Fue­ra del al­can­ce de los ni­ños

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Amí me pa­re­ce no so­lo gra­ve sino di­ver­ti­do que la diputada au­to­nó­mi­ca Ro­cío Mo­nas­te­rio, del par­ti­do an­ti­au­to­no­mis­ta Vox, sea la pró­xi­ma con­se­je­ra de Edu­ca­ción del Gobierno de Ma­drid, si ese es su de­seo. Y pro­ce­da des­de el po­der, co­mo ocu­rre en el res­to de Es­pa­ña des­de la opo­si­ción o la in­sig­ni­fi­can­cia, a abo­lir, ma­ti­zar o, me­jor aún, pro­mo­ver la edu­ca­ción se­xual de los ni­ños se­gún los pa­rá­me­tros ideo­ló­gi­cos co­rres­pon­dien­tes. No por ver a las cria­tu­ras con­ver­ti­das en co­ne­ji­llos de In­dias de ex­pe­ri­men­tos edu­ca­ti­vos de los años cua­ren­ta, sino por ver a esas mis­mas cria­tu­ras vol­car esas teo­rías ba­jo la voz en off con la que aca­ba­ba Ju­ras­sic Park: “La vi­da siem­pre se abre pa­so”. Y de­trás de la vi­da, ca­si pe­ga­da, el se­xo.

Mu­chas de las gue­rras que en Es­pa­ña ha vuel­to a le­van­tar la extrema de­re­cha y su in­fluen­cia en los par­ti­dos que pac­tan con ella son ilu­so­rias, pre­sa de una nos­tal­gia inaca­ba­da que re­cla­ma me­nos aten­ción de la que de­bie­ra. El se­xo no es Ma­drid Cen­tral, ni la mas­tur­ba­ción unos im­pues­tos que se pue­dan qui­tar, ni em­pe­zar a to­car­se con tu ami­go o tu ami­ga la pea­to­na­li­za­ción de Pon­te­ve­dra. Es tan im­por­tan­te que des­bor­da la in­fluen­cia po­lí­ti­ca, y al mis­mo tiem­po ne­ce­si­ta de ella, de su in­je­ren­cia, pa­ra evi­tar la re­pro­duc­ción de pre­jui­cios, con­duc­tas y per­pe­tua­ción de ro­les ins­tau­ra­dos y re­ci­bi­dos co­mo úni­cos. “El papá que se sien­te orgulloso de que su hi­jo sea un ma­chi­to, pe­ro le preo­cu­pa que su prin­ce­sa se acues­te con más de uno o dos. La ma­má que sa­cra­li­za el se­xo y trans­mi­te a la hi­ja que no se lo dé a na­die que no lo me­rez­ca”, es­cri­be Ol­ga Car­mo­na en es­te pe­rió­di­co en un ar­tícu­lo so­bre los ries­gos de no que­rer asu­mir la edu­ca­ción se­xual.

Lo ex­pli­có es­tos días el di­rec­tor de Or­de­na­ción Aca­dé­mi­ca del Gobierno as­tu­riano, Fran­cis­co La­via­na, a quien des­de Vox se le in­ten­tó mon­tar una ho­gue­ra por fo­men­tar las “re­la­cio­nes se­xua­les ado­les­cen­tes va­rio­pin­tas y la mas­tur­ba­ción”, na­da di­fe­ren­te a lo que ocu­rre ca­da vez que un ta­ller de se­xua­li­dad di­ri­gi­do a me­no­res se po­ne en mar­cha en cual­quier par­te, con la sal­ve­dad de que con “re­la­cio­nes se­xua­les va­rio­pin­tas”, co­no­cien­do el per­cal, el di­ri­gen­te po­lí­ti­co igual se re­fie­re al se­xo con me­du­sas. “No­so­tros”, di­jo el edu­ca­dor La­via­na a La Voz de As­tu­rias, “no va­mos a en­se­ñar en cla­se a los chi­cos y a las chi­cas a mas­tur­bar­se, pe­ro sí hay que ha­blar de la mas­tur­ba­ción, por­que lo van a ha­cer igual. Por no ha­blar de ello ¿cree­mos que no lo van a ha­cer? Una co­sa es que tu con­vic­ción re­li­gio­sa te di­ga que el se­xo es so­lo pa­ra procrear, pe­ro tie­nes que se­guir sa­bien­do lo mis­mo, tie­nes que ser cons­cien­te de que pue­de ha­ber una prác­ti­ca de ries­go, ser cons­cien­te de que la mas­tur­ba­ción exis­te, de que no pue­des for­zar a una per­so­na a te­ner re­la­cio­nes si no quie­re”.

Di­cho lo cual, en el pen­sa­mien­to cri­mi­nal de creer que hay una ideo­lo­gía de gé­ne­ro por ex­pli­car­le a los ni­ños (tam­bién ni­ñas trans, y ni­ños trans) que lo que ven por la ca­lle no es lo nor­mal —por­que tam­bién hay chi­cas que se enamo­ran de chi­cas y chi­cos de chi­cos, aun­que no los vea de la mano ni be­sán­do­se por las ca­lles de sus pue­blos y sus ciu­da­des (no, Chue­ca no es Es­pa­ña)— es­tá el trasfondo no so­lo de la ne­ga­ción sino del exo­tis­mo: que la di­ver­si­dad lo si­ga sien­do a con­di­ción de que se pue­da se­ña­lar, ya sea pa­ra su­ge­rir su cu­ra o pa­ra ais­lar­la co­mo des­per­fec­to bio­ló­gi­co, man­te­nién­do­se fue­ra del al­can­ce de los ni­ños. Cuan­do lo que hay que man­te­ner le­jos de ellos es una ideo­lo­gía de odio muy con­cre­ta.

Mu­chas gue­rras que ha reac­ti­va­do la extrema de­re­cha son ilu­so­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.