­ga de­jó de ser in­cons­ti­tu­cio­nal.

Aque­lla re­for­ma tam­bién fa­cul­ta­ba al man­da­ta­rio pa­ra apli­car in­dis­cri­mi­na­da­men­te es­ta­dos de ex­cep­ción y go­ber­nar por de­cre­to. La ma­yo­ría del FSLN en la Asam­blea Nacional da­ba pie, co­mo en Venezuela, a la cons­truc­ción de una he­ge­mo­nía aplas­tan­te, de­ci­di­da a re­du­cir al mí­ni­mo la presencia de la opo­si­ción en el Par­la­men­to. La re­pre­sión des­pia­da­da de las pro­tes­tas po­pu­la­res en el úl­ti­mo año y el boi­co­teo per­ma­nen­te de una sa­li­da ne­go­cia­da a la cri­sis son la con­se­cuen­cia di­rec­ta de la mu­ta­ción del san­di­nis­mo: una fuer­za po­lí­ti­ca que su­po ser de­mo­crá­ti­ca fren­te a una dic­ta­du­ra y que hoy es dic­ta­to­rial den­tro de una de­mo­cra­cia.

El des­po­tis­mo del ré­gi­men san­di­nis­ta se ex­po­ne lo mis­mo en aquel ejer­ci­cio sis­te­má­ti­co de la re­pre­sión co­mo en la ac­tual li­be­ra­ción de 56 pre­sos po­lí­ti­cos. Una de­ci­sión que, con to­da ra­zón, el mo­vi­mien­to opo­si­tor y la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ce­le­bran, pe­ro que el Gobierno usa co­mo carta de ne­go­cia­ción en un in­ten­to de per­pe­tua­ción del ré­gi­men y de pac­to de im­pu­ni­dad en torno a los cien­tos de muer­tos que de­jó la re­sis­ten­cia po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.