Dé­ja­me en­ve­ne­nar­me tran­qui­lo

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Tra­ba­jé mu­chos años en RTVE y vi­ví épo­cas en las que un cam­bio de Gobierno su­po­nía el re­le­vo de di­rec­ti­vos y se­cre­ta­rias, re­dac­to­res y con­ser­jes. Na­da ha he­cho más da­ño a las em­pre­sas pú­bli­cas que la fal­ta de ex­pec­ta­ti­vas de ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les cu­yo pro­gre­so de­pen­día de ra­zo­nes aje­nas a la efi­cien­cia o el talento. Na­da pue­de ha­cer­nos más da­ño co­mo país que asu­mir que los cam­bios tras unas elecciones se lle­van por de­lan­te los con­sen­sos so­bre de­re­chos ci­vi­les, sa­lud pú­bli­ca o se­gu­ri­dad. To­dos los Go­bier­nos, de to­dos los sig­nos y ad­mi­nis­tra­cio­nes, han te­ni­do la ten­ta­ción de re­se­tear el país. No ha­blo de aco­me­ter ta­reas pen­dien­tes, no. Bo­rrón y cuen­ta nueva co­mo la que pa­re­ce preanun­ciar el nue­vo al­cal­de de la ca­pi­tal al inu­ti­li­zar Ma­drid Cen­tral por la vía de su­pri­mir las mul­tas.

En el año 2013 el Gobierno de Ra­joy su­pri­mió la asig­na­tu­ra de Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía, que pre­ten­día en­se­ñar va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les, por las le­ves re­fe­ren­cias que in­cluía al res­pe­to a la di­ver­si­dad afec­ti­vo-se­xual. 2013. Es­tá­ba­mos en puer­tas de que el arreón in­de­pen­den­tis­ta catalán con­vir­tie­ra a to­dos los es­pa­ño­les en ca­te­drá­ti­cos im­pro­vi­sa­dos del tex­to de 1978, y de es­cu­char la­men­tos por to­das las es­qui­nas so­bre la es­ca­sa pe­da­go­gía cons­ti­tu­cio­nal que se ha­bía he­cho en nues­tro país.

Es le­gen­da­ria la de­cla­ra­ción de Aznar cuan­do en 2007 y en ple­na cam­pa­ña de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co de sen­si­bi­li­za­ción con­tra las im­pru­den­cias en la ca­rre­te­ra del Gobierno de Za­pa­te­ro, di­jo: “¿Quién te ha di­cho a ti las co­pas de vino que yo ten­go o no ten­go que be­ber? Dé­ja­me que las be­ba tran­qui­lo mien­tras no pon­ga en ries­go a na­die ni ha­ga da­ño a na­die”. Cuán­to da­rían al­gu­nos por po­der su­pri­mir de YouTu­be aque­llas pa­la­bras del ex­pre­si­den­te del Gobierno.

Pa­ra com­ba­tir la con­ta­mi­na­ción en las gran­des ciu­da­des no hay un úni­co ca­mino y el de­ba­te es­tá muy vi­vo. Pe­ro cues­ta en­con­trar un ex­per­to que no de­fien­da la res­tric­ción del trá­fi­co en el cen­tro. La di­rec­ti­va eu­ro­pea con­tra la po­lu­ción es del año 2010. Po­cas bro­mas po­drá ha­cer el tri­par­ti­to ma­dri­le­ño con es­te asun­to. Si su­pri­me Ma­drid Cen­tral, ten­drá que pre­sen­tar otro plan y acre­di­tar que fun­cio­na an­te las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. Sal­vo que se plan­ten an­te la Co­mi­sión y le di­gan: “¿Quién te ha di­cho a ti la ca­li­dad del ai­re que yo ten­go o no ten­go que res­pi­rar? Dé­ja­me en­ve­ne­nar­me tran­qui­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.