Cor­ba­cho aban­do­na a Valls y se­rá con­ce­jal de Cs en Bar­ce­lo­na

El ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta vo­tó a fa­vor de la in­ves­ti­du­ra de Ada Co­lau co­mo al­cal­de­sa

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CRIS­TIAN SE­GU­RA,

Ce­les­tino Cor­ba­cho da ca­la­ba­zas a Ma­nuel Valls y se su­ma­rá co­mo con­ce­jal in­de­pen­dien­te al gru­po mu­ni­ci­pal de Ciu­da­da­nos en Bar­ce­lo­na. Tras una intensa jor­na­da de ne­go­cia­cio­nes, el ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta con­si­guió fi­nal­men­te el vis­to bueno de Cs a su re­qui­si­to más im­por­tan­te, te­ner li­ber­tad de voto durante el cua­trie­nio. “Me quie­ro cen­trar en el ám­bi­to lo­cal, por eso he op­ta­do por Cs, por­que tie­ne ma­yor im­plan­ta­ción en el te­rri­to­rio”, ex­pli­ca el ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta. La de­ci­sión del ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta de­ja a Valls con un gru­po mu­ni­ci­pal for­ma­do so­lo por él y Eva Pa­re­ra.

Cs rom­pió el lu­nes la coa­li­ción mu­ni­ci­pal que for­ma­ba con la pla­ta­for­ma de Valls tras el apo­yo del ex pri­mer mi­nis­tro fran­cés a la re­elec­ción co­mo al­cal­de­sa de Ada Co­lau. La eje­cu­ti­va del par­ti­do na­ran­ja se opo­nía a dar apo­yo a Co­lau. El se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción au­to­nó­mi­co, Car­los Ca­rri­zo­sa, cri­ti­có ayer que Valls to­ma­ra la de­ci­sión de su voto “de for­ma uni­la­te­ral y gra­tui­ta”. “El se­ñor Valls, qui­zás por su per­so­na­li­dad, ha to­ma­do de­ci­sio­nes sin te­ner en cuen­ta a sus so­cios de coa­li­ción. Y se­gu­ra­men­te ha ac­tua­do en oca­sio­nes se­gún el dic­ta­do de sus in­tere­ses po­lí­ti­cos”, di­jo Ca­rri­zo­sa.

Cor­ba­cho vo­tó en la se­sión de in­ves­ti­du­ra del pa­sa­do sá­ba­do con Valls y con Pa­re­ra a fa­vor de Co­lau. Cs mi­ni­mi­za es­ta de­ci­sión y des­ta­ca que el ex­mi­nis­tro es un po­lí­ti­co con am­plia ex­pe­rien­cia y un in­de­pen­dien­te que no mi­li­ta en la or­ga­ni­za­ción de Valls.

Cor­ba­cho ex­pli­có el pa­sa­do lu­nes, tras ma­te­ria­li­zar­se la rup­tu­ra, que to­ma­ría una de­ci­sión tras re­unir­se ayer con Valls y con la cú­pu­la ca­ta­la­na de Cs. “Me he con­ver­ti­do en el epi­cen­tro de la si­tua­ción sin que­rer­lo, por­que yo no que­ría que la coa­li­ción se rom­pie­ra”, la­men­tó.

El tam­bién exal­cal­de de L’Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat se de­can­tó por per­te­ne­cer al gru­po mu­ni­ci­pal de Ciu­da­da­nos cuan­do su­po del com­pro­mi­so de la eje­cu­ti­va de Cs de res­pe­tar su li­ber­tad de voto. Otra de las con­di­cio­nes que plan­tea­ba Cor­ba­cho es asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de pe­so en la Dipu­tación de Bar­ce­lo­na, al­go que Cs, a diferencia de Valls, sí pue­de ga­ran­ti­zar­le. Cor­ba­cho ase­gu­ra que ya apa­la­bró ha­ce dos me­ses su presencia en la Dipu­tación con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Cs, Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas, y con Valls. El ex­mi­nis­tro ya fue pre­si­den­te de ese en­te entre 2004 y 2008. Un con­ce­jal de la opo­si­ción en Bar­ce­lo­na tie­ne un suelo ba­se de 56.387 eu­ros bru­tos al año. Un dipu­tado pro­vin­cial sin car­go adi­cio­nal co­bra 55.841 eu­ros al año más die­tas si no tie­ne de­di­ca­ción ex­clu­si­va.

La rup­tu­ra del equi­po de tres con­ce­ja­les de Valls aña­de com­pli­ca­cio­nes a fu­tu­ras vo­ta­cio­nes en el Con­sis­to­rio bar­ce­lo­nés, puesto que el fu­tu­ro gobierno de Co­lau y el PSC de Jau­me Coll­bo­ni ne­ce­si­ta­rá tres vo­tos pa­ra su­mar ma­yo­rías ab­so­lu­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.