La som­bra ca­ci­quil de To­rra

El ‘pre­si­dent’ in­flu­yó pa­ra que JxCat rom­pie­ra un acuer­do con el PSC en su pue­blo y pac­ta­ra con ERC

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ÀN­GELS PIÑOL

“¿Pa­ra qué vo­ta­mos si lue­go se ha­ce lo que quie­re Quim To­rra? Han ti­ra­do la ima­gen del pue­blo por el suelo”. Bea Ven­tu­ra, edil del PSC, si­gue do­li­da. Es lu­nes por la tar­de, es­tá en la pla­za del Fi­ral, en San­ta Co­lo­ma de Far­ners (Gi­ro­na), y tra­ta de di­ge­rir el pleno del sá­ba­do que, en medio de un en­sor­de­ce­dor gri­te­río del pú­bli­co, for­zó la rup­tu­ra de un pac­to entre Junts per Ca­ta­lun­ya (JxCat), in­de­pen­dien­tes y PSC. La edil lle­va el do­cu­men­to que aca­bó sien­do “pa­pel mo­ja­do” y de su bol­so mues­tra el dis­cur­so que re­es­cri­bió tras la alian­za de úl­ti­ma ho­ra entre Junts y ERC, que se re­par­ti­rán la al­cal­día. “Un ac­to vio­len­to ha ga­na­do a uno de­mo­crá­ti­co en nues­tra tie­rra”, di­jo.

Aun­que To­rra na­ció en Bla­nes, su fa­mi­lia es de San­ta Co­lo­ma de Far­ners (12.000 ha­bi­tan­tes). Allí vi­ven su ma­dre y su her­ma­na, el pre­si­dent tie­ne su ca­sa de fin de se­ma­na y es ha­bi­tual ver­le en las fe­rias. Tras pre­sen­tar­se el pac­to, To­rra lla­mó el vier­nes a Joan Martí (ERC), al­cal­de en fun­cio­nes, y a Su­sa­na Rie­ra (Junts) can­di­da­ta a su­ce­der­le, por­que veía in­con­ce­bi­ble go­ber­nar con el PSC. La pri­mer edil se es­cu­dó des­pués pú­bli­ca­men­te en que te­nía el apo­yo de Car­les Puig­de­mont. El PSC, esa no­che, ya te­mió lo peor.

El pleno no pa­re­ció un pleno. Fue ca­si una asam­blea entre edi­les y el cen­te­nar de vecinos que aplau­dían (a ERC y a la CUP) o in­ter­pe­la­ban o abu­chea­ban al res­to. Rie­ra re­ci­bió lo su­yo. Lle­va­ban imá­ge­nes de los po­lí­ti­cos en pri­sión. En la pro­tes­ta que se hi­zo en el pue­blo tras el fi­nal del jui­cio ya hu­bo oc­ta­vi­llas con­tra el pac­to de “la ver­güen­za”. La ca­sa con­sis­to­rial es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: de su fa­cha­da pen­de la ban­de­ra es­pa­ño­la con un car­tel que in­for­ma que es­tá iza­da por im­pe­ra­ti­vo le­gal. No fal­tan la es­te­la­da y el la­zo ama­ri­llo. El 26-M, ERC lo­gró seis edi­les, Junts, cin­co, e in­de­pen­dien­tes, CUP y PSC dos ca­da uno.

La se­sión, di­ri­gi­da por la edil de la CUP, la de más edad, du­ró ho­ra y me­dia. Hu­bo gri­tos de “¡li­ber­tad pre­sos po­lí­ti­cos!”, “uni­dad” o “man­da el pue­blo”. Ven­tu­ra aca­tó la Cons­ti­tu­ción por im­pe­ra­ti­vo le­gal pe­ro fue abu­chea­da. A la me­dia ho­ra, una edil de ERC es­pe­tó: “Es el pue­blo del muy ho­no­ra­ble To­rra ¿De ver­dad Su­sa­na que­réis pac­tar con los del 155?”. Rie­ra re­pli­có que el pre­si­dent no la apo­yó en cam­pa­ña y que ella se de­bía a Puig­de­mont. De pron­to, la her­ma­na y la cu­ña­da de To­rra re­ti­ra­ron la fo­to de su fa­mi­liar, col­ga­da jun­to a la del ex­pre­si­dent. La bron­ca si­guió y la an­ti­ca­pi­ta­lis­ta sus­pen­dió el pleno has­ta las 22.00 ho­ras ani­man­do a Junts y ERC a pac­tar.

El ví­deo co­rrió co­mo la pól­vo­ra. “No me de­ja­ron ca­si ha­blar. No me he equi­vo­ca­do de par­ti­do co­mo me di­je­ron. El se­cre­ta­rio pu­do ha­ber des­alo­ja­do”, lamenta Ven­tu­ra, pre­si­den­ta del co­mi­té de empresa de Dia y li­be­ra­da por UGT. De ahí na­ce su amis­tad con Do­lors Bas­sa, tam­bién miem­bro del sin­di­ca­to, en pri­sión por el pro­cés. No le sir­vió de na­da ape­lar a esa amis­tad, de­cir, ca­si llo­ran­do, que re­cha­za el 155 y que in­ten­ta­rán con­ven­cer a Pe­dro Sán­chez de que in­dul­te a los pre­sos. “Yo es­tu­ve y sen­tí ver­güen­za”, di­ce Aroa, vo­tan­te de JxCat. “No ví las imá­ge­nes”, apun­ta Jau­me Lam­bier, jubilado. “Es­te pue­blo es co­mo un vol­cán. Y la po­lí­ti­ca, peor que el Se­na­do ro­mano”.

Martí, otro ve­cino, dis­cul­pa a To­rra: di­ce que so­lo hi­zo una “su­ge­ren­cia” y que el pleno re­fle­jó el “ma­les­tar ge­ne­ral”. Y ta­cha de “error” que ERC no cum­pla a ra­ja­ta­bla la uni­dad del in­de­pen­den­tis­mo. La al­cal­de­sa ad­mi­tió el lu­nes en la SER que su­po­ne que To­rra in­ter­vino por­que Far­ners es su pue­blo y atri­bu­yó la rup­tu­ra del pac­to con el PSC a que los in­de­pen­dien­tes tu­vie­ron mie­do del pre­si­dent. Ayer ase­gu­ró que no es su ca­so. Pe­ro Ven­tu­ra cree que la alian­za fi­nal fue una “coac­ción” y que ERC hi­zo “teatro”. De no­che, el pleno vo­tó a mano al­za­da a Rie­ra —siem­pre se ha­ce con ur­na— y, an­te una con­cen­tra­ción in­de­pen­den­tis­ta, ella sa­lió es­col­ta­da por la po­li­cía. Un día des­pués, To­rra di­jo: “Ha ha­bi­do pac­tos in­com­pren­si­bles con par­ti­dos del 155. La úni­ca sa­li­da es la uni­dad es­tra­té­gi­ca y de ac­ción de los que que­re­mos la re­pú­bli­ca”.

“¿Pa­ra qué vo­ta­mos si se ha­ce lue­go lo que quie­re To­rra?”, di­ce la edil del PSC

Martí, el exal­cal­de, de ERC, di­ce que el ‘pre­si­dent’ so­lo hi­zo una “su­ge­ren­cia”

/ TONI FERRAGUT

Pin­ta­da con­tra To­rra en las pro­xi­mi­da­des del Ayun­ta­mien­to de San­ta Co­lo­ma de Far­ners.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.