La Unión Eu­ro­pea, en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Se echa en fal­ta una ma­yor presencia de la Unión Eu­ro­pea en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal. Pa­re­ce que las gran­des cues­tio­nes de fon­do son re­ser­va­das pa­ra Chi­na, Ru­sia, Ara­bia Sau­dí o Es­ta­dos Uni­dos. Es­tos paí­ses no so­la­men­te fi­jan ma­yor­men­te los rit­mos eco­nó­mi­cos o las ten­den­cias cul­tu­ra­les; tam­bién tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de em­pe­zar au­tén­ti­cas gue­rras, co­mer­cia­les en el me­jor de los ca­sos. Sin em­bar­go, el po­pu­lis­mo más reac­cio­na­rio ame­na­za con eli­mi­nar la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir a Eu­ro­pa en una su­per­po­ten­cia ca­paz de mediar entre los protagonis­tas ha­bi­tua­les, e in­clu­so de mar­car ten­den­cia. La UE bien po­dría ser lí­der en la tran­si­ción a las ener­gías re­no­va­bles, lo que des­ace­le­ra­ría el cam­bio cli­má­ti­co y li­be­ra­ría a la hu­ma­ni­dad del yu­go del cru­do, su­je­to tan­to a fluc­tua­cio­nes de­pen­dien­tes de la ar­bi­tra­ria pro­duc­ción de los paí­ses ex­por­ta­do­res co­mo a co­yun­tu­ras internacio­nales.

Pablo Ere­ca­cho Gor­ta­zar. Bil­bao de la ciudad, al atra­ve­sar la pla­za de Sant Jau­me, per­so­nas con­vo­ca­das por en­ti­da­des y par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas pro­fi­rie­ron in­sul­tos ma­chis­tas con­tra ellas: “Pu­tas, gua­rras y zo­rras”, les gri­ta­ban. Mi pregunta es: ¿es­te es el pue­blo pa­cí­fi­co que quie­re cons­truir una re­pú­bli­ca so­cial, fe­mi­nis­ta, po­pu­lar, bla, bla, bla? ¿Quién se cree to­da­vía es­ta men­ti­ra? Án­gel Aro­ca Ar­güe­lles

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.