Las pri­me­ras fi­su­ras te­rri­to­ria­les ame­na­zan el tri­par­ti­to de la de­re­cha

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - NA­TA­LIA JUNQUERA,

Ape­nas cua­tro días des­pués de la cons­ti­tu­ción de los Ayun­ta­mien­tos ya hay ame­na­zas de mo­ción de cen­su­ra plan­tea­das, los acuer­dos fir­ma­dos em­pie­zan a tam­ba­lear­se y los

Tras las elecciones an­da­lu­zas de di­ciem­bre, el PP aban­do­nó su man­tra con­tra los “pac­tos de per­de­do­res” y pa­ra que go­ber­na­ra “la lis­ta más vo­ta­da” y se en­tre­gó a la ne­go­cia­ción a tres ban­das pa­ra ha­cer lo pro­pio tras los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos y mu­ni­ci­pa­les del 26 de ma­yo. Ese plan de alian­zas, que equi­va­lía a ex­por­tar el mo­de­lo an­da­luz al res­to de Es­pa­ña, dio oxí­geno a Ca­sa­do, cuan­do más cues­tio­na­do es­ta­ba in­ter­na­men­te por el des­ca­la­bro de las generales (de 137 a 66 dipu­tados). Los po­pu­la­res adop­ta­ron el mis­mo mé­to­do de ne­go­cia­ción: con que que­dan por fir­mar se com­pli­can. La ne­go­cia­ción del blo­que de cen­tro­de­re­cha se ha con­ver­ti­do en un vo­de­vil en el que hay pac­tos se­cre­tos —que Vox ama­ga con ha­cer pú­bli­cos co­mo me­di­da de pre­sión al PP—, y en el que

Vox por un la­do y con Cs por el otro, tra­tan­do de fa­ci­li­tar a am­bos una ex­cu­sa con la que po­der jus­ti­fi­car­se an­te su elec­to­ra­do, de tal for­ma que los de Abas­cal pue­dan de­cir que sí par­ti­ci­pan en los Go­bier­nos, y los del par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra, que los han dejado fue­ra. Un ejem­plo de esa fór­mu­la son las jun­tas de dis­tri­to en Ma­drid, que los po­pu­la­res quie­ren dar a Vox. Otra, lo que el PP dis­tin­gue co­mo “con­se­je­rías de gobierno” y “con­se­je­rías de­le­ga­das”.

Pe­ro Vox, es­car­men­ta­do por la ex­pe­rien­cia an­da­lu­za, se mues­tra aho­ra más exi­gen­te: “Entre la es­pa­da uno de los so­cios, Ciu­da­da­nos, afir­ma que “sen­tar­se a ne­go­ciar, no; pe­ro ha­blar, sí” con el par­ti­do de San­tia­go Abas­cal. El plan de alian­zas que dio ai­re a Pablo Ca­sa­do tras el des­ca­la­bro de las generales se des­di­bu­ja.

y la pa­red, yo eli­jo la es­pa­da”, de­cla­ró ayer Ma­ca­re­na Olo­na, miem­bro de su co­mi­té ne­go­cia­dor. A esas com­pli­ca­cio­nes, y la en­re­ve­sa­da pos­tu­ra de Cs, que quie­re ha­cer ver que “ha­bla”, pe­ro “no negocia” con Vox, se unen las dis­cre­pan­cias entre las di­rec­cio­nes na­cio­na­les y te­rri­to­ria­les de ca­da formación, no siem­pre ali­nea­dos. Es­ta es la fotografía del es­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes.

Ma­drid. Vox sos­tie­ne que en un do­cu­men­to se­cre­to el PP se com­pro­me­tió a in­te­grar­les en el Gobierno mu­ni­ci­pal. La vi­ce­se­cre­ta­ria

de Po­lí­ti­ca So­cial, Cu­ca Ga­ma­rra, ad­mi­tió ayer que en el pac­to “fi­gu­ran con­ce­ja­lías”, aun­que a con­ti­nua­ción aña­dió que “Gobierno es to­do”, en re­fe­ren­cia a po­si­bles car­gos por de­ba­jo del es­ca­la­fón de las con­ce­ja­lías. En el jue­go de los ór­da­gos, Vox es­tá en des­ven­ta­ja, por­que una mo­ción de cen­su­ra le con­ver­ti­ría en alia­do de la iz­quier­da, y si esa rup­tu­ra en la ca­pi­tal afec­ta­ra a las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la Co­mu­ni­dad y hu­bie­se que re­pe­tir elecciones, po­drían ser el más per­ju­di­ca­do. El acuer­do se­cre­to, se­gún fuentes del PP, ha­bla de in­te­grar a la formación

de Abas­cal te­nien­do en cuen­ta la pro­por­cio­na­li­dad de los vo­tos en las urnas. En el Ayun­ta­mien­to fue­ron cua­tro con­ce­ja­les y en la co­mu­ni­dad, 12 dipu­tados.

Mur­cia. Cs re­cha­zó en un prin­ci­pio la ofer­ta del PSOE pa­ra go­ber­nar en la ca­pi­tal a cam­bio de apo­yar­les en la co­mu­ni­dad pa­ra des­alo­jar al PP del po­der 24 años des­pués. Pe­ro Vox, que ob­tu­vo cua­tro dipu­tados, exi­ge una con­se­je­ría, Cs se nie­ga y su­gie­re que pue­de re­to­mar la vía de los so­cia­lis­tas.

Cas­ti­lla y León. PP y Cs cho­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.